HELDTH X MYVAN: Una visita a Leevenstein.

La descripción que más se adecúa a Leevenstein es “producción artesanal honesta “. En una calle lateral del barrio Wedding de Berlín se encuentra el taller en el que Mona Gottschling y David Biene vienen fabricando, desde 2011, sus singulares artículos de cuero.

Trabajo manual minucioso, con métodos tradicionales

La fascinación que Mona Gottschling siente por el cuero surgió durante su formación profesional en confección de zapatos a medida, tras la cual amplió, de manera autodidacta, sus habilidades en el repujado, una antigua técnica artesanal que consiste hacer resaltar figuras en el material mediante el labrado a martillo de chapas metálicas. De esta forma se crean piezas individualizadas de singular belleza. Posteriormente, en 2011, Mona y David Biene decidieron fundar su propia empresa, a la que denominaron Leevenstein y cuyas instalaciones se encuentran en el barrio Wedding, de Berlín.  Junto a una gama determinada de motivos que adornan los diversos artículos, Leevenstein está, por supuesto, en condiciones de ofrecer piezas personalizadas, toda vez que cada corte y cada golpe de martillo se ejecuta aquí de manera manual.

Estante en el que se aprecia una cartera de cuero, junto a otros artículos de este material

Encanto en cada detalle

La importancia fundamental que el trabajo manual tiene para Leevenstein se aprecia de forma particular en la costura.  La máquina de coser se encuentra en un rincón y no ha sido usada desde hace años. Y es que todos los productos de taller se cosen a mano, sean estos cinturones, monederos, estuches para móviles o llaveros. Y si bien el trabajo manual tarda más en ejecutarse, su resultado será mucho más duradero. Detalles como este son los que constituyen el encanto de Leevenstein: En cada pieza elaborada en el taller hay una porción muy importante de alma y pasión.

Con el tiempo resulta inevitable que en los productos queden rastros de su uso, los cuales les confieren a éstos un toque personal adicional.

Trabajando a tope en el taller de Leevenstein: cada pieza que aquí se elabora es única

Leevenstein: el proyecto que Mona Gottschling y David Biene llevan en el corazón.

Con el tiempo resulta inevitable que en los productos queden rastros de su uso, los cuales les confieren a éstos un toque personal adicional.

Cada rastro de uso es un recuerdo

En los cinturones a medida, en las resistentes carteras y los estuches para móviles de corte rústico van quedando, a partir de cada contacto y de cada día de uso, rastros de su dueño. Las piezas están revestidas de una pátina que las hacen aún más singulares y, al contemplar su aspecto tras algunos años, se aprecia el cuidado con que han sido elaboradas.

Grandes proyectos futuros

Las posibilidades de Leevenstein no se agotan, ni mucho menos, en la elaboración de pequeños artículos de cuero. El taller está a punto de lanzar una colección de bolsos, la cual sin duda alguna no será la última creación artesanal que Mona y David presenten al mundo. „Made in Wedding“ es un sello de calidad que procede, por cierto, de un barrio auténticamente obrero, como es Wedding, en Berlín.

Una mujer dibuja un patrón.

Photos: Heldth (Marie Staggat)

More Links to explore: En Heldth conoceréis más historias como ésta. Heldth en Facebook  Heldth en Instagram Leevenstein en Facebook

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images