Un furgoneta española multitalento: la MB 100.

Mercedes-Benz Typ MB 100 D Kombi, 1987

Fornida y fiable, sirvió de base para muchas estructuras y para el primer vehículo propulsado por célula de combustible: la MB 100 se adelantó a su tiempo en muchos aspectos.

Muy apreciada como plataforma.

La furgoneta MB 100, antecesora de la Vito, fue fabricada por Daimler-Benz entre 1988 y 1995. Su motor montado en la parte frontal y su tracción delantera permitían incorporar diversos elementos adosados, y su carrocería se ofrecía en las versiones de furgón, plataforma abierta y minibús. Al contar con un chasis de gran tamaño, también era muy apreciada por los fabricantes de autocaravanas. La posición baja del bastidor y las amplias puertas corredizas facilitaban el acceso a la cabina y la salida de ella. Otro de los factores de su popularidad era su generoso espacio interior. Reduciendo un poco la comodidad, en ella podían caber hasta nueve pasajeros y su compartimento de carga era incluso más amplio que el del modelo inmediatamente más grande, la 207.

Una MB 100 amarilla circula por una calle

Por su tamaño, la MB 100 siempre compitió con la Bulli de Volkswagen.

El Mercedes-Benz MB 100

El Mercedes-Benz MB 100.

La MB 100 delante de una nave industrial

Después de su etapa de fabricación en España, la MB 100 se siguió fabricando, hasta 2004, en Corea.

La remodelación.

En 1991 la furgoneta fue sometida a reformas que afectaron sobre todo a su diseño, adoptando, por ejemplo, los faros y la parrilla del radiador una forma biselada. En el aspecto técnico, el motor se ajustó a la normativa vigente sobre emisiones. Asimismo, al incorporar frenos de disco delanteros y el sistema automático de frenado en carga, la MB 100 actualizó sus sistemas de seguridad.

El „NECAR1″.

En 1994 Daimler-Benz presentó el „NECAR 1“ (new electric car), una furgoneta fabricada sobre la base de la MB 100 que se convertiría en el primer vehículo del mundo propulsado por electricidad y más concretamente, en base a una célula de combustible, que al incorporarse a un vehículo es capaz de transformar el oxígeno en agua y generar de esta forma energía eléctrica. Debido al gran tamaño de la célula en cuestión – cuyo peso era, además, de 800 kilogramos – además de ella, en el vehículo solo había espacio para el conductor y el acompañante. Por su parte, el motor eléctrico de 41 CV permitía al vehículo alcanzar velocidades de hasta 90 km/ h, mientras que la autonomía de marcha a depósito lleno era de 100 kilómetros. Entre las principales características de esta furgoneta se contaban su robustez y su resistencia.

Ficha Mercedes-Benz MB 100

Periodo de fabricación

1988 – 1995

Lugar de fabricación

Vitoria-Gasteiz

Modelo base

MB N 1000

Modelo posterior

Mercedes-Benz MB 100

Carrocería

Plataforma abierta, furgón, minibús

Motores

Diésel de 2,0 y 2,4 litros

Potencia

43-53 kW (58-72 PS)

Largo

4652-5066 mm

Ancho

1845 mm

Altura

2.050-2.367 mm

Carga útil

1,0-1,8 t

Peso máximo autorizado

2,65-3,50 t

Fold in
Fold out
Vista frontal de la MB 100

El frontal, de gran tamaño, ofrece al conductor una buena visibilidad sobre la calzada.

La MB 100 junto a un bosque

Por su tren de rodaje suave y su baja velocidad, la MB 100 también era conocida como „el balandro“.

La célula de combustible del „NECAR 1“

Célula de combustible, de 800 kilos de peso, que se incorporaba en la MB 100.

El „NECAR 1“ en un recorrido de prueba

Al „NECAR 1“ le han sucedido, hasta la fecha, numerosos prototipos de vehículos eléctricos.

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images