Un viaje a través del tiempo en la legendaria furgoneta MB 100

Una MB 100 roja estacionada en una carretera frente al mar

La MB 100: tan singular y versátil como sus propietarios. Un recorrido desde los orígenes de la furgoneta hasta sus aventuras actuales.

Un vehículo que vino para quedarse

Un hálito de nostalgia envuelve a la MB 100, cariñosamente llamada „Kutter“ (balandra) en la actualidad. Según se comentaba entonces, más que viajes por carretera, los desplazamientos a bordo de esta furgoneta parecían cruceros a vela. La predecesora de la actual Vito ofrecía, además, espacios para la explotación comercial, la artesanía y los servicios, y era capaz de albergar en su interior hasta a nueve pasajeros. Por ello, no es de extrañar que los aficionados a los vehículos clásicos suelan elegir esta versátil furgoneta para camperizarla conforme a sus preferencias. Esta joya del diseño automotriz, caracterizada por sus formas angulosas, se fabricó en Vitoria, capital del País Vasco, durante el breve periodo que va de 1988 a 1995. El vehículo estaba disponible en cinco versiones, llevando  cifras de 100 a 180, que indicaban su respectiva carga útil.

Timeline
 1952 Furgoneta DKW, bajo la dirección de IMOSA (filial de Auto Union)
de 1963  F 1000 L
 1965 Traspaso a Volkswagen: se deja de exportar a Alemania
 1972 Fundación de MEVOSA (Mercedes-Benz y Volkswagen S.A.)
 1974 Finaliza la colaboración entre Volkswagen y MEVOSA: Nacimiento de Mercedes Benz España (el cambio de nombre se oficializa en 1981)
 1975 – 1987  MB N 1000 / N 1300
 1988 – 1995  MB 100
 1986 MB 100: actualización técnica
 1987  MB 100 D
 1991 MB 100: actualización del diseño
1991 NECAR 1 (New Electronic Car)
Una N 1300 amarilla, en un patio. Delante ella, un hombre con una cámara de cine

Volviendo a los orígenes en Vitoria

Pero la historia de la MB 100 empieza mucho antes de la década de 1980. En 1952, Bajo la dirección de IMOSA, filial del consorcio automotriz Auto Union, se empieza a fabricar en Vitoria la furgoneta DKW. Luego, en 1963 y en esta misma localidad, se inicia la producción de la F 1000 L, conocida por sus formas angulosas y considerada como la precursora de la MB 100. Coincidiendo con la adquisición de la planta por la empresa Volkswagen, el vehículo deja de exportarse a Alemania, para evitar que le dispute el mercado alemán a las furgonetas de la casa. El término de la cooperación entre Volkswagen y MEVOSA, que había sido fundada en 1972, marca el surgimiento de Mercedes-Benz España y, con ello, de la MB N 1000, cuyo frontal ya no lleva los anillos de Auto Union, sino la estrella de Mercedes.

Papel de color verde impreso con una foto de la DKW F 1000

Equipamiento perfeccionado y modelos posteriores

Muy pronto, la capacidad técnica de la N 1000 alcanza sus límites. Su motor no está concebido para el transporte de personas ni para el uso industrial. Mercedes-Benz lanza entonces la N 1300, en la que se monta el motor diésel de cuatro cilindros OM 615, con una potencia de 55 CV y 2 litros de cilindrada.

Una N 1300 de color azul celeste, estacionada en una calle

El modelo, que también presenta mejoras en lo que respecta al tren de rodaje, la suspensión, el embrague y la caja de cambios, no se exporta a Alemania, sino a los mercados del sur de Europa y del norte de África. Esta situación cambiaría con el modelo posterior, la MB 100.

El primer vehículo eléctrico del mundo

En 1986, la MB 100 fue sometida a una actualización técnica. Los modelos fabricados a partir del año 1987 pasaron a denominarse MB 100 D y en todos ellos se montó un motor diésel de 2,4 litros y 53 kilovatios (72 CV) de potencia. En actualizaciones posteriores se fueron incorporando sistemas de seguridad como los frenos delanteros de disco y la regulación automática de la fuerza de frenado en función de la carga, así como la parrilla del radiador inclinada, incrementando, en este caso, la seguridad pasiva del coche.

Otro de los hitos en materia de avance tecnológico se registra en 1994, al presentar Daimler-Benz el NECAR (New Electric Car) 1, fabricado sobre la plataforma de la MB 100. Provisto de un motor eléctrico de 41 CV, el primer vehículo por célula de combustible de la historia alcanzó velocidades punta del orden de los 90 kph y una autonomía de marcha de 100 kilómetros.

Un vehículo eléctrico NECAR 1, de color amarillo, al margen de la calzada

De furgoneta utilitaria a limusina

La MB 100 no solo proporcionó la plataforma para algunos vehículos de bomberos, sino que se convirtió también en una limusina, al ser transformada en 1989 por AMG en una vehículo de lujo con un amplio espacio interior. En la planta de Affalterbach se dotó a la predecesora de la Vito de una robusta carrocería, acompañada de un diseño futurista. El equipamiento opcional de la AMG MB 100 D incluía dirección hidráulica, tablero de instrumentos especial AMG, ampliado y provisto de tacómetro, paragolpes delantero con alerones integrados y faros dobles.

Puesto de conducción de una AMG MB 100 D

En su interior destacaban los asientos tapizados en cuero Alcántara, las mesas plegables y los revestimientos laterales. Entre las opciones disponibles se contaban el equipo de vídeo y teléfono, así como el alfombrado integral del piso. El precio de este furgoneta convertida en limusina, con todos los paquetes de equipamiento incluidos, ascendía a 95.000 marcos (unos 48.500 euros).

La vuelta al mundo en una balandra

El desplazamiento en una MB 100 se asemeja más a la navegación marítima que a viajar en automóvil. Por ello, no es de extrañar que algunos usuarios llamen cariñosamente “Kutter“ (balandra) a su furgoneta. Es el caso de la pareja formada por Mareen y Daniel, vecinos de la localidad de Herford, en la región de Westfalia. Desde 2012, ambos viajan juntos por el mundo, llevando siempre en el equipaje un trozo de su terruño. Lo que más aprecian de su furgoneta es que les permite reducir la prisa y, por tanto, relajarse. „Nos damos cuenta de lo poco que se necesita para ser felices, lo cual significa ver la vida desde una perspectiva renovada“, explica Daniel.

“We realize how little you need in order to be happy. This also applies to day-to-day life: this gives us a fresh perspective of life”, explains Daniel. Thanks to the freedom and independence that they have with their “travelling cutter”, the world is their playground. Today hiking in Denmark, tomorrow the Northern lights in Sweden – with fuel, curiosity and naturally the MB 100, anything is possible.

La MB 100 se desplaza por el desierto

Rumbo al pasado en „1916 kilomètres“

En su MB 100 denominada „La Strada“, Hélène y Paule-Élise siguen las huellas de la Primera Guerra Mundial. „La sensación al viajar en la MB 100 es tan relajada que pareciera que vamos en una barca”, comenta con ilusión Paule-Élise.

Un persona se asoma por la ventana lateral de una MB 100 de color blanco.

La furgoneta camperizada se la compraron a un matrimonio de jubilados de Provins, una pequeña localidad situada al norte de Francia. En su blog „1916 kilomètres“ la pareja comunica sus experiencias de viaje, siempre en la huella del pasado, pero sin apartarse del presente.

El amor pasa por el estómago

Hoy en día, la MB 100 no solo es usada como furgoneta camper. También los aficionados a la gastronomía han aprendido a apreciar su virtudes como vehículo de comida a pie de calle:

Los food trucks se han puesto de moda, tanto entre los consumidores como a nivel de cocineros. En este contexto, tres chicos de Hamburgo han creado la empresa „Holy Dogs“, que ellos califican como “la catedral del sabor“ y que, como su nombre sugiere, se ha especializado en la elaboración de perritos calientes. Y esta es su ficha:

Una MB 100 detenida en un puente

Photos: Daniel Barral, Mareen Henke, Michael Palatini, Robert Schlossnickel, Andrea Thode, Boudou Reuzé, Matthias Sperber, Mercedes-AMG, Vans of Berlin, Josep Jorba, Francisco Cardoso