¡Viva el tímpano! – el protector auditivo de un “nómada Sprinter”.

Dos personas que están tumbadas en una furgoneta miran a un puente de acero rojo

“Si no estás viviendo tu vida, parece como si estuvieras muriendo.” El lema que sigue Jack Mann, el fundador de “Vibes”, transmite un mensaje claro.

Un hombre de acción.

El público está listo y la sala llena a tope cuando el grupo de música sube al escenario. El ruido es ensordecedor ya que los aficionados, que están muy ilusionados, dan gritos de alegría cuando la música empieza a retumbar por los portavoces. Para Jack Mann, que ya ha visitado muchos conciertos, todo esto es prácticamente normal, pero esa noche pasa algo que alterará su vida profundamente: sufre lesiones del tímpano. Por eso, Jack tiene que hacer algo para proteger su oído la próxima vez que visite un concierto. Frustrado con la pobre calidad del sonido que le proporcionan los tapones para el oído convencionales, le viene la idea de desarrollar su propio producto – un producto diseñado para reducir el volumen que no afecte negativamente la experiencia del concierto. Así nace la idea de Vibes.

Un hombre está sentado en una furgoneta en la playa

De su experiencia, Jack Mann obtuvo los conocimientos necesarios para implementar su idea de negocio.

Disfrutar del sol y pasar aventuras en la Sprinter en lugar de sufrir gélidos inviernos en casa.

Miremos unos tres años hacia el futuro: mientras tanto, Vibes se ha establecido en el mercado, pero éste no es el único sueño que Jack Mann ha hecho realidad. Ya que le gustan mucho los deportes al aire libre, su aspiración ha sido siempre pasar gran parte de su vida en la naturaleza. Para escapar los gélidos inviernos de su ciudad natal de Minneapolis, suele ir hacia el sur con su novia. Aquellos a quienes les encanta hacer excursiones, ir en bicicleta o probar diferentes alternativas de esquí de descenso, necesitan un vehículo que es ajuste a tales necesidades. Luego de considerarlo cuidadosamente, la pareja optó por una Sprinter. Las exigencias de Mann eran altas: suficiente espacio para poder ponerse de pie en la furgoneta, suficiente espacio para guardar el equipaje, un motor que – hasta en condiciones extremadamente duras – no fallaría, y, finalmente, un gran alcance. Pero había aún más que le convenció al estadounidense a comprarse una Sprinter: “La Sprinter cumple con nuestros requisitos relativos a estilo y rendimiento”, dice Jack que está muy contento con su decisión.

Un hombre y una mujer están sentados en una furgoneta y miran hacia fuera

Un equipo experimentado que viaja junto: Jack Mann y su novia.

La Sprinter sirve como oficina flexible – sea en el bosque, sea en el aparcamiento.

Pero quien crea ahora que el fundador de Vibes no hace nada más que practicar senderismo o esquiar, está equivocado. Tanto Mann como su novia trabajan a tiempo completo y utilizan puntos wifi y cafés para permanecer interconectados. La Sprinter les permite ser móviles y flexibles a la vez. “Con la Sprinter podemos usar cualquier aparcamiento y ésta no da la sensación de ser algo parecido un ‘barco sobre ruedas’”, dice Jack con entusiasmo. Cuando le preguntamos, confiesa que puede resultar difícil concentrarse en el trabajo cuando el ambiente es impresionante y espera ser descubierto. Al mismo tiempo, ambos procuran ser lo más productivos durante del día para poder disfrutar de su tiempo libre y explorar la zona al finalizar la jornada.

Es una experiencia estimulante despertarse en un lugar diferente cada mañana.

Pequeño, pero potente.

El producto que el nombre Vibes representa, es impresionante. En comparación con los tapones para el oído utilizados tradicionalmente, cuyo primer objetivo es proteger el oído, los “Vibes” no sólo reducen el volumen de los sonidos ambientales. En lugar de ser amortiguado, el sonido se transmite sin distorsiones y es posible comunicarse con otras personas como de costumbre. Simultáneamente, el volumen es reducido hasta tal grado que no se producen daños auditivos duraderos. Los “Vibes” se pueden utilizar tantas veces como se desea y su uso no está limitado a los conciertos: durante acontecimientos deportivos, en las fuerzas armadas y en lugares de obras, los Vibes pueden proteger eficazmente el oído.

Una mujer sostiene un tapón para el oído ante la cámara

Los tapones para el oído Vibes: un producto pequeño, pero con gran impacto.

Un buen futuro para todos.

El pequeño, pero muy efectivo equipo de Vibes siempre está buscando nuevas formas de promocionarse e informar a clientes potenciales sobre la pérdida de audición inducida por el ruido. Los grupos sensibles al ruido como, por ejemplo, las personas con autismo también pueden beneficiarse de los tapones para el oído – la joven empresa intenta seguir avanzando en esa área. En cooperación con la Fundación Hear the World, Jack Mann participa en proyectos caritativos, donde una parte recaudada por la venta de cada par de Vibes se donará a proyectos humanitarios. En el Perú, se patrocinan y se llevan a cabo pruebas de audición a unos 31.000 niños. Posteriormente, los niños que los necesitan incluso estarán equipados con audífonos. Jack dice que en el futuro quiere apoyar más programas de oído como éste ya que desea devolver algo a la gente: “Uno de mis grandes objetivos es seguir desarrollando los proyectos humanitarios a medida que crezca Vibes.”

Una furgoneta desde dentro, a través de la ventanilla se ve una montaña

Jack Mann ya ha superado obstáculos más altos que esta montaña.

Una furgoneta está estacionada en medio de un claro en el bosque

Jack no descuida nunca su trabajo, sea en la playa, en el bosque o en la cafetería.

Una furgoneta está estacionada en el desierto, en el fondo se ve ponerse el sol

Gracias a las células solares, la Sprinter de Jack es abastecida de electricidad hasta en tierra salvaje.

Una furgoneta está estacionada en un claro en el bosque

La Sprinter le permite a Jack Mann ser flexible y móvil a la vez.

Una furgoneta convertida vista desde el interior

La Sprinter convertida dispone de espacio suficiente para vivir y trabajar.

Una mujer está detrás de una furgoneta que tiene las puertas traseras abiertas

La Sprinter es el domicilio de invierno de Jack y su novia.

Las camperizaciones mostradas han sido ejecutadas por empresas oferentes ajenas a Mercedes-Benz, que no ha controlado los productos en cuestión. Por consiguiente, la imagen no constituye una evaluación de la empresa oferente o de sus camperizaciones a través de Mercedes-Benz.

Fotos: Jack Mann

Enlaces para explorar más: discovervibes.com – @Instagram, @Facebook

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images