Diez razones por la cuales la vida en furgoneta es mejor

Desde los preparativos hasta el viaje propiamente dicho, la vida en furgoneta es una experiencia inigualable. Diez razones por la cuales tú también tienes que hacer un viaje en furgoneta.

Por qué los viajes en furgoneta son incomparables

Por la mañana diriges la primera hacia el ancho mar, por la noche contemplas maravillado las estrellas. Ya se trate de unas breves vacaciones o de una vuelta al mundo, la vida en furgoneta ofrece innumerables momentos hermosos que es imprescindible disfrutar. Las siguientes imágenes del canal de Instagram Go-Van te servirán de inspiración y te animarán a emprender el viaje para descubrir el mundo en una furgoneta camperizada.

1. Vuestra propia casa

¿Reservar una anónima habitación de hotel? Nunca más, ya que la furgoneta se convertirá en vuestro hogar. El equipamiento interior del vehículo lo podéis configurar conforme a vuestros deseos e ideas y podéis llevar en él, por supuesto, todos vuestros tesoros. En este enlace y para apoyaros en los preparativos, os proponemos una lista de equipaje que podéis descargar gratuitamente.

2. Posibilidades ilimitadas

Hoy a Holanda, mañana a Suecia: a la hora de planear un viaje, la furgoneta os ofrece una flexibilidad enorme. Pero por muy espontáneas que sean las decisiones, siempre hay que contar con un equipamiento fiable. ¿Qué os parece, por ejemplo, llevar un mapa y una brújula? De esta forma, al viajar hacia lo desconocido, no tendréis que pasar apuros cuando os toque un punto muerto.

3. El camino es la meta

Lo importante no es solo el lugar de destino, sino que el viaje en sí forma parte de la aventura. En las interminables carreteras de la región de Salt Lake City podréis escapar del ajetreo cotidiano y sentir lo que es la libertad absoluta. El estado de Utah promete una diversidad impresionante, con un clima de estepa extremado que ofrece tórridos veranos e inviernos paradisíacos. En esta región, una de las preferidas por los aficionados a los deportes de nieve, se realizaron los 19 Juegos Olímpicos de Invierno.

4. Tu casa está donde se encuentra tu furgoneta

Con una furgoneta, el mundo entero se convertirá en vuestra casa. Animados por esta idea, los australianos Jess y Jonny, dejaron su rutina diaria y se lanzaron a la aventura. En 2015 cambiaron su piso por una Sprinter, que desde entonces pasó a ser entonces es su vivienda permanente. Entra en este enlace para conocer más detalles sobre esta joven pareja y su vida en la furgoneta.

5. Compartiendo con la familia

Durante el día solemos tener muy poco tiempo para estar con nuestros seres queridos. En cambio, la vida en furgoneta ofrece precisamente eso: vivencias compartidas con familiares y amigos. Es lo que desde 2014, viene haciendo una familia francesa compuesta por cuatro personas, que recorre el mundo en su furgoneta llamada „el lobo gris “ y comparte sus vivencias a través de Instagram.

6. Descubrir nuevo países y nuevas culturas

Salir de viaje, sin más, y ver el mundo con otros ojos. En la furgoneta conoceréis otros países, a sus habitantes y su cultura. En Holanda, por ejemplo, no solo encontraréis molinos de viento. Si de la ventana de una casa cuelga una mochila, significa que uno de sus moradores ha terminado el colegio o el instituto. Viajar a Holanda en Nochevieja merece la pena porque según la tradición, el nuevo año se saluda con un „Nieuwjaarsduik“, es decir, buceando en el mar.

7. Despertar en medio de la naturaleza

Abrir los ojos por la mañana y tu primera mirada se dirige hacia un lago, una montaña o incluso un desierto. Solo en una camper se pueden empezar el día de esa manera y de ello están convencidos el guitarrista callejero español Borja y Suzanne, su novia danesa. Tras haber recorrido juntos Europa con una carpa durante dos años, han comprado una cómoda furgoneta, que posteriormente camperizaron según sus gustos y necesidades. Ahora se encuentran listos para disfrutar de la vida en furgoneta.

8. La aventura os está esperando

En furgoneta hacia lo desconocido. En todas partes viviréis experiencias apasionantes: excursiones en bicicleta de montaña, buceo, o escalada. Pero no solo se puede furgonetear en verano. Hymer y la Sprinter 4×4 ofrecen las condiciones óptimas para unas vacaciones en la nieve, mucho más cerca de la pista de esquí que el hotel. En Sölden (Tirol austriaco), por ejemplo, el teleférico Gaislachkoglbahn quedaría a solo 200 metros del lugar de estacionamiento de vuestra furgo. Así, cada día podréis ser los primeros en llegar a la pista. Haz clic en este enlace para que lo veas tú mismo.

9. Guisando en plena naturaleza

Los auténticos aventureros necesitan, por supuesto, recuperar energías y cocinar en zonas salvajes es una experiencia inolvidable. El lema es „volver a las raíces“, en el sentido literal de la expresión. En varios países la „olla holandesa“ tiene una larga tradición como utensilio para cocinar, asar u hornear a fuego directo. Una vida en armonía con la naturaleza.

10. Un área de descanso durante el viaje

Después de una agotadora jornada llena de aventuras, todos disfrutamos de volver a casa. Y una furgoneta confortablemente equipada ofrece condiciones óptimas para descansar y relajarse. Por cierto, si ya estáis soñando con vuestro próximo destino, entrando en el siguiente enlace conoceréis los diez pasos para poner vuestra furgo a punto para la aventura.


Photos | Go Van