Cambio de nuestra política de privacidad

Estimado visitante, Actualmente, Daimler AG se encuentra en proceso de reorganización. A partir del 1 de noviembre de 2019, Mercedes-Benz AG será la entidad responsable o corresponsable de este sitio a efectos de lo dispuesto en el R.G.P.D. Declaración de privacidad (actualizada el 1 de noviembre de 2019).

A lo largo de los tiempos:
la historia de las furgonetas Mercedes-Benz.

Tres furgonetas de distintas épocas van uno detrás de otro

La furgoneta fue el resultado de la competencia entre Carl Benz y Gottlieb Daimler. Al final, las dos empresas fundadas por los pioneros se fusionaron – una decisión que marca la historia de la furgoneta hasta hoy día.

Una furgoneta conforme al espíritu
de la industrialización.

La historia del transporte motorizado se remonta a los comienzos del automóvil. A principios de octubre de 1896, la compañía Daimler-Motoren-Gesellschaft entregó el primer camión con motor. El vehículo sirvió para el transporte de mercancías y tenía una capacidad de carga de 1,5 toneladas. A medida que avanzaba la revolución industrial, la competencia se convirtió en el motor principal de la economía. Esto resultó en un espíritu emprendedor y la creación de nuevas empresas. Independientemente de Daimler, su mayor competidor de antaño, sólo dos meses después Carl Benz construyó un camión de reparto con caja que llegó a ser el arquetipo de la furgoneta. En Julio de 1897, Carl Benz presentó el Benz Break, un minibús grande para hasta doce personas. En el mismo año, también la Daimler-Motoren-Gesellschaft ofrecía a sus clientes una serie de camiones de reparto para capacidades de carga de 500 kg a 2 toneladas. Así, las empresas de los dos pioneros automovilísticos establecieron una competencia en el segmento de las furgonetas que iba a durar hasta el año 1926.

Una furgoneta tipo carruaje del año 1901

El “Benz Break”, introducido en 1897, tenía capacidad para hasta doce personas.

La primera furgoneta de Daimler-Benz:
la L 1000 Express.

Después del final de la Primera Guerra Mundial, las condiciones económicas en Alemania eran difíciles. Por eso, en mayo de 1924, representantes de la Daimler-Motoren-Gesellschaft (DMG) y la compañía Benz & Cie. fundaron una comunidad de intereses y, a finales de junio de 1926, firmaron el contrato para fusionar las dos empresas. Así nacieron la sociedad Daimler-Benz AG y la marca Mercedes-Benz con el emblema que es conocido en todo el mundo: una estrella de tres puntas en una corona de laurel. En 1927, Daimler-Benz presentó la L 3/4, un vehículo de transporte para 750 kg de carga útil, seguido en 1929 por el modelo más avanzado L 1000 Express. Su versatilidad es muy similar a la de las furgonetas modernas: la L 1000 Express estaba disponible como plataforma abierta, furgón o minibús con diez asientos. En 1936, el fabricante de automóviles suabo lanzó al mercado la 170 V. Igualmente, sirvió de base para una camioneta de reparto con una carga útil de 350 kg.

Una berlina de época de Mercedes-Benz

La 170 V es el modelo de referencia para la primera furgoneta auténtica de Untertürkheim.

La L 319 y el milagro económico.

Las fábricas destruidas y la escasez de recursos después de la Segunda Guerra Mundial forzaron a Daimler-Benz a basarse en los modelos ya existentes. La 170 V, la primera auténtica furgoneta posguerra “made in Untertürkheim“, salió al mercado con simples superestructuras tipo plataforma o caja. Sin embargo, el país se recuperó rápidamente. Como símbolo del milagro económico alemán, en el año 1955 la empresa presentó la L 319. Con sus formas redondeadas, la nueva furgoneta con cabina avanzada se convirtió en un éxito de taquilla y transportaba mercancías y proveedores de servicios por todo el país. En 1969, el alunizaje de Neil Armstrong y Woodstock, el legendario Festival de música al aire libre, inauguraban una nueva era. En esa fecha, la serie 309 de furgonetas Mercedes-Benz ya llevaba más de dos años en el mercado. Con su forma bastante angulada y el capó insinuado, la 309 se considera como pionera de la furgoneta Mercedes-Benz tal como existe hoy en día; y en 1977, hizo su debut un clásico: la serie que internamente solía llamarse TN o T 1 fue el primer modelo de Mercedes-Benz en el segmento de 1 a 2 toneladas.

Una furgoneta azul está en un aparcamiento

El milagro económico y la L 319 están directamente interrelacionados.

La Sprinter – una invención europea.

Junto con la MB 100 en la clase más ligera, introducida en 1987, la T 1 sobrevivía la última década de la división alemana. Gracias a la reunificación de Alemania, la década de los noventa prometía ser un período de paz. En 1995, tres nuevos estados – Austria, Suecia y Finlandia – se afiliaron a la UE. Y, en consonancia con el espíritu de la nueva Europa, Mercedes-Benz también dio la bienvenida a otro miembro de familia: la Sprinter, que sustituyó a la exitosa T 1. Desde el principio, no sólo recorrió las carreteras alemanas. Como uno de los auténticos actores a nivel global, pronto se convirtió en una historia de éxito europea “made in Germany“. Un año más tarde, se le añadió la Vito como sucesor de la MB 100, con un diseño completamente nuevo. Por el momento, ésta completaba el sector de las furgonetas modernas de Mercedes-Benz. El vacío entre la furgoneta y el coche de pasajeros fue llenado por la Vaneo, presentada en 2001, cuyo papel fue asumido por la Citan en 2012.

Una furgoneta amarilla durante el montaje en una fábrica

Hoy, la Sprinter es producida en la planta de Mercedes-Benz en Düsseldorf,
mientras que la Vito se produce en Vitoria, España.

Iniciar el nuevo siglo sosteniblemente: eVito y eSprinter.

Con la Sprinter, la Vito y la Citan, Mercedes-Benz Vans definitivamente ha llegado al siglo 21. La constante tendencia positiva de la economía mundial también contribuye al crecimiento de la cifra de ventas de las furgonetas con la estrella. Al mismo tiempo, el mundo del tercer milenio aspira cada vez más a conseguir un desarrollo sostenible. Pero inicialmente, la demanda de la furgoneta eléctrica lanzada por Mercedes-Benz fue lenta. Sin embargo, en la actualidad, el interés público en los conceptos alternativos de tracción se ha consolidado bastante. Saltan a la palestra la eVito y la eSprinter. Con estas dos furgonetas, el fabricante de automóviles suabo amplia su gama de modelos en los años 2018 (eVito) y 2019 (eSprinter) por dos furgonetas con accionamiento eléctrico. Así, la historia de éxito de Mercedes-Benz Vans también continuará en el futuro.

Una furgoneta blanca está estacionada en un aparcamiento

Con su forma angulada, el modelo de éxito T 1 se ha convertido en un auténtico clásico.

Una furgoneta cruza un puente cubierto de nieve

La eSprinter está destinada a las necesidades modernas de los clientes.

Una furgoneta futurista en una carretera

La furgoneta del futuro: la Vision Urbanetic.

Fotos: Media Daimler

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images