Forofos de la L 319: El trío MB Automobilia.

Tres hombres delante de una furgoneta Mercedes-Benz L 319 que ha sido restaurada

El español Fran se dedica a localizar y coleccionar reliquias de Mercedes-Benz, como la L 319 y la O 319, algunas de las cuales él y sus amigos han restaurado con mucha dedicación y cariño.

El más ferviente aficionado de Mercedes en Cantabria.

Cantabria es conocida por sus costas de accidentado relieve, sus calas de aguas tranquilas y sus frondosas montañas. Allí, en la “España Verde”, vive el ingeniero Fran. Los vecinos lo saludan cordialmente cuando pasa por las sinuosas calles del pueblo en su W 124 250 TD, modelo familiar. Todo el mundo lo conoce a él y a su coche y también está al tanto de su pasión por coleccionar piezas raras de la marca de la estrella. Ya de niño, a Fran le fascinaban los motores y los coches. Sus primeros intentos de conducir se remontan al año 1980, cuando su padre compró un W 123 300 D. Poco después Fran ya circulaba muy a gusto llevando el coche por la calles y carreteras de su región y, con el correr de los años, fue desarrollando esa afición ferviente que le caracteriza en la actualidad y cuyo fruto es una enorme colección de documentos, placas distintivas, estrellas de Mercedes y coches en miniatura que comparte a con la comunidad mundial de aficionados a través de las redes sociales.

  • El coleccionista de vehículos clásicos de Mercedes-Benz, Fran, posa delante de la furgoneta L 319 que él mismo ha restaurado
  • Conjunto de estrellas de Mercedes históricas
  • Colección de volantes Mercedes-Benz históricos
  • Hombre sentado en el umbral de una furgoneta L 319 de Mercedes-Benz

En busca de piezas coleccionables con la estrella sobre el capó.

La gran colección de Fran también incluye algunos coches “de verdad”. Además del W 124 250 TD modelo familiar, en el que presta asistencia técnica y cuyo kilometraje actual es de más de 2.000.000 kilómetros, su “flota” se compone de un W 107 500 SCL, que ha restaurado de forma que puede confundirse con el último 5 Mercedes-Benz 00 SLC oficial para rallyes. En su ensoñación, Fran se ve a sí mismo como un Björn Waldegaard, conduciendo su coche en el Rallye de Costa de Marfil, realizado en 1980. Sin embargo, su vehículo preferido es la furgoneta L 319, que Mercedes-Benz fabricó entre 1955 y 1968, de la cual cuenta con siete ejemplares que él, como auténtico cazador, ha ido rastreando de manera incansable a partir de avisos publicados en toda España. Restaurar la mayor cantidad posible de vehículos de culto es el objetivo que se han marcado Fran y sus dos amigos: el mecánico Ramsés y el pintor de coches Manuel. Cabe destacar, además, que el trío se ha autodenominado “MB Automobilia”.

Activar contenidos de YouTube

Sí, quiero que me muestren contenidos de YouTube. Encontrará más información y posibilidades de decisión en nuestra Política de privacidad y las directivas sobre cookies.

n0lYC3KDmPg
YouTube aktivieren
Reproducir en YouTube
4:21

El próximo proyecto: un “Samba-Bus” O 319.

Fran y Manuel son amigos desde que iban juntos a la guardería; Ramsés se ha unido a ellos no hace mucho. El trío comparte su tiempo libre trabajando en el la búsqueda y el cuidado de las piezas de la colección. Se trata de un trabajo complejo que han ido aprendiendo de forma autodidacta, teniendo en cuenta que las habilidades exigidas para restaurar vehículos antiguos difieren sustancialmente de las que se precisan para la reparación de coches modernos. Otro elemento importante en el trabajo de estos fervientes aficionados a la marca Mercedes, es que solo utilizan piezas originales. Una de las siete L 319 de la colección ya ha sido restaurada por ellos con gran dedicación y aunque esta furgoneta azul no se encuentra operativa, sigue siendo una pieza de gran valor para los entendidos. El siguiente proyecto que tiene previsto realizar el trío es la restauración de una furgoneta O 319, llamada también “Samba Bus”, que una vez restaurada, tienen previsto alquilar para eventos como bodas y similares. Cabe señalar, eso sí, que el propósito de estos tres amigos no es ganar dinero con los coches clásicos, sino disfrutar de esa sensación irrepetible que se vive al rescatar del desguace vehículos históricos con la estrella sobre el capó.

Nos sentimos orgullosos de nuestros vehículos porque cada uno de ellos constituye un pequeña parte de la historia de Mercedes-Benz.
Fran carga su vehículo de asistencia técnica Mercedes-Benz W 124 250 TD

Durante 27 años el W 124 250 TD prestó servicios en asistencia técnica de Mercedes-Benz y su kilometraje actual supera los 2.000.000 de kilómetros.

Fran, el coleccionista de objetos de Mercedes-Benz, lee un folleto histórico

Fran también posee folletos muy antiguos y raros, que suele hojear en sus ratos libres.

Los tres amigos y miembros del proyecto MB Automobilia, trabajan durante su tiempo libre en la restauración de un vehículo Mercedes-Benz antiguo

Los miembros del proyecto MB Automobilia: Fran, el pintor de coches Manuel (en segundo plano) y el mecánico Ramsés (a la derecha).

Un vehículo clásico, la O 310 “Samba-Bus” de Mercedes-Benz, en un taller situado en algún lugar de España

Los tres amigos son grandes aficionados a la marca Mercedes-Benz. En la imagen Manuel y Fran inspeccionan una O 319.

Un hombre, de pie ante una antigua furgoneta L 319, muy deteriorada

Para Fran no hay distancia que le impida seguir las huellas de los coches clásicos y sus recambios. Como auténtico experto, no admite ningún tipo de pieza reacondicionada.

Fran, apoyado en una L 319, aún por restaurar

Fran se siente muy satisfecho por su colección de vehículos y sueña con restaurarlos todos.

Fotos: Kind Visuals

Enlaces para explorar más: mymbautomobilia.com – @Facebook@YouTube

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images