Disfrutar de manera consciente: cambio generacional en la carnicería de la familia Knoll.

El Mercedes-Benz Vito de la familia Knoll delante del bistró Eat&Meat

La carnicería de la familia Knoll existe desde 1940, desde principios de 2018 se llama Eat & Meat. Una historia sobre estética, sostenibilidad y carne curada.

La cuarta generación del negocio familiar.

El municipio de Vaihingen en el sur de Stuttgart no es conocido precisamente por albergar los restaurantes y clubes más de moda. Aquí, casi todos los hogares tienen grandes jardines verdes rodeados por vallados estables. En resumen: la vida sigue su curso lento y tranquilo. Por lo tanto, los ciudadanos de Vaihingen se sorprendieron mucho, cuando a comienzos de 2018 la valla de obra delante de la carnicería Knoll finalmente fue retirada. La carnicería tradicional, que desde 1940 había suministrado al municipio de salami, jamón y filete, fue reemplazada por Eat & Meat: madera clara, papel pintado de diseño parisiense, limones que cuelgan del techo y todo tipo de especialidades y recuerdos regionales. Cuando los jóvenes y las personas mayores trabajan bajo un mismo techo y realizan un esfuerzo conjunto, hacer las cosas “como siempre” no es necesariamente la mejor solución. Fue la idea del hijo del jefe, Max Knoll, y su hermana Ann-Katrin Knoll reformar la carnicería. Sin embargo, los dos no estaban interesados solamente en la bella apariencia. Más bien querían que los clientes vieran ya desde el exterior que el negocio familiar no es ninguna carnicería de franquicias común y corriente, sino que aquí la orientación regional y la sostenibilidad ocupan un lugar central.

  • Un carnicero saca una caja de una Mercedes-Benz Vito
  • Max Knoll corta una pieza de carne de vaca
  • Varios productos cárnicos en exposición
  • En una carnicería, un carnicero corta una pieza de carne de vaca

Debates sobre el futuro en la mesa familiar.

Hace diez años, Max Knoll siguió la formación de carnicero en el negocio de sus padres, y ahora va a hacerse cargo de la carnicería familiar poco a poco. Su hermana también trabaja en el negocio dirigiendo el nuevo bistró a unos 700 metros de distancia. “Como familia, nos reunimos en torno a la mesa y debatimos adónde queremos ir en los próximos años. Está claro que en nuestro hogar hay confrontaciones entre las diferentes generaciones de vez en cuando”, explica el hijo del jefe. Una parte de ello es cometer errores – al fin y al cabo, errar es humano. Aunque los padres se muestran escépticos en ocasiones, apoyan a sus hijos a explorar opciones nuevas por sí mismos. “Tenemos que cometer nuestros propios errores”, dice Max riendo. No obstante, en ningún caso, los hermanos quisieran renunciar a la gran experiencia y los consejos de los padres.

Activar contenidos de YouTube

Sí, quiero que me muestren contenidos de YouTube. Encontrará más información y posibilidades de decisión en nuestra Política de privacidad y las directivas sobre cookies.

Eznu6lkYGWA
YouTube aktivieren
Reproducir en YouTube
2:32

¿Preferís comida vegana o carne barato? Para los Knoll, no hay problema.

Para Knoll padre con sus manos fuertes y hábiles, capaces de cortar una pieza carne de vaca en filetes con una notable rapidez, ofrecer carne de mejor calidad es la máxima prioridad. En el sector de la carnicería artesanal es muy importante que los embutidos y la carne no sean productos acabados de origen desconocido, sino que se aprecia tanto a los animales como los productos. “El concepto que me convence es llevar una vida más consciente y sostenible”, dice su hijo Max. “Por lo tanto, no espero que mis clientes consuman carne todos los días; una vez por semana es suficiente, pero que la carne sea de buena calidad y que lo consuman con mucho placer.” El joven carnicero cree que ni el veganismo ni la carne barata puedan perjudicar el negocio familiar. Al fin y al cabo, es mejor para los animales y el medio ambiente no lanzarse a las ofertas más baratas en la vitrina refrigerada todos los días. En lugar de ello, Max confía en los consumidores juiciosos con un consumo consciente de carne y para los que el goce, la calidad y la orientación regional figuran en primer lugar. El éxito obtenido le da la razón ya que el servicio de catering de la carnicería familiar registra entre cinco y diez pedidos al día. No importa si se trata de brindar “roulades” de ternera o tortellini vegetarianos – los Knoll saben cómo llenar y hacer felices a sus clientes. Independientemente de si lo que reparten es comida caliente o carne refrigerada, el aliado de la familia Knoll siempre será la Mercedes-Benz Vito. En ella visitan a sus propios suministradores y llevan los pedidos destinado eventos como las bodas o las fiestas de empresa.

El concepto que me convence es llevar una vida más consciente y sostenible.

El bienestar animal es lo más importante.

Max y su hermana han introducido otras innovaciones aparte del diseño avanzado: además de salami y jamón, los clientes también pueden conseguir pasta al vino tinto de la región, una crema para untar sabor ruibarbo-vainilla, ginebra auténtica de Stuttgart o libros de cocina. Así, Eat & Meat reúne todo tipo de especialidades regionales y trucos secretos de cocina. Aunque a los Knoll les gusta probar cosas nuevas, en cuanto al origen de su carne apuestan por un socio de muchos años. Obtienen la mayoría de su carne de vaca y de cerdo del Biolandhof Bodemer en Ehningen. Allí las vacas, los bovinos de la raza Aberdeen Angus, y los cerdos tienen acceso a amplios espacios al aire libre, zonas de descanso y juguetes para divertirse. Los Knoll visitan la granja regularmente en su  Mercedes Benz Vito refrigerada. Por lo tanto, pueden estar seguros de que calidad suprema de la carne y el bienestar animal vayan a la par. Y pueden, con la conciencia tranquila, responder a todas las preguntas de sus clientes. Además de la cohesión familiar, el asesoramiento profesional y los conocimientos especializados sobre el origen, la cría y el procesamiento de la carne son las bases de la carnicería de la familia Knoll. No importa si hablamos de 1940, la fecha de su creación, de la actualidad, 2018, o del futuro – lo primordial es el sabor.

La familia Knoll delante de su bistró Eat&Meat

La familia Knoll consiste en el matrimonio Wolfgang y Birgit y sus hijos Max y Ann-Katrin. Max aprendió el oficio de carnicero en el negocio familiar, su hermana Ann-Katrin se hará cargo del bistró.

La Mercedes-Benz Vito utilizada como camión frigorífico de la carnicería Eat&Meat

La Mercedes-Benz Vito con unidad de refrigeración de la compañía Kerstner se usa siempre: ya se trate de llevar manjares al lugar del evento o suministrar mercancías al mostrador de la carnicería a primera hora de la mañana.

El carnicero Max Knoll en su carnicería Eat&Meat

Max Knoll confía en que en el futuro los consumidores continúen siguiendo una dieta sostenible.

La carnicería Eat&Meat – una vitrina con salchichas y jamón

Todos los miembros de la familia colaboran. Aquí se ve a Max y a su madre Birgit en la sección de carnes asesorando a sus clientes.

El equipamiento del bistró Eat&Meat con sustancias naturales y maderas de la región

El bistró y la carnicería han sido amueblados con amor ya que los Knoll quieren que la estética de los espacios refleje la calidad de sus productos.

Una tabla de madera con sabrosas patatas y un trozo de bistec de lomo Angus

Max está seguro de ello: Un delicioso bistec con mantequilla de hierbas, producido de forma sostenible, siempre será apreciado.

Enlaces para explorar más: eatandmeat.de@Instagram, @Facebook

Vito

Con la Vito saldrá siempre adelante. En carretera y en el entorno de competencia de su empresa. La Vito es ejemplar por su rentabilidad y su calidad, pero también por su flexibilidad y su seguridad.

Mercedes-Benz Vito
Slider images