Cambio de nuestra política de privacidad

Estimado visitante, Actualmente, Daimler AG se encuentra en proceso de reorganización. A partir del 1 de noviembre de 2019, Mercedes-Benz AG será la entidad responsable o corresponsable de este sitio a efectos de lo dispuesto en el R.G.P.D. Declaración de privacidad (actualizada el 1 de noviembre de 2019).

Carne a la brasa en la Mercedes-Benz 508 D.

Activar contenidos de YouTube

Sí, quiero que me muestren contenidos de YouTube. Encontrará más información y posibilidades de decisión en nuestra Política de privacidad y las directivas sobre cookies.

zKFftyHO7xU
YouTube aktivieren
Reproducir en YouTube
2:32

"Directamente de la parrilla al plato" es la apuesta del food truck Murray May's, que opera en Gran Bretaña. Para realizar su sueño, Ewan ‚Murray' y Thecla ‚May' han restaurado una Mercedes-Benz 508 D, prescindiendo de la ayuda de terceros.

Lo regional se conjuga con lo internacional.

En Bristol hace un día gris y lluvioso. La pintoresca ciudad a orillas del río Avon está cubierta de nubes bajas. Pero en el mercado del barrio Temple Quay no hay tiempo para la melancolía. Gran cantidad de vecinos y turistas han acudido hasta aquí atraídos por los platos y bebidas regionales e internacionales que se sirven cada jueves. Desde hace algún tiempo, la oferta gastronómica se ha ampliado con la incorporación de Murray May’s, un provisto de una parrilla a carbón vegetal, cuyo chisporroteo y aroma no pasan desapercibidos. La furgoneta azul celeste brilla en medio del paisaje gris, no solo por su color sino también por el sabor de los productos británicos de temporada que ‚Murray‘ y ‚May’ adoban con especias orientales y asan luego a la parrilla. Para realizar este sueño profesional que venían acariciando desde hace años, la pareja se ha inspirado tanto en su pasión de cocineros como en sus anteriores viajes a destinos lejanos. Un elemento fundamental de su proyecto es, sin duda, la histórica Mercedes-Benz 508 D.

Tres chicas delante de la Mercedes-Benz 508 D

Un sueño hecho realidad: Después de una búsqueda de seis meses, Thecla y Ewan encontraron su vehículo de ensueño, una Mercedes-Benz 508 D.

Desde la experiencia prolongada hasta el espíritu fundador.

Después de haber trabajado como cocinero jefe y camarera, respectivamente, Ewan y Thecla decidieron dar juntos el siguiente paso, que consistía en crear su propia empresa. Ambos coincidían, eso sí, en que ésta no debía ser una restaurante, pues lo consideraban un negocio demasiado rígido que encerraba, además, demasiados riesgos. Tras una larga reflexión surgió, por fin, la idea genial: “Estábamos en Japón, pasando el invierno en una estación de esquí“, recuerdan al unísono. “En los alrededores había muchas furgonetas cubiertas parcialmente de nieve y provistas, además de unos hornos a leña muy bonitos. Pensamos que sería estupendo poder aparcar en diferentes sitios para vender comida sabrosa y a precios accesibles. Así nació nuestra idea. “Muy pronto surgiría la pregunta acerca de cuál sería la furgoneta adecuada para montar el food truck. „Queríamos que fuese un vehículo con carácter fuerte, a tono con nuestro estilo de vida y con nuestra oferta culinaria“, cuenta Ewan, sonriendo. Seis meses más tarde, decidimos adquirir una Mercedes-Benz 508 D que había prestado servicios como vehículo militar.

Queríamos que fuese un vehículo con carácter fuerte, a tono con nuestro estilo de vida y con nuestra oferta culinaria.
  • Una Mercedes-Benz 508 D de color azul celeste
  • Brocheta a la parrilla con hummus y ensalada
  • Una empleada prueba la comida de un recipiente
  • Una pareja de cocineros en una furgoneta

Por rutas desconocidas.

Antes de dedicarse a la cocina, Ewan había trabajado como electricista, experiencia que permitió a la pareja realizar gran parte del acondicionamiento de la furgoneta sin recurrir a terceros. „Lo empezamos en enero de 2017 y a comienzos de abril ya nos habían contratado para vender en un festival“, cuenta. „Fue un poco agobiante, por decirlo suavemente.“ Tras cambiar las llantas, los neumáticos y la batería, muy pronto pasaron al acondicionamiento propiamente dicho. Lo hicieron aplicando el criterio de técnico de Ewan a los poquísimos ejemplos disponibles de furgonetas con parrilla para fuego abierto. Estaban, por tanto, obligados a desarrollar la inventiva y a experimentar para encontrar sus propias soluciones.

Una mujer y un hombre sentados dentro de una furgoneta

Thecla y Ewan dieron el paso para lograr autoempleo.

Los resultados exitosos se tienen que planificar.

La planificación fue una de las tareas a las que dedicaron más tiempo y esfuerzo. „Ewan ya sabía lo que es cocinar en espacios reducidos“, explica Thecla. „Esa experiencia nos ayudó mucho a la hora de diseñar el interior.“ En la planificación se incluyó, por tanto cada uno de los rincones, previamente medidos y registrados, a fin de que el equipo de cocina que luego montarían se adaptara perfectamente al espacio disponible. Pero antes había que pintar de nuevo la furgoneta, a la que ellos cariñosamente llaman ‚Nessie‘. „La elección del color fue muy difícil. Cambiábamos de parecer a cada rato“, cuenta Thecla riendo. „Finalmente, encargamos la pintura a un taller de Yale donde trabajan unos pintores muy talentosos que realizaron su trabajo con gran mimo y dedicación. Cuando vimos el resultado, quedamos encantados.“

Una mujer y un hombre sentados dentro de una furgoneta

A través de Ebay, la pareja encontró su Mercedes-Benz 508 D, que había prestado servicios en el ejército holandés.

Una Mercedes-Benz 508 D aparcada frente a un taller

Primera tarea: Pintar de nuevo la 508 D. La elección del color resultó más difícil de lo previsto inicialmente.

Una Mercedes-Benz 508 D estacionada en un patio

Gran cambio: Lo que es capaz de conseguir el color.

Una pareja frente a una furgoneta

En sólo tres meses, los dos convirtieron el antiguo vehículo militar en un camión de camión de comida.

El acondicionamiento.

Tres semanas más tarde, con la furgoneta luciendo su nuevo color azul celeste, ya podía arrancar el acondicionamiento propiamente dicho. El primer paso era retirar todo el equipamiento interior. Por el uso de una parrilla con fuego abierto resultaba imprescindible separar los respectivos espacios mediante un tabique ignífugo, al que se añadiría luego un panel de acero inoxidable. Asimismo, en lugar del antiguo conducto de ventilación se montó un moderno y eficaz extractor de aire. Luego vendría la instalación, sobre una mesa resistente al óxido, de la pieza central del nuevo equipamiento: una parrilla de fabricación turca a lo ancho de la pared divisoria. Tras afinar los detalles de la instalación eléctrica, los propietarios pasaron a ocuparse del material aislante y de los revestimientos, eligiendo como material para estos últimos un PVC lavable. El trabajo de acabado incluyó el montaje de mesas de trabajo y de un fregadero así como el recubrimiento en cobre del mostrador, que se convertiría así en un elemento altamente atractivo de cara al público. Para finalizar se tendieron las tuberías requeridas y se montaron los correspondientes depósitos, neveras y estanterías. El sueño de un propio ya era una realidad.

  • Vista interior de la furgoneta
  • Vista interior de la furgoneta
  • Hombre trabajando en el interior de una furgoneta
  • Vista interior de un food truck

El esfuerzo ha merecido la pena.

„Aunque algunos pensaron que estábamos locos, al final, todo salió bien“, comenta Ewan no sin orgullo. Ambos recuerdan con agrado su primer contrato para vender carne durante un festival que tuvo lugar precisamente aquí, en el mercado de Temple Quay, cuando acababan de finalizar el acondicionamiento del vehículo. Pero hay más razones que explican el cariño que la pareja siente por su : „Es verdad que nos fascina la marcha y la diversidad de los festivales, pero sentimos predilección por los mercados locales “, aclaran. „Entre los vendedores hay siempre buen rollo y nos agrada conocer a nuestros clientes.“ Muy pronto se disiparon las dudas iniciales acerca de si podrían ganarse la vida con este negocio: “Al ver a la gente delante de la furgoneta y constatar la gran acogida que dan a nuestra comida y a nuestra atención, nos quedó claro que lo que hemos creado ha merecido la pena.“

El horizonte de Bristol

Con el acabado en pintura azul claro, el camión de comida no puede ser pasado por alto en la ciudad.

Mercedes-Benz 508 D de color azul celeste

El food truck, que aquí vemos tras finalizar su acondicionamiento, se convertiría en un rotundo éxito.

Hombre cocinando dentro de una furgoneta

Experto cocinero en acción: Ewan Murray dedica mucha pasión y cariño al proyecto de su vida.

Un Mercedes-Benz 508 D azul claro en las calles de Bristol

Thecla y Ewan realizaron el acondicionamiento de la 508 D sin recurrir casi a terceros.

Un

El histórico Mercedes-Benz 508 D emanan un aire especial.

Las camperizaciones mostradas han sido ejecutadas por empresas oferentes ajenas a Mercedes-Benz, que no ha controlado los productos en cuestión. Por consiguiente, la imagen no constituye una evaluación de la empresa oferente o de sus camperizaciones a través de Mercedes-Benz.

Fotos: Ewan Murray & Thecla May

Enlaces para explorar más: Murray May’s, Murray May’s @ Facebook

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images