La L 319 – pionera primero, leyenda después

Una Mercedes-Benz L 319 azul claro recorriendo una calle

Desde zu lanzamiento a mediados de los años 1950 en Frankfurt, la L 319 de Mercedes-Benz ha sido una verdadera pionera y la primera furgoneta con la estrella.

Los suabos se dan cuenta de un vacío existente en el mercado

Rápido y maniobrable como un coche de turismo y al mismo tiempo tan robusto, fiable y potente como un pequeño camión – a principios de los años 50, la sociedad Daimler-Benz AG tenía previsto construir un vehículo de tales características. La razón era evidente: los suabos que por aquel entonces ya estaban muy bien posicionados en las categorías de turismos y camiones, aspiraban cubrir la gama completa de vehículos comerciales

Es que el cese de la producción de la L 1100 en 1941 había dejado un vacío en la cartera. Para llenarlo, se precisaba un modelo de vehículo comercial en el segmento de peso ligero. En ese momento, ningún otro productor adoptó una estrategia similar, pero muchos fabricantes iban a imitarles a los pioneros del sur de Alemania posteriormente.

Una Mercedes-Benz L 319 en las Islas Canarias (1960)

La L 319 – una pionera en la IAA, una leyenda hasta ahora

Pero vamos despacio: a partir de los años 50, otras empresas competidoras alemanas también ofrecían una gama de vehículos industriales pequeños con una carga útil máxima de 1,5 t; sin embargo, su construcción y diseño aún recordaban aquellos de los clásicos coches de turismo – y así solían comportarse en la vida real también. Mientras tanto, se había abierto un nicho de mercado entre estos pequeños vehículos industriales y el camión clásico, el cual Daimler-Benz llenaba exclusivamente desde mediados de los 50.

Una fotografía de una Mercedes-Benz L 319 en blanco y negro

Mejor dicho, un nicho que la empresa automovilística de Stuttgart había creado ella misma – concretamente con la L 319 introducida por Daimler-Benz en el Salón Internacional del Automóvil (IAA) en 1955, en medio del “milagro económico alemán“. Entonces nació una pionera que debería convertirse en el ícono de la recuperación económica de su tiempo primero y en leyenda automovilística más tarde. Como esta serie de legendarias furgonetas de Mercedes-Benz ha continuado hasta la fecha es algo que explica Chris Morrin en el episodio correspondiente de su programa – sobre el tema “Van History“ (historia de la furgoneta).

La primera furgoneta de Mercedes-Benz

Inicialmente, los desarrolladores del fabricante de coches alemán no habían estado conscientes de haber construido la primera “furgoneta“ con la estrella que luego también se conoció bajo ese nombre.

Pues la “L“ en el nombre del modelo era la abreviatura de “Lastwagen“ (camión), y cuando la L 319 de Mercedes-Benz tuvo su gran debut en Frankfurt, Daimler-Benz todavía la llamaba “Schnell-Lastwagen“ (camión rápido) atribuyendo a la precursora de los modelos Sprinter, Vito y Citan precisamente aquellos rasgos que caracterizan una furgoneta. Sin embargo, sólo cuando la L 319 comenzó a fabricarse en serie a partir de 1956 se la llamaba por su nombre real: “furgoneta“.

Dos Mercedes-Benz L 319 aparcan delante de un almacén, dos hombres cargan sacos de patatas

Favorable acogida en el comercio, la industria y el sector artesanal

Con sus dimensiones compactas y un peso total de 3,6 a 3,9 t, la L 319 contó con una excelente acogida desde el principio. La producción de la furgoneta finalizó en 1968, cinco años antes la L 407, su sucesora designada, vio la luz. Hasta entonces, más de 100.000 ejemplares de la L 319 habían salido de las líneas de producción, primero en Stuttgart-Untertürkheim y Mannheim y luego en Düsseldorf.

Una O 319 circulando en una carretera interurbana, en segundo plano se ve una pradera

¿Cómo se explica el éxito de esta leyenda de Mercedes-Benz? Con 1,85 toneladas, la primera furgoneta con la estrella ofrecía una carga útil mucho mayor que los vehículos similares de los competidores, disponía de más espacio de almacenamiento pero al mismo tiempo era casi tan fácil de manejar como un coche de turismo – en otras palabras, era el vehículo ideal para el comercio, la industria y el sector artesanal. Producida primeramente como furgón, camión de plataforma y vehículo de plataforma baja, la sociedad Daimler-Benz AG poco después lanzó la O 319, la variante autobús, con un máximo de 18 plazas.

Un pueblo se compromete por su camión de bomberos antiguo

Sin embargo, la L 319 no sólo era popular para uso comercial, como furgoneta de reparto o vehículo de transporte personal, sino tambíen se utilizaba como camión de bomberos bajo la designación de vehículo de bomberos “LF 8“. En Ilvesheim, en el estado federado alemán de Baden-Wurtemberg, el cuerpo de bomberos del municipio de 9.000 habitantes cerca de Mannheim confiaba en su clásico rojo durante muchos años.

Los bomberos de Ilvesheim habían adquirido la L 319 en 1962, su traslado a la estación de bomberos siendo solemnemente acompañada por una charanga. Durante muchos años la apreciaban como “caballo de batalla“ fiable, pero finalmente la LF8 leal debería ser desechado. Sin embargo, en una extraordinaria “acción de rescate“ los compañeros del cuerpo de bomberos intervinieron y se pusieron a restaurar y mantener su vehículo fiel.

Una LF 8 roja gira a la derecha hacia un camino

Club der 319er

De todos modos, una cosa está clara: detrás de cada L 319 todavía en funcionamiento hay un propietario con una gran pasión por los coches antiguos que se encarga de su L 319 con gran destreza manual, mucha paciencia y aún más corazón.

Unas L 319 de Mercedes-Benz estacionando en línea, una junto a la otra

Algunos de esos propietarios se reúnen dos veces al año en diversos puntos de Alemania para comer juntos, sentarse alrededor de una hoguera y, desde luego, hablar muy detalladamente de sus joyas antiguas. Oficialmente, el “Club 319“ ha existido a partir de finales de 1997. Sirviendo de camión de mudanza, camión de reparto de bebidas o camioneta familiar – en las reuniones del club se encuentra la bonita camioneta clásica en cualquier versión. Y desde luego cada propietario tiene su propia historia que contar de su L 319.

La presentadora de televisión Lina van de Mars “de misión“ en Luxemburgo

La mecánica de automóviles, amante de coches antiguos y presentadora de televisión Lina van de Mars y su colega, el presentador Neil, también se pusieron a abordar un proyecto ambicio. En Luxemburgo, el dúo fue en busca de una vieja L 319. Su misión: infundir nueva vida a la furgoneta polvorienta. ¿Lo lograron?

El motor de una L 319 de Mercedes-Benz

Única y rara: la “maravilla azul“ de la familia Hagenlocher

La Mercedes-Benz L 319 de la familia Hagenlocher, llamada la “maravilla azul“

Quien pasea por la sala de exposición del concesionario Hagenlocher en Böblingen, cerca de Stuttgart, puede ver – aparte de los modelos de Mercedes-Benz más recientes – una diversidad de coches antiguos. Y éstos por lo general no son inferiores a los vehículos nuevos en térmimos de apariencia estética. Es evidente ya que los propietarios del concesionario, Klaus y su padre Kurt Hagenlocher, comparten la misma pasión: la pasión por los coches antiguos de Mercedes-Benz. Un ejemplar muy especial y absolutamente único es su camioneta L 319. Ésta se ha ganado fama muncial como la “maravilla azul“. En el vídeo sabréis por qué:

Una L 319 restaurada como vehículo de servicio

De un concesionario a otro, de Böblingen a Münchberg – esta ciudad en Alta Franconia es el hogar del concesionario de vehículos August Hahn. Su peculiaridad: es uno de los veinticinco “Mercedes-Benz Classic Partners“ en Alemania y se ha especializado en la restauración de coches antiguos.

Naturalmente, el inventario de los amantes de coches antiguos en Münchberg también incluye una L 319 azul, construida en 1959. Pero los responsables no la han puesto en el concesionario como adorno – muy al contrario: la L 319 sigue utilizándose para el transporte de piezas de recambio y como furgoneta de reparto o vehículo de servicio.

Una L 319 azul de Mercedes-Benz está estacionada en un prado.

De estrella empolvada a bar espresso de primera

Una roja L 319 de Mercedes-Benz y un hombre con sombrero apoyándose en el mostrador

Llena de polvo, desaprovechada, desechada – en esta condición Uwe Ziegler encontró su L 319 en un rincón oscuro del taller de un conocido. El mecánico de automóviles tenía claro que con la antigua caravana iba a hacer realidad un sueño abrigado durante mucho tiempo. Desde hace más de cinco años, la L 319 está de nuevo en circulación: como bar de café espresso móvil.

Perros calientes con un auténtico toque tradicional y una L 319 como torre de control móvil

Christoph Kilz ha convertido su L 319 en una verdadera delicia visual. El fundador de Food Trucks Hot Dog.de vende – ¿quién lo hubiera pensado? – perros calientes desde su vieja furgoneta. No deja nada al azar. No sólo para los ingredientes, sino también para la mejora de la vieja furgoneta Mercedes-Benz Kilz tenía un plan muy claro: la furgoneta debería emanar el aire de los sesenta.

Una L 319 de Mercedes-Benz convertida en camión de comida.

Una furgoneta clásica llamada “Elliot“

Quien se detiene frente a la casita hermosa de Nitja y Ralf se siente como en una de las películas de “Pippi Calzaslargas“. En la entrada hay varias joyas motorizadas del siglo pasado, y detrás de la casa de estilo Art Nouveau con canalón rematado a ganchillo se encuentra un taller móvil en forma de una antigua caravana de circo.

Mercedes-Benz L 319

“Cosas antiguas simplemente nos fascinan, explica Nitja. “Más que nada, Ralf y yo nos hemos enamorado de viejos autobuses repetidamente“, dice la terapeuta artística con una sonrisa mientras abre el granero. ¿Qué belleza se esconde allí? Una Mercedes-Benz L 319 menta verde del año 1967. La pareja ha convertido el antiguo camión de bomberos en autocaravana –  y le ha dado el nombre de “Elliot“.