HELDTH X MYVAN: El exquisito whisky elaborado en la solitaria isla escocesa de Jura.

Un alambique y una escala en el exterior de una planta de la destilería, en el que se aprecia el rótulo

La isla de Jura, situada en la costa occidental de Escocia, es el sitio ideal para los que buscan tranquilidad y soledad. La isla es conocida sobre todo por su destilería, en la que se elabora el whisky que lleva su nombre.

Jura: donde habitan más ciervos que seres humanos

En la isla de Jura, que forma parte de las Hébridas Interiores, viven unas 200 personas y más de 5.500 ciervos rojos. La “, emplazada en un conjunto de antiguas construcciones de murallas blancas, con techos negros, ventanas rectangulares y altas chimeneas, que se yerguen majestuosas a mano izquierda de la calle, mientras que a la derecha se extiende la rocosa costa bañada por las aguas frías del Atlántico.

Edificios blancos en medio de un agreste paisaje costero

La destilería de la Isla de Jura se asemeja a un pequeño pueblo.

Un edificio sin techo no es un edificio  

La destilería de Archibald Campbell inició su actividad en 1810, después de que en 1781 entrara en vigor un decreto que prohibía a los vecinos de la isla destilar su propio whisky. Al controlar entonces la familia Campbell la mayor parte de los negocios en la isla, resultaba lógico que su dominio abarcara la producción de whisky. Pero a comienzos del siglo pasado, los Campbell cerraron la destilería, quitando, además, los techos de los edificios, lo que, en virtud de una ley definía al techo como un requisito indispensable para que un edificio fuese catalogado como tal, les eximía del pago de impuestos. Como consecuencia de ello, la instalaciones de la destilería se deterioraron de forma considerable y lo que hasta entonces había sido el centro de Craighouse se fue convirtiendo en un sitio cada vez más inhóspito.

Dos hombres hablan en una destilería

Una y otra vez, los visitantes de la isla de Jura miran la destilería.

La „“ recobra su esplendor

Hacia comienzos de los 60 del siglo 20, los empresarios escoceses Robin Fletcher y Tony Riley-Smith, decidieron poner fin al abandono y se propusieron devolver a la „“, que a partir de entonces pasó a elaborarse a una escala muy superior a la demanda de los isleños.

Barrica de madera para whisky, marcada con un rótulo

El elemento clave para diferenciar los tipos de whisky es la barrica en que éstos maduran.

Cuatro variedades de whisky que garantizan el máximo de sabor

Actualmente, en la destilería de Jura se elaboran cuatro variedades de whisky: El „Origin“, un whisky de diez años, levemente turboso, que permite un excelente acceso al mundo de los de Jura, combinando el aroma de la barrica de roble con sabores de miel, caramelo y un toque de regaliz. El „Diurach’s Own“, de 14 años, está considerado como el whisky preferido de los vecinos de la isla. Tras madurar en barrica de roble de los valles, permanece dos años en barricas usadas previamente en la maduración del oloroso de Jerez, de lo cual resulta una armoniosa mezcla que remite a sabores como el chocolate oscuro, la naranja y la miel. En el „Superstition“, de 21 años, un sutil aroma de turba se conjuga con notas de miel, pino, sal marina y especias. El cuarteto lo completa la variedad denominada „Prophecy“.

Su nombre se deriva de una profecía según la cual la familia Campbell, tras haber gobernado con mano de hierro, lo perdería todo, hasta que el último de sus miembros, un hombre tuerto, abandonase la isla llevándose sus pertenencias en un pequeño carruaje tirado por un caballo blanco. Y, efectivamente, Charles Campbell,  que había perdido un ojo en la Primera Guerra Mundial, se marchó de Jura en 1938. Tal y como lo indicaba su la profecía, el transporte de sus bienes lo realizó en un pequeño coche tirado por un caballo de blanco pelaje. El „Prophecy“ es el más turboso de toda la gama Jura, conjugando, además, el sabor a canela fresca y con el de la espuma de mar.

Un hombre está en una destilería

Si viaja a la isla de Jura, en la costa oeste de Escocia, no debe perderse un recorrido por la destilería de whisky.

Los factores que marcan la diferencia

Los alambiques de la destilería de Jura son los segundos más altos de Escocia, lo cual, unido a la pericia de sus tres (maestros mezcladores) Willie Tait, Willie Cochrane y Richard Patterson, garantiza un destilado de singular suavidad. Para conseguir un exquisito producto final  no es menos importante la adecuada selección de las barricas así como el áspero aire marino de la isla. Cada variedad tiene su propia nota de sal, con los respectivos grados de intensidad. De lo anterior se desprende que, además de los conocimientos en materia de destilación y de las barricas utilizadas, el entorno natural de la destilería es un factor determinante para la calidad del whisky que en ella se elabore. Y es difícil encontrar un lugar más adecuado para ello que la Isla de Jura.

Interior de la destilería

Aspecto majestuoso del interior de la destilería

Junto a una barrica de madera se encuentra un cajón con gran cantidad de corchos en su interior

Corcho, madera y barricas son algunos de los elementos claves en la elaboración del whisky.

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images