Furgourmet: la historia de un pionero español en el alquiler de Food Trucks.

Un Mercedes-Benz food truck está en una plaza, mucha gente está esperando en fila

Cuando Rubén y Esther se dan cuenta de que quieren un cambio en sus vidas, deciden comenzar de nuevo. Encontraron su felicidad en su tierra natal, España – con dos Mercedes-Benz L 319 y una idea de negocios única.

Una llamada importante.

Rubén empuja la pesada puerta de vidrio con ambas manos. Cuando se encuentra delante del enorme rascacielos y lo mira, se pone a pensar. Es el conocido eslogan de “la búsqueda de felicidad” que le pasa por la cabeza. Con su mujer Esther, se ha trasladado de España a Brasil con la esperanza de encontrar allí un paraíso. Y ha aceptado un empleo en un banco que fuera de la oficina le permite hacer todo lo que le da la gana. ¿Pero era eso realmente lo que él y Esther siempre habían querido? Perdido en sus pensamientos, se sube a un taxi y marca un número. “Esther, ¿eres tú?”, pregunta poco después. Dentro de cinco minutos, la conversación está terminada y una cosa ha quedado clara: junto con Esther empezará una nueva vida. Rubén quita su corbata y se ríe. Si todo va bien, pronto ya no la necesitará.

Un hombre está en una furgoneta

Al principio, Rubén y Esther no tenían claro cómo sería su futura vida.

La búsqueda de felicidad.

“En aquel momento nos dimos cuenta de que nos faltaba algo fundamental. Queríamos invertir el tiempo y la energía que teníamos a nuestra disposición en un proyecto propio, algo concreto”, dice Rubén. En adelante utilizan la mayoría de su tiempo libre para elaborar planes. ¿Qué aspecto podría tener su nueva vida? ¿Cómo podría tomar forma este proyecto? El joven matrimonio sigue teniendo la misma idea: qué hermoso sería volver a su país, a España, llevando consigo una pieza de Brasil. “Como por aquel entonces ya nos gustó la cocina brasileña y hacía poco que habíamos visto un food truck por primera vez, llegamos a una conclusión”, cuenta Esther. Su intención era vender comida brasileña desde una furgo. Y hacerlo en España además.

Un Mercedes-Benz food truck está en un pabellón

En Brasil, Rubén y Esther empezaron a apasionarse con los food trucks.

Una idea original.

Luego Rubén y Esther – cocineros apasionados, pero no profesionales – visitaron varias ferias de comida callejera. Rápidamente se sintieron desilusionados. “Nuestro nivel culinario simplemente no era suficiente para ofrecer el servicio solicitado”, explica Rubén. Sin embargo, después de considerarlo algún tiempo, ambos se dieron cuenta de que precisamente esto podría ser la llave de su éxito.1 “Era nuestro sueño hacer algo especial, algo excepcional. Pensamos que no era nuestra vocación cocinar sino ocuparnos de la organización del proyecto”, dice Esther. Todo aquello hace que a la pareja se le ocurre una idea inusual: El matrimonio quiere ofrecer el primer y único servicio de alquiler de food trucks de comida callejera brasileña en España. Y así es que vuelven a Europa.

Una mujer está en un food truck

A pesar de sentirse desilusionada con las ferias de comida callejera, Esther no está dispuesta a abandonar el sueño de tener su propio food truck.

De vuelta en Europa.

Una ve llegados a Madrid, Rubén y Esther ponen en marcha el proceso: desde el principio delimitan su búsqueda de vehículos adecuados. “Queríamos que nuestras furgonetas reflejaran la singularidad del proyecto también en el aspecto visual”, declara Esther. Por eso, el matrimonio se centró sobre todo en camiones clásicos. “De repente, damos con una hermosa Mercedes-Benz L 319. Era completamente distinta de todos los vehículos que habíamos visto hasta entonces”, dice Rubén entusiasmado. Cuando, un año más tarde, encontraron la segunda L 319, su gran visión de repente se convirtió en realidad.

Dos Mercedes-Benz L 319 están una junto a otra

Los dos Mercedes-Benz L 319 son todo el orgullo de Rubén y Esther.

La señal de inicio.

Sin embargo, al principio la condición de ambas furgonetas no bastaba para formar parte de una flota de food trucks en pleno funcionamiento. La edad de los vehículos convirtió el proceso de restauración en un verdadero desafío. Por eso, el matrimonio pidió asistencia profesional para la conversión. La parte más difícil de la conversión era levantar el techo. “Simplemente tuvimos que crear más altura en la furgoneta para ofrecer la posibilidad de cocinar a nivel profesional”, dice Rubén. Poco tiempo después finalmente había llegado el momento: Rubén y Esther bautizaron la L 319 color rojo cereza “Cherry”, la furgo marrón oscuro “Browny” y su proyecto “Furgourmet”. “Fur” significa “furgoneta” en español, y “gourmet” se refiere al alto nivel gastronómico que deseamos alcanzar“, explica Esther con orgullo. Es el lanzamiento del primer y único servicio de alquiler de food trucks para comida callejera brasileña en toda España y un final feliz sin fin para Rubén y Esther.

Una Mercedes-Benz L 319 marrón en una avenida

Rubén y Esther han pintado “Browny” de color oscuro.

Una Mercedes-Benz L 319 rojo oscuro se encuentra frente a unos árboles

Rubén y Esther han mantenido el color original rojo oscuro de la L 319, que se llama “Cherry”.

La estrella de Mercedes-Benz sobre una capota roja

Rubén y Esther son los orgullosos propietarios de dos furgonetas Mercedes-Benz clásicas.

Un food truck marrón está delante de una pared

Con su apariencia nostálgica, los food trucks de Furgourmet llaman la atención no sólo en España.

Las camperizaciones mostradas han sido ejecutadas por empresas oferentes ajenas a Mercedes-Benz, que no ha controlado los productos en cuestión. Por consiguiente, la imagen no constituye una evaluación de la empresa oferente o de sus camperizaciones a través de Mercedes-Benz.

Fotos: Rubén & Esther

Enlaces para explorar más: furgourmet.com@Instagram, @Facebook, @Twitter

Vito

Con la Vito saldrá siempre adelante. En carretera y en el entorno de competencia de su empresa. La Vito es ejemplar por su rentabilidad y su calidad, pero también por su flexibilidad y su seguridad.

Mercedes-Benz Vito
Slider images