Un furgoneta española multitalento: la MB 100

Fornida y fiable, sirvió de base para muchas estructuras y para el primer vehículo propulsado por célula de combustible: la MB 100 se adelantó a su tiempo en muchos aspectos.

Manufacturer

Daimler-Benz AG

Modelo base

MB N 1000

Modelo posterior

Mercedes-Benz MB100

Modelo base

Diésel de 2,0 y 2,4 litros

Carrocería

Plataforma abierta, furgón, minibús

Potencia

43-53 kW (58-72 PS)

Largo

4.652-5.066 mm

Ancho

1.845 mm

Altura

2.050-2.367 mm

Carga útil

1,0-1,8 t

Muy apreciada como plataforma

La furgoneta MB 100, antecesora de la Vito, fue fabricada por Daimler-Benz entre 1988 y 1995. Su motor montado en la parte frontal y su tracción delantera permitían incorporar diversos elementos adosados, y su carrocería se ofrecía en las versiones de furgón, plataforma abierta y minibús. Al contar con un chasis de gran tamaño, también era muy apreciada por los fabricantes de autocaravanas. La posición baja del bastidor y las amplias puertas corredizas facilitaban el acceso a la cabina y la salida de ella. Otro de los factores de su popularidad era su generoso espacio interior. Reduciendo un poco la comodidad, en ella podían caber hasta nueve pasajeros y su compartimento de carga era incluso más amplio que el del modelo inmediatamente más grande, la 207.

En 1991 la furgoneta fue sometida a reformas que afectaron sobre todo a su diseño, adoptando, por ejemplo, los faros y la parrilla del radiador una forma biselada. En el aspecto técnico, el motor se ajustó a la normativa vigente sobre emisiones. Asimismo, al incorporar frenos de disco delanteros y el sistema automático de frenado en carga, la MB 100 actualizó sus sistemas de seguridad.

RELATED ARTICLE

The Mercedes-Benz O 319 entered into mass production with the L 319 in 1956 and became a symbol of the economic miracle.

> Read more about the Mercedes-Benz O 319

As of 1956, the O 319 was used as a line bus for commuter traffic and also as a tour bus.

En 1994 Daimler-Benz presentó el „NECAR 1“ (new electric car), una furgoneta fabricada sobre la base de la MB 100 que se convertiría en el primer vehículo del mundo propulsado por electricidad y más concretamente, en base a una célula de combustible, que al incorporarse a un vehículo es capaz de transformar el oxígeno en agua y generar de esta forma energía eléctrica. Debido al gran tamaño de la célula en cuestión – cuyo peso era, además, de 800 kilogramos – además de ella, en el vehículo solo había espacio para el conductor y el acompañante. Por su parte, el motor eléctrico de 41 CV permitía al vehículo alcanzar velocidades de hasta 90 km/ h, mientras que la autonomía de marcha a depósito lleno era de 100 kilómetros. Entre las principales características de esta furgoneta se contaban su robustez y su resistencia.