Vivir y fotografiar en el 407 D.

Una furgoneta verde pasa al lado de un campo

Cuando, al cabo de diez años, Peter sigue sin ser feliz con su trabajo, decide llevar una vida libre. Se despide de su empleo y se compra una furgoneta.

“Vanlife” por convicción.

Hay colores en todas partes. Innumerables bicicletas están aparcadas delante de casas decoradas con salvajes grafitis. La gente es amable aquí en el barrio de Neustadt. Este lugar, un distrito multicultural de la capital de Sajonia, Dresde, es donde Peter se siente especialmente a gusto y comprendido. “Siempre que tengo que viajar por trabajo a una nueva ciudad, voy a barrios como Neustadt. Allí se hacen amigos enseguida y no hace falta dar explicaciones”, dice. Este joven fotógrafo vive por convicción en su furgoneta, un Mercedes-Benz 407 D verde azulado.

Un hombre sentado en una furgoneta, tocando la guitarra

A pesar de todo el estrés como autónomo, a Peter todavía le queda tiempo para relajarse.

No hay marcha atrás.

Durante 20 años, Peter vivió en Suiza. “Me apasionaba mi profesión pero, a pesar de todo, no me sentía muy apreciado en mi antigua empresa. En cierta medida también le debo a ella la vida que llevo actualmente; me dio el valor necesario para dar el paso hacia la independencia”, cuenta. Cuando, por desgracia, se le retira además el permiso de residencia en Suiza, Peter suma uno más uno. “Desde siempre, mi gran objetivo ha sido vivir completamente libre; de repente, prácticamente no me quedaba otra elección”, explica. Poco después encontró en Internet una furgoneta angulosa y necesitada de cuidados. Peter, de 32 años, no lo dudó y compró enseguida el vehículo.

Una furgoneta pasa por el lado de un bosque

En el momento de la compra, la furgoneta de Peter no estaba muy bien conservada.

Una furgoneta se convierte en hogar.

“Para la restauración me desplacé a la granja de un conocido. Es mecánico de automóviles, me explicó muchas cosas y me fue de una ayuda increíble”, cuenta Peter. Junto con su conocido, Peter puso a punto el interior del 407 D. Construyó una cama doble, aplicó aislamientos y dividió la furgoneta en dos espacios con la ayuda de una pared intermedia. Sin embargo, el hecho de que todo saliera tan bien también se puede atribuir a su profesión original. “En Suiza trabajé diez años como mecánico de bicicletas. Allí aprendí que no hay que correr demasiado si se quiere hacer algo realmente bien”, dice Peter. Pero, ¿cómo llega un mecánico de bicicletas finalmente a ganarse la vida como fotógrafo nómada?

El Mercedes-Benz 407 D de Peter

Fabricante

Mercedes-Benz

Fecha de producción

1983

Lugar de producción

Düsseldorf

Modelo

407 D

Motor

Diesel 2.350 cm2

Longitud

5.120 mm

Anchura

2.095 mm

Distancia entre ejes

2.950 mm

Peso total admisible

3,5 t (disminuido de peso)

Fold in
Fold out

El luchador.

“Para ser sincero, no he hecho nunca un curso de fotografía o algo similar. Pero, por suerte, se encuentra prácticamente toda la información sobre este tema en Internet”, dice Peter. Como autodidacta fue adquiriendo cada vez más habilidad con la cámara, hasta que, finalmente, la pasión se convirtió en vocación. “Si se quiere tener esta vida totalmente libre, hay que dejar bastantes cosas atrás. Se necesita una enorme perseverancia”, dice. Lo que cuenta Peter expresa el ADN de un vanlifer. Es la historia de una persona que decide tomar el mando de su propia vida y hacer algo diferente, arriesgarse. «Al final, muchos caminos llevan a Roma; simplemente hay que elegir uno de ellos”, explica.

Una furgoneta verde delante de un edificio

En la granja de un conocido se resucita al 407 D.

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images