En la Vito a los Juegos Olímpicos.

Activar contenidos de YouTube

Sí, quiero que me muestren contenidos de YouTube. Encontrará más información y posibilidades de decisión en nuestra Política de privacidad y las directivas sobre cookies.

oG9gbI4XTek
YouTube aktivieren
Reproducir en YouTube
3:07

La velerista Annalise Murphy, ganadora de la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de 2016, aspira a obtener el oro en Tokio 2020. La Vito Mixto de Mercedes-Benz apoya a esta irlandesa de 27 años en su preparación.

Las velas y los mástiles caben perfectamente en la Vito.

Cuando Annalise Murphy se quita la gorra y aparta con la mano el sudor y el agua salada que le cubren la frente, el áspero viento de la coste le revuelve de inmediato los cabellos. Aún tiene las mejillas levemente enrojecidas y su respiración se va normalizando lentamente. La velerista dublinesa acaba de finalizar su sesión diaria de entrenamiento. Tras guardar rápidamente su equipo en la Mercedes-Benz Vito, emprende la vuelta a casa . Los mástiles, las velas y las cuerdas caben perfectamente en la furgoneta de color negro metálico. La embarcación la lleva fijada al portaequipajes del techo . „Amo a mi Vito“, dice Annalise. „En mi Vito puedo cargar todo lo que necesito para los entrenamientos y las competiciones.”

El objetivo es Tokio 2020.

Annalise Murphy se encuentra entre las mejores veleristas mundiales en la clase „Laser Radial“. Esta simpática irlandesa, ganadora de la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, se prepara ahora para sus próximas competiciones: el campeonato mundial de vela olímpica en Medemblik , Países Bajos, clasificatorio para los Juegos Olímpicos, en agosto del próximo año, y, por supuesto, las olimpiadas de Tokio en 2020. „Mis metas son conseguir una medalla en el mundial y clasificarme así para los Juegos de Tokio“, explica Murphy, mientas conduce su Vito de vuelta a casa.

Annalise Murphy a bordo de su velero en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro

Tras su cuarto puesto en los Juegos de Londres, Annalise Murphy ganó la plata en 2016 en Río de Janeiro.

Toda una familia de veleritas.

„Para mí es muy importante estar en condiciones de desplazarme en todo momento, a pesar de mi voluminoso equipo“, subraya esta deportista de élite, nacida en el barrio dublinés de Rathfarnham, y añade que lo anterior es posible gracias a la Mercedes-Benz Vito. „Resulta muy agradable y divertido conducir esta furgoneta. La Vito es perfecta para dirigirme a las competiciones que se celebran en toda Europa“. Annalise viene de una familia de veleristas: Su madre. Cathy McAleavey representó a Irlanda en las olimpiadas de 1988, en tanto que su padre, Con Murphy, ha sido durante muchos años miembro del comité de competición en diversos eventos internaciones de vela olímpica.

La velerista irlandesa Annelise Murphy delante de una Vito

Contentísima con su Mercedes-Benz Vito: Annelise Murphy proviene de una familia de veleristas. Ya su madre había competido en una olimpiada.

Resulta muy agradable y divertido conducir esta furgoneta. La Vito es perfecta para dirigirme a las competiciones que se celebran en toda Europa.

Merece la pena entrenar duro.

En 2009, tras haber lograr sus primeros éxitos en categorías juveniles, Annalise Murphy decidió dedicarse por completo al deporte. Dejó los estudios y pasó a entrenarse seis veces por semana, lo que le permitió alcanzar sus primeros logros a nivel absoluto: fue octava en el mundial de ese mismo año y, en el siguiente, se convirtió en la primera mujer en ganar campeonato irlandés de vela. Luego vino el sexto lugar en el mundial de 2011 así como el oro en el europeo de 2013 . Annalise se refiere a su camino hacia la cúspide mundial como un crecimiento continuo, en el que se requiere perseverancia, disciplina y la disposición a no rendirse ante ningún revés. „Me gusta mucho lo que hago durante los entrenamientos“. comenta la velerista olímpica, que durante su preparación también practica triatlón. „Al comprobar que el duro trabajo diario merece la pena, me siento motivada para seguir en la brecha.“

A pesar de la medalla de plata.

Para Annalise Murphy no ha sido fácil establecerse en la élite. Ha tenido que luchar contra los reveses y también contra las dudas, como las que albergaba más de algún experto, de cara a sus posibilidades de lograr la medalla de plata en Río 2016. En ocasiones, Annalise llegó incluso a dudar de sí misma, toda vez que sus rendimientos previos a las olimpiadas no fueron, ni mucho menos, los esperados. Por ello prefirió presentarse a la competición con un perfil bajo y remitiéndose a la fortaleza de sus rivales. Muchos entendidos manifestaron ,además, sus dudas acerca de si las corrientes reinantes en la bahía de Guanabara serían propicias para el estilo de Annalise, quien, por su parte guardaba un mal recuerdo de su primera actuación en unos Juegos Olímpicos, los de Londres 2012. Entonces, al abandonarle las fuerzas faltando pocos metros para la meta, solo logró llegar cuarta, quedándose sin medalla.

El sueño de Annalise Murphy: oro en las olimpiadas.

En una entrevista de televisión, Annalise – que a sus 22 años ya figuraba entre los aspirantes al oro – anunció con con lágrimas en los ojos que volvería a luchar por una medalla en Río 2016. Cuatro años más tarde hizo realidad lo anunciado, coronando su carrera con una medalla de plata, ocho años después de su primera regata de alta competición. “Al ver que todo el esfuerzo de preparación había fructificado en Río y que podía, finalmente, subir al podio, sentí algo inmenso, era la confirmación de nuestro plan había dado resultado.“

Pero la carrera de Annalise aún no ha terminado. Para dentro de tres años aspira al oro olímpico en Japón „Sé que tengo que mejorar”, subraya, “y siento curiosidad por saber cuánto más puedo dar de mí. Ganar la medalla de oro en Tokio, sería la realización de mi sueño.“

Fotos: Sailing Energy, World Sailing

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images