Cambio de nuestra política de privacidad

Estimado visitante, Actualmente, Daimler AG se encuentra en proceso de reorganización. A partir del 1 de noviembre de 2019, Mercedes-Benz AG será la entidad responsable o corresponsable de este sitio a efectos de lo dispuesto en el R.G.P.D. Declaración de privacidad (actualizada el 1 de noviembre de 2019).

Original Craftsmen: hacer pan y repostería de forma natural y moderna – la panadería ecológica de los Glaab.

Activar contenidos de YouTube

Sí, quiero que me muestren contenidos de YouTube. Encontrará más información y posibilidades de decisión en nuestra Política de privacidad y las directivas sobre cookies.

ZsG8IFqAp30
YouTube aktivieren
Reproducir en YouTube
5:03

Desde hace casi 70 años, la panadería ecológica Glaab ha sido un negocio de propiedad familiar. La fórmula de su éxito: los Glaab han logrado, dar una interpretación moderna y sostenible a su oficio tradicional.

Casi 70 años de tradición panadera.

Aunar tradición y modernidad, esto es algo que muchas empresas reclaman para sí mismas. Sin embargo, con relación a la panadería familiar Glaab no existe contradicción entre los dos términos que en este caso no son palabras huecas tampoco. Desde hace que el maestro panadero Anton Glaab fundó su propia panadería en la ciudad bávara de Schwandorf (situado entre Nuremberg y Múnich) en 1949, la pequeña empresa artesanal ha sido una empresa de propiedad familiar – o sea, desde hace casi 70 años. Durante este período, los Glaab juntos avanzaron paso a paso. Siempre lograron dar una interpretación moderna a la panadería tradicional y siguieron evolucionándola con mucha diligencia y aún más creatividad. Evolucionándola como familia hacia el futuro.

  • Una furgoneta Mercedes-Benz pasa por una calle empedrada
  • La entrada de una panadería
  • Un cliente y un panadero se encuentran en una panadería
  • Un panadero mete un producto en el horno

Una empresa familiar – cuatro cabezas, cuatro opiniones.

En el caso de los Glaab, esto funciona de la siguiente manera: Christian Glaab es el que manda en la la amasadera, su mujer Marion dirige la cocina, el hijo Benedikt se encarga de las actividades de marketing y su mujer Daniela maneja la oficina. “Cuatro cabezas, cuatro opiniones“, dice Christian, el padre. „Esto no siempre es muy fácil pero nos ha ayudado a progresar.“ Luego el propietario dice con una sonrisa: “La mayoría del tiempo es realmente hermoso poder trabajar juntos como familia.“ Y los Glaab también incluyen en la familia a sus panaderos, pasteleros, vendedoras y aprendices. En total, su equipo cuenta con once personas.

Un panadero está en un cuarto oscuro olisqueando productos panificados

Cuando el aroma de pan fresco flota en el aire, el jefe también está satisfecho.

La “Brotbox“ (“lonchera“)– cuando el pan llega por correo.

Cualquiera que visite la panadería, el bistró o la oficina en Schwandorf, va a encontrar el espíritu de grupo de una familia y métodos artesanales tradicionales combinados con un concepto moderno de gerencia empresarial. – En su programa se encuentran tanto deliciosos desayunos creativos como el menú diario al mediodía. Ya en 2012, los Glaab también lanzaron una tienda en línea; con la llamada “Brotbox“ se entregan pan, pasteles, granos de café y otros alimentos similares por correo directamente al cliente. Y la oferta tiene una buena acogida, incluso en el extranjero  ya que los panaderos de Schwandorf despachan sus manjares a cualquier parte el mundo. Para su “Brotbox“, en 2014 la empresa familiar recibió el Premio a la Innovación Tecnológica de la provincia de Schwandorf.

Un panadero está detrás del escaparate

Christian Glaab aprendió el oficio de panadero desde cero y en 1993 finalmente se hizo cargo de la panadería del abuelo que éste había fundado ya en en el año 1949.

Podemos ver el resultado de nuestro trabajo inmediatamente y observamos la reacción directa de los clientes cuando paladean nuestros productos.

Contactos personales como recompensa por el trabajo realizado.

„Erlebe Brot“ (“experimenta el pan“) – ése es el lema de la panadería ecológica Glaab. Los panaderos del Alto Palatinado ofrecen esa experiencia también a través de Internet. Y los bávaros también están muy presentes en los medios sociales. Sin embargo, lo que gusta más a la familia Glaab es el contacto personal. “Al fin y al cabo, esto es lo que distingue nuestro oficio“, dice el maestro panadero Christian. „Podemos ver el resultado de nuestro trabajo inmediatamente y observamos la reacción directa de los clientes cuando paladean nuestros productos.“

  • Un antiguo horno automático blanco con la inscripción “Fortuna Automat“
  • La cubertería de un panadero está colgada en la pared
  • Palitos de masa sobre una bandeja de hornear
  • Dos panaderos trabajando en una máquina de panificación

La promesa de los Glaab: utilizar exclusivamente los mejores ingredientes orgánicas de la región.

¿Qué es que lo que hace que la panadería familiar sea tan especial? “Lo que nos caracteriza es que tenemos una certificación tanto de ’Naturland’ como de’Ökoqualität Bayern’“, dice el propietario, de 47años. O sea, cuando los panaderos en casa de los Glaab trabajan la masa, no utilizan ingredientes modificados químicamente, sintéticamente o genéticamente. Y también renuncian al uso de colorantes, conservantes, potenciadores de sabor y mezclas previas o mezclas de productos acabados. Esto también se aplica a la inversa: lo que los panaderos de Schwandorf meten en su pan, es de origen natural y regional. – y Christian Glaab lo llama “hornear de manera natural y moderna.

Una hogaza de pan sobre una bandeja de hornear

Parece delicioso: Glaab dice que la ventaja de su profesión es que los resultados de su trabajo siempre se ven directamente.

Las recetas secretas se guardan en la amasadera.

Lo que tambíen es fundamental en cuanto a la sostenibilidad de la filosofía de la panadería es el respeto a la tradición del oficio. Ésta incluye tanto la mejora constante de las recetas familiares a lo largo de los años como la pervivencia de numerosos secretos del arte. El maestro panadero los guarda celosamente y únicamente los pasa a sus aprendices. Otra cosa de la que Glaab está orgulloso es que la mayoría de sus empleados son profesionales cualficados y “podemos decir que nuestros aprendices tienen muy buenas oportunidades de ser contratados luego de haber finalizado la formación profesional.“ Por sus méritos, este año la panadería familiar recibió el Premio Honorífico del Estado federado de Baviera – por cuarto año consecutivo.

Un papel para envolver pan con la inscripción “panadería Glaab“

La atención al detalle es muy importante para los Glaab, esto ya se refleja en la selección del papel adecuado para envolver pan.

Una calidad que se puede saborear.

De todos modos, los negocios van muy bien para los panaderos de Schwandorf. Durante los dos años que tardaron las reformas ampliaron la antigua panaderíay la transformaron en un pequeño café. Así la panadería familiar afrenta un desarrollo que Christian Glaab y otros consideran “lamentable: el hecho de que más y más panaderías tradicionales se han visto obligadas a cerrar a causa de la feroz competencia por parte de las tiendas de descuento y los productos de panadería precocinados. Desde luego, corresponde a los propios consumidores decidir si prefieren el pan recién horneado de una panadería artesanal a los panecillos baratos de un supermercado o no, aclara Glaab, pero continúa diciendo: “La diferencia se explica fácilmente: consiste en la calidad y la individualidad de los productos de panadería que sólo las panaderías artesanales pueden ofrecer. Hacemos lo que podemos para suministrar productos  jde altísima calidad todos los días – y de esta manera aclarar a los clientes la diferencia entre un pan artesanal y uno producido en una fábrica de pan: es el sabor.“

Una panadería también tiene una identidad propia.

¿Pero cómo puede una empresa familiar seguir teniendo éxito con un arte tradicional? Tan solo la calidad de los productos de panadería ya no es suficiente, cree el maestro panadero Glaab. “Se necesita constancia y la voluntad de trabajar duro por amor a las convicciones propias.“ También dice que sin un enfoque específico y la comercialicación adecuada, hoy en día incluso una panadería apenas podrá sobrevivir. “Cabe preguntarse: ¿Qué es lo que mi panadería representa?“, comenta Glaab quien ya desde pequeño se había colado en la panadería de su abuelo Anton. Inició su aprendizaje en1987, y en el año 1993 se hizo cargo de la panadería del abuelo. Para su propia panadería, los Glaab han encontrado su identidad individual: su panadería refleja latradición, la región y el cosmopolitismo – y más que nada la solidaridad familiar.

Un paquete de galletas

Desde luego, los Glaab también venden galletas – y a través de su “Brotbox“, los bávaros las exportan al mundo entero.

Unos bretzels en un horno

Con cada minuto más que el bretzel cocina en el horno, se intensifica su delicioso color dorado

En la amasadera, dos panaderos le dan diferentes formas a la masa.

Se requiere mucha práctica, ya que no es fácil producir el famoso bretzel retorcido en forma de lazo.

Un panadero está trabajando una masa de pan con ambas manos

Para los Glaab, la calidad de los ingredientes es de máxima importancia: utilizan exclusivamente productos ecológicos y regionales sin aditivos Y esto se saborea.

Enlaces para explorar más: Bäckerei GlaabBäckerei Glaab on Instagram

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images