Diseño interior y ebanistería: fusión de modernidad y tradición.

Tres vehículos Mercedes-Benz estacionados en la sede de la empresa de Bernd Gruber en Stuhlfelden

Bernd Gruber, el más joven de los maestros ebanistas austriacos ha dado un paso convertirse en diseñador de interiores.

Artesanía tradicional y diseño avanzado.

El paisaje alpino de Kitzbühel impresiona por su belleza y extensión. El aroma de los bosques de abetos se mezcla con una fresca brisa, incorporándose a la serena atmósfera de la naturaleza. Justo frente a este magnífico escenario se encuentra el taller del diseñador de interiores Bernd Gruber. En 1992 el actual ejecutivo se hizo de la ebanistería de su padre para convertirla luego en un taller de decoración interior de altísima calidad. Gruber conjuga la experiencia de 60 años de la ebanistería con el diseño interior contemporáneo, apostando por las tendencias actuales y consagrándose además sin perjuicios las nuevas ideas.

Bernd Gruber define los principios de la empresa en términos simples: “Nuestros diseños son reposados y acordes con la época. Tratamos de interpretar la tradición de forma un poco más moderna y con nuestras propias ideas, sin lujo ni ostentación.”

Bernd Gruber apoyado en una pared de su oficina

Bernd Gruber en la sede de su empresa, en Stuhlfelden.

Diseño interior para y con los clientes.

El diseño interior ideal solo puede surgir en estrecha colaboración con los clientes, pues toda personalidad y todo espacio son singulares. Por esta razón, Bernd Gruber busca la inspiración más allá de la vida cotidiana, para entusiasmar así a sus clientes en favor de las ideas innovadoras. Los límites a la creación no existen para él ni tampoco para el director creativo de la empresa Philipp Hoflehner. Ambos tienen en cuenta el lugar y la persona para crear una experiencia individual de vivienda. “Muchas ideas funcionan sobre el papel, pero no en la realidad, porque no se ha considerado el factor humano. Se trata de un juego de proporciones que debe ser armonizadas de forma óptima”, explica Philipp Hoflehner. Por su parte y a efectos proporcionar libertad y bienestar, la luz y los espacios abiertos desempeñan un papel importante en la concepción del diseño.

  • Sala de estar de Bernd Gruber en la que se incorporan cuero y madera de efecto desgastado, así como tonos azules
  • Lámparas doradas reflejándose en la pared negra de la sala de estar
  • Sala de estar con sillón beis y cuadro mural en blanco y negro
  • Lámpara de techo marrón, mesa y pared de madera diseñadas por Bernd Gruber

El arte se conjuga con lo funcional.

“En el arte está permitido todo y ni siquiera hace falta que guste. El arte es un fin en sí mismo y no debe cumplir ninguna función. El diseño, en cambio, no puede existir sin tener una función.” Este el principio que orienta el trabajo de Philipp Hoflehner: Para él un espacio debe, en primer lugar, tener una finalidad. De esta forma el arte es parte integrante del diseño y enriquece la idea global con una estética inusual y llamativa. Las ideas de los diseñadores se materializan en la ebanistería, que el actual jefe de producción, Alois Steger, considera como su lugar de trabajo desde hace 25 años. Alois, que ha hecho la trayectoria completa desde aprendiz del taller del pueblo hasta la actual marca Bernd Gruber, se siente fascinado con su profesión, porque le permite crear cosas con sus propias manos. Al hacerlo, valora altamente la calidad y durabilidad de la madera, que constituye el fundamento de su oficio.

Equilibrio entre la idea y el material.

Cuando se trabaja en una casa antigua, se ha de dar con la combinación ideal entre ésta y los elementos modernos para logras así que la idea de espacio surta efecto. La madera, por ejemplo, se suele asociar con la tradición y para que este material desempeñe plenamente su función, siempre debe existir un contrasta. El objetivo, tal y como lo define Philipp Hoflehner, es encontrar y materializar el equilibrio entre los materiales y el concepto global.

Los diseños de Bernd Gruber incorporan solo materiales naturales como piedra, madera, encalados, cuero y textiles no sintéticos. La flota de la empresa, formada dos Sprinter y una Citan, se encarga de transportar la materia primas y muestras y de suministrar los muebles las piezas de decoración a los compradores de la región.

Muestras de tela de diversos colores sobre una mesa de madera

Los diseñadores estudian las combinaciones de las muestras de telas y otras muestras de material.

Bernd Gruber discute sus compañeros en torno a una mesa sobre el diseño de un espacio

Bernd Gruber discute con el jefe de producción, Alois Steger sobre el diseño de un espacio.

Philipp Hoflehner y una compañera delante de una mesa sobre la que reposan muestras de tela de diversos colores

Philipp Hoflehner y una compañera seleccionan los colores de las telas.

Una arquitecta de interiores elabora bocetos a lápiz

Los primeros bocetos de nuevos espacios se realizan generalmente a mano.

Una Mercedes-Benz Citan atraviesa un bosque

Diariamente una Citan presta servicios en el transporte de materiales.

Un pequeño castillo con Los Alpes de fondo

Visa de Los Alpes desde la oficina de Bernd Gruber.

Tres vehículos Mercedes-Benz estacionados en la sede de la empresa Bernd Gruber en Stuhlfelden

Dos Mercedes-Benz Sprinter y una Citan delante de la nave fabricación de Bernd Gruber.

El gerente de la empresa, Bernd Gruber, delante de su oficina en la localidad de Stuhlfelden, cercana a Kitzbühel

El gerente de la empresa, Bernd Gruber, delante de su oficina en la localidad de Stuhlfelden, cercana a Kitzbühel.

Photos: Julian Reitner, Bernd Gruber

More Links to explore: bernd-gruber.at – @Instagram, @Facebook

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images