HELDTH X MYVAN: Visita a la empresa sygns.

Combinando la artesanía tradicional con el diseño moderno, la joven empresa sygns, con sedes en Berlín y Gotemburgo, cautiva a una multitud de personas.

No hay innovaciones sin que haya resistencia.

El desarrollo del sistema de distribución de electricidad comenzó a finales del siglo XIX, y las empresas no tardaron mucho en reconocer y explotar el potencial de la luz eléctrica como medio publicitario. En 1896 se instalaron los primeros letreros luminosos en la plaza berlinesa de Spittelmarkt. En los años posteriores surgieron más anuncios luminosos en muchos colores diferentes – aunque había que superar una serie de obstáculos que se presentan habitualmente en relación con la introducción de nuevos conceptos como éste. En primer lugar, se impusieron prohibiciones a nivel local, seguidos de una prohibición total de la publicidad luminosa en tiempos de la República de Weimar por razones económicas. En el año 1922, esta prohibición fue levantada y comenzó la época de la publicidad exterior con sus rótulos luminosos en brillantes colores que dominan el paisaje urbano hasta ahora.

Un tubo de neón se calienta al fuego para flexionarlo más tarde.

Una vez levantada la prohibición total de la publicidad luminosa en el año 1922, los tubos fluorescentes empezaron a dominar el paisaje urbano en forma de publicidad exterior con rótulos luminosos de colores brillantes.

Los tubos fluorescentes como una forma de arte por sí misma.

Particularmente el uso de tubos fluorescentes amplió considerablemente las posibilidades ofrecidas por esta forma especial de publicidad. Diseños descabellados y un impresionante juego de colores transformaron este tipo de publicidad en una forma de arte singular que hoy relacionamos sobre todo con las grandes ciudades estadounidenses. Luces parpadeantes, transformadores dando un suave zumbido y aquella luz fascinante y un poco fría que desplaza la oscuridad… Hay un sinfín de libros y diferentes museos que se han ocupado del tema e introducen al visitante en este deslumbrante mundo.

La artesanía tradicional se combina con nuevas ideas.

La historia de sygns no es tan larga como la de la publicidad luminosa, pero la joven empresa con sedes en Berlín y Gotemburgo no escatima esfuerzos para garantizar la persistencia de esta artesanía tradicional. La idea en sí es muy simple. Sygns es capaz de dar prácticamente cualquier forma a los tubos fluorescentes. Ya se trate de decorar el salón con cierto logotipo o de adornar la zona de recepción de una empresa grande con un logo iluminado. En todo el país, sygns colabora con varios sopladores de vidrio que todavía dominan el antiguo oficio de moldear los tubos fluorescentes, tirándolos, doblándolos y apretándolos hasta que adapten la forma deseada. Y esto no resulta tan sencillo como se podría suponer, ya que la elaboración de un diagrama para calcular el momento flector requiere un gran esfuerzo mental – al fin y al cabo, el objetivo es garantizar un resultado de calidad desde cualquier perspectiva.

El arte de neón sigue siendo muy popular.

Ya no son sólo las personas privadas las que recurren a los servicios de sygns: artistas, diseñadores, grandes corporaciones y pequeñas empresas, restaurantes y bares también confían en la maestría y la red de contactos de los profesionales en su campo de especialidad. No es nada fácil localizar a los sopladores de vidrio capaces de moldear imágenes complejas y logotipos de los largos tubos de vidrio. La presencia de jóvenes en este oficio es muy escasa. Por lo tanto, es una buena idea recurrir a la red de contactos de sygns – sobre todo porque ofrecen un servicio de máximo nivel, incluyendo la entrega a domicilio.

Un hombre visita el taller de un soplador de vidrio

Tienen éxito comercial: actualmente, la demanda de los servicios prestados por sygns es mayor que nunca - y desde hace mucho tiempo ya no se limita sólo a las personas privadas.

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images