Cambio de nuestra política de privacidad

Estimado visitante, Actualmente, Daimler AG se encuentra en proceso de reorganización. A partir del 1 de noviembre de 2019, Mercedes-Benz AG será la entidad responsable o corresponsable de este sitio a efectos de lo dispuesto en el R.G.P.D. Declaración de privacidad (actualizada el 1 de noviembre de 2019).

Un precursor de la Sprinter fue la legendaria Mercedes-Benz T 1.

Un hombre está en una nave con una Mercedes-Benz T 1 blanca en el fondo

A finales de los años 70, La T 1 – un modelo de reciente desarrollo – se convirtió rápidamente en un superventas. Innumerables ejecuciones y opciones de motorización permitieron una flexibilidad que sigue teniendo repercusiones en la actualidad.

El nacimiento de un pionero.

Cuando en enero de 1967 Mercedes-Benz introdujo el modelo sucesor de la L 319 con la serie 309 (que luego se llamó T 2), terminó la era de las furgonetas de posguerra. Más grandes y fuertes que un camión de reparto, más ágiles y ligeros que un camión: los llamados “modelos de Düsseldorf” cubrieron un hueco de mercado y estuvieron a la vanguardia de su segmento. Eran desarrollos de la furgoneta grande, pero diez años más tarde el espíritu de la época mostró una tendencia hacia aún más individualidad. Era el nacimiento de la T 1 que con su uso extendido allanó el camino para la furgoneta Mercedes-Benz del futuro.

Tres furgonetas permanecen una junto a la otra frente a las puertas del garaje

Los modelos Mercedes-Benz L 319, Mercedes-Benz T 1 y Mercedes-Benz T 2.

El superventas de Bremen.

Su historia de éxito empezó en 1977. Como resultado de la fuerte demanda, desde el principio grandes cantidades de la T 1 – que antes se denominaba TN (acrónimo de “furgoneta nueva” en alemán) – salieron de la fábrica en Bremen. En el lenguaje coloquial, frecuentemente se llamaba “Bremer” o “modelo de Bremen”. Hasta 1984, la furgoneta se fabricó en Bremen, después, hasta el año1995, se produjo en el establecimiento de Düsseldorf. Durante los 18 años que duró su producción, se entregaron casi un millón de ejemplares en los dos emplazamientos, lo cual convirtió la T 1 en la furgoneta más exitosa de Mercedes-Benz hasta entonces.

Activar contenidos de YouTube

Sí, quiero que me muestren contenidos de YouTube. Encontrará más información y posibilidades de decisión en nuestra Política de privacidad y las directivas sobre cookies.

-HevsqWx7f0
YouTube aktivieren
Reproducir en YouTube
2:42

Maestros de la transformación.

El hecho de que la T 1 se convirtió en un verdadero éxito de ventas se debió en gran medida a la existencia de innumerables ejecuciones. Sea como minibús, coche familiar o furgón, con o sin plataforma: Ya por aquel entonces, la “furgoneta de Bremen” logró cubrir las diferentes necesidades de los clientes. La motorización también reflejó este tipo de flexibilidad. La furgoneta estaba disponible ex fábrica con motor diésel o motor de gasolina. La gama de potencias abarcó desde el diésel 207 con 65 PS hasta el motor de gasolina 210 con 105 PS. Conforme al espíritu pionero, a partir de 1978, la T 1 incluso se pudo pedirse con accionamiento completamente eléctrico. La pequeña serie fue utilizada principalmente por los grandes clientes como la Deutsche Bundespost.

Una Mercedes-Benz T 1 blanca está estacionada en una carretera en una zona industrial.

La T 1 también se utiliza con frecuencia como vehículo de empresa.

Un capó como creador de tendencias.

El diseño de la T 1 fomentó un estilo particular. Fue el prestigioso diseñador industrial Stefan Heiliger quien creó las líneas angulosas de la “furgoneta de Bremen”. Equipó la T 1, la primera furgoneta de Mercedes-Benz, con un capó prominente creando así un aspecto exterior completamente distinto de lo que tenían los modeles anteriores. “El capó prominente se debió a la construcción de la furgoneta. Fue prácticamente indispensable ya que el motor se encontraba en la parte delantera y necesitaba espacio”, comenta Stefan Heiliger. Esta innovación creadora tuvo un eco especial que continúa resonando. En 1995, el concepto técnico básico de la T 1 que se había establecido a lo largo de los años finalmente se transmitió al próximo proyecto emblemático de Mercedes-Benz Vans: la Sprinter. Y así terminó una historia de éxito con el comienzo de otra nueva.

La función del diseño es responder a las necesidades de los usuarios y ajustarse al proceso de cambio social. Y luego hay que traducir estas observaciones en productos que corresponden a las formas de producción de la época.
  • Un hombre está en una nave al lado de una Mercedes-Benz T 1 blanca
  • Un hombre desliza la mano sobre la carrocería de una Mercedes-Benz T 1 blanca
  • Un hombre está parado frente a un tablón de anuncios haciendo dibujos
  • Los dibujos y planes de la Mercedes-Benz T 1 expuestos sobre un tablón de anuncios

Tres preguntas para el diseñador Stefan Heiliger.

La T 1, ¿puede ser descrita como pionera en virtud de su diseño?

Si quisiéramos calificar la T 1 como pionera, esto es correcto en el sentido de que representó un nuevo lenguaje simbólico que se ha conservado hasta la actualidad. Ya en aquellos tiempos se había llegado a la conclusión de que se trataba de un lenguaje que se sigue hablando y entendiendo incluso 50 años más tarde.

¿Cuál fue el impacto de la T 1 sobre el diseño de la Sprinter?

La idea básica de la T 1 – la flecha – es aún visible en la Sprinter. La idea se abrió camino por aquel entonces y no dejó de surtir efecto.Se convirtió en la característica distintiva de esa clase de furgonetas.

La T 1, ¿puede considerarse como una de las claves del éxito de Mercedes-Benz Vans?

Lo que se puede calificar de exitosa es la idea básica detrás del diseño del símbolo. Evidentemente, esto era lo que se pretendía y que, como ya he dicho, incluso hoy se puede leer y comprender. Y esto probablemente se puede calificar como un importante factor de éxito.

Ficha - T 1 310 D

Período de producción

1988–1995

Modelo subyacente

Düsseldorfer Transporter (T2)

Modelo sucesor

Sprinter

Formas de construcción

Furgón, coche familiar, minibús, camión plataforma, camión basculador y chasis

Cilindrada

2,874 cm³

Rendimiento

70 kW (95 PS)

Longitud

5,350 mm

Anchura

1,980 mm

Altura

2,450 mm

Capacidad de carga

Hasta 1.5 t

Peso total admisible

3.5 t

Fold in
Fold out
Vista frontal y lateral de la Mercedes-Benz T 1

El año 1977 marcó un hito importante en la historia de éxito de Mercedes-Benz: se lanzó al mercado la furgoneta T 1.

La parte delantera de una Mercedes-Benz T 1

Por su apariencia, la forma de flecha evoca el concepto de una camioneta ligera.

El volante y la consola central de la Mercedes-Benz T 1

El volante también refleja la forma de flecha.

La puerta lateral abierta de la Mercedes-Benz T 1

En los pespuntes se fusionen una línea descendente y otra descendiente.

Folletos abiertos y fotos de la Mercedes-Benz T 1

Folletos, fotos y dibujos de la exitosa serie de furgonetas T 1.

Fotos: Fabian Freitag, Daimler

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images