Muy adelantado a su tiempo – el Mercedes-Benz LE 306.

El LE 306 durante el proceso de cambiar la batería

Con la nueva marca EQ, Daimler establece nuevos estándares en lo que se refiere a la electromovilidad. Todo comenzó con la presentación del llamado “estudio furgón” LE 306 hace 45 años.

Desde el concepto hasta el proyecto a gran escala.

La historia de éxito de los vehículos de accionamiento eléctrico de la compañía Daimler AG empieza en el año 1972. Durante las “Jornadas de Estudio sobre la Viabilidad del Vehículo Eléctrico”, el LE 306 se presenta a un público especializado. En el mismo año, el vehículo comercial ligero se muestra al público general también y durante los Juegos Olímpicos se utiliza una flota de vehículos experimentales. En estrecha cooperación con la Sociedad para el Transporte por Carretera Electrónico (GES), incluso se lanza un proyecto a gran escala con 58 vehículos. En aquella época, publicaciones especializadas como “Lastauto Omnibus“ se muestran muy escépticas frente al vehículo innovador: en su opinión, el alcance es insuficiente y la batería demasiado costosa.

El Mercedes-Benz LE 306 con la inscripción correspondiente está frente a una carretilla

Ya en 1972, la sostenibilidad fue un tema importante: “Mercedes-Benz – respetuoso con el medio ambiente gracias a la propulsión eléctrica” dice el logotipo al lado del LE 306.

Una tecnología con gran potencial.

Sin embargo, la prensa especializada también reconoce el potencial y las ventajas que ofrece la nueva tecnología. El LE 306 estaba muy adelantado a su tiempo. El furgón, disponible a base de los L 207 y L 307, o de los L 206 D y L 306 D, está accionado por un motor de corriente continua y conexión paralela con una potencia de 35 á 56 kilovatios. El motor utiliza la energía de la batería de 144 voltios, con un peso total de 860 kilogramos. Gracias al apoyo de los socios industriales Varta (batería) y de Kiepe (control electrónico), ya entonces el LE 306 consiguió un alcance de 50 à 100 kilómetros y una velocidad máxima de hasta 80 kilómetros por hora.

El Mercedes-Benz LE 306 con la batería totalmente extendida

El modelo sucesor del LE 306 era el T1 o TN, que también se conoció como “el furgón de Bremen”.

Un pioniero de la electromovilidad.

Además, el LE 306 tiene un sistema de cambio rápido de batería. Con unas pocas maniobras, la batería descargada puede extraerse lateralmente y sustituirse por otra. Asimismo, el LE 306 ya aplicaba el principio de la recuperación. Durante el proceso de frenado, la energía cinética se transforma en energía electríca y se suministra a la batería. Por consiguiente, el motor también funciona como un generador. Lo que en aquel momento representaba un hito histórico de la ingenería tecnica, hoy día se utiliza en muchos vehículos de Mercedes-Benz. Hasta la fecha, se usa la tecnología de la recuperación para la producción de energía. El LE 306 ha establecido una base importante para los vehículos eléctricos de hoy y puede considerarse uno de los pioneros de la electromovilidad.

Ficha Mercedes-Benz LE 306

Estreno

13 y 14 de marzo 1972 durante las ‘Jornadas de Estudios del Vehículo Eléctrico’ de la Unión Internacional de Productores y Distribudores de Electricidad UNIPEDE (Union Internationale des Producteurs et Distributeurs d’Énergie Électrique)

Base

Base L 207 / L 307 (70 PS / 52 kW) – L 206 D / L 306 D (60 PS / 44 kW)

Sucesor

T1 (TN) ‘Furgón de Bremen'

Carga útil

1.000 kg

Motor

Motor de corriente continua y conexión paralela

Batería

Batería de 144 voltios (22 kWh)

Fold in
Fold out
El chasis del LE 306 como objeto expuesto en un museo

El LE 306 se construyó a base de los furgones L 207 y L 206 D, accionados con motores de gasolina y motores diésel, respectivamente.

El LE 306 junto al OE 302 y al OG 305

Además del LE 306 existían otros vehículos de propulsión alternativa como el autobús eléctrico experimental OE 302 y el autobús experimental propulsado por gas natural OG 305.

El LE 306, visto por delante, con logotipo lateral

Después del LE 306, Mercedes-Benz siguió desarrollando distintos modelos con accionamiento eléctrico. Entre ellos también se encuentran varios furgones.

El Mercedes-Benz LE 306 en una calle de sentido único

Durante las pausas de servicio, la batería del LE 306 puede abastecerse con voltaje de línea mediante un cargador.

Fotos: Daimler

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images