Escandinavia en la MB 100: un viaje hacia la libertad

Una MB 100 de color turquesa, estacionada frente al mar, al atardecer

La naturaleza de Escandinavia fascinó de inmediato a Andreas Schmidt. Por eso ha vuelto allí en numerosas ocasiones a bordo de su MB 100.

En medio de la tranquilidad de Noruega

Tras las escarpadas rocas se extiende un océano de color azul intenso. Las águilas marinas sobrevuelan las aguas y, por la noche, surgen en el horizonte auroras boreales que reflejen en el calmado mar sus tonos verde, violeta y azul. Quien busque en Europa naturaleza intacta, la encontrará, sin duda alguna, en las islas Lofoten, en Noruega. En medio de ese incomparable paisaje Andreas Schmidt, de 36 años y originario de Germering, cerca de Múnich disfruta de la tranquilidad escandinava, „Se perciben ruidos que Alemania no siquiera existen. „La tranquilidad del lugar es muy propicia para reflexionar“, explica. Esta es una de las razones por las que a menudo vuelve a emprender el largo camino hacia el norte en su MB 100 de color turquesa.

Profile MB 100

MB 100 – FICHA TÉCNICA
Fabricante  Mercedes-Benz
Periodo de fabricación  1988 – 1996
Año de fabricación  12/95
Lugar de fabricación Vitoria-Gasteiz
Modelo base/ Modelo posterior  W631, MB100D/ Mercedes-Benz Vito
Motor OM616, diésel de aspiración de 2,4 litros
Potencia  75 PS
Carrocería plataforma abierta, furgón, minibús
Largo/ Ancho/ Altura 5,1 m/ 1,85 m/ 2,5 m
Batalla/ Peso máximo autorizado 2.675 mm/ 2,81 t
Equipamiento especial ABS

¿Hotel con vista al mar? Mejor, un lugar para dormir en la playa

Para Andreas, viajar en la furgoneta significa nada menos que libertad. Nunca se ha  planteado, por ejemplo, reservar una habitación de hotel: „Teniendo la MB 100 no necesito una habitación con vista al mar, me basta con aparcar directamente en la playa. “ Encontró su furgoneta 2007, en un anuncio de periódico. Tenía algunos defectos estéticos, pero técnicamente estaba impecable. Tras haberla camperizado con mucho mimo, la furgoneta resulta ideal para viajes largos, entre otras cosas, por la incomparable sensación que transmite al conducirla: „La MB 100 es cómoda, fiable y ayuda a que uno se relaje“.

9 Consejos para furgonetear por Escandinavia
Familiarizarse con el vehículo: Sobre todo a quienes empiezan a furgonetear, les recomiendo que empiecen haciendo viajes cortos.
Planificación: Las mejores aventuras se producen en la carretera y no se pueden planear. Por eso yo decido elijo espontáneamente mis destinos.
Equipo: Antes de salir de viaje es indispensable revisar a fondo el vehículo. Asimismo, es muy importante dotarse de una reserva adecuada de butano, agua potable y alimentos.
Ropa: No os olvidéis de llevar ropa de invierno y botas de senderismo, ya que si bien el clima nórdico no es tan malo como lo pintan, siempre hay que estar preparados.
Equipaje: En los recónditos lugares nórdicos es indespensable contar con un botiquín. Para caminatas prolongadas se recomienda un GPS.
Tráfico: En Escandinavia es, en principio, tranquilo, pero también es muy probable que cuando menos lo esperéis, se os atraviese un reno en el camino. Por ello, lo mejor es no ir demasiado rápido y mantener la concentración, preparado para frenar. Además, en Noruega hay controles de velocidad por radar y las multas son realmente caras.
Acampada: Para acceder a los campings de Escandinavia, hay que tener la tarjeta „Camping Kort“. Lo mejor es adquirirla por internet. Por lo demás, se recomienda la acampada libre, a ser posible, cerca de un puerto, donde por muy poco dinero se tiene acceso a unas duchas de lujo.
Precios: Escandinavia está considerada como muy cara y, efectivamente, los precios aumentan según se pasa de Dinamarca a Suecia y luego a Noruega. Por otras parte, la acampada libre permite ahorrar bastante y los precios de los ferris nacionales no son tan caros como se piensa.
Comida: Los precios de los productos regionales, por ejemplo, el pescado y la carne de reno, son, generalmente, asequibles. Por eso, es también imprescindible descubrir Escandinavia a través de su cocina.

Adcito a la libertad del norte

Ya durante su primer viaje por Escandinavia, Andreas tenía la certeza de que volvería allí para recorrer rutas aún más largas, pues cada día y a cada kilómetro se iba enamorando más de la variedad de paisajes nórdicos: de la nieve en las Tierras Altas, de las playas, de la niebla otoñal en los fiordos. „Incluso en la oscuridad se oculta una gran belleza, algo que te puede enganchar “, dice, lleno de ilusión. Y es que en el cielo nocturno aparecen las autoras boreales, el espectáculo natural más fascinante del mundo, según Andreas. Estas vivencias también dejan huella en el vida cotidiana: „Uno se da cuenta de lo poco que le hace falta para vivir. En mi caso, todo lo que necesito cabe en mi MB 100“.

Una MB 100 de color verde turquesa, delante de una cascada

Ya se trate de Dinamarca, Suecia, Noruega o Finlandia, Escandinavia es sinónimo de libertad sin límites. Sin perjuicio del indiscutible interés que tienen los destinos turísticos más conocidos, como las formaciones rocosas Preikestolen, el Cabo Norte o los fiordos azules de Geiranger, quisiera recomendar la siguiente ruta alternativa:

A. Partimos de la localidad noruega de Vevang, tomando la Carretera del Atlántico, una de las más espectaculares de Europa, porque va saltando de isla en isla y discurre en parte sobre el mar.

B. Tras una parada en Trondheim, seguimos bordeando el mar, ahora lo hacemos por la carretera „Kystriksveien, que además de algunos terminales ferri, ofrece lugares para aparcar y dormir con vistas incomparables.

C. Llegamos a Bodo y desde allí el ferri nos llevará a las maravillosas islas Lofoten. Si no sufrimos de vértigo, no podemos dejar de subir al monte Reinebringen.

D. Muy cerca de las Lofoten están las islas Vesteralen, donde además de auroras boreales se pueden contemplar ballenas de muy cerca.

E. La región de Laponia, que se extiende por el territorio de cuatro estados, tiene carreteras por las que se avanza horas enteras en línea recta, pero es precisamente esa interminable extensión lo que le confiere al paisaje un carácter fascinante.

F. Mi lugar preferido, con diferencia: el faro de tierra firme más septentrional del mundo: Slettnes Fyr, junto al apacible pueblo de Gamvik. Aquí sí nos sentiremos como en el fin del mundo.


Photos: Andreas Schmidt