Jeez lleva la tienda de bricolaje a la casa del cliente.

Un hombre junto a la puerta corredera abierta de su Sprinter delante de una nave de almacén

Se acabó cargar con cubos de pintura: con su flota de Sprinter, la start-up Jeez lleva brochas, velo absorbente y rodillos de pintura a la casa de los aficionados al bricolaje, incluso si es una quinta planta. El suministro incluye un asesoramiento profesional de los especialistas de Jeez.

Jeez: “Llevamos el diseño allá donde vives”.

Ajetreo en la nave de almacén de Jeez: Robin está hablando por teléfono mientras recorre los pasillos escrutando los artículos. De forma rutinaria recoge cubos de pintura, velo absorbente y rodillos de pintura para cargarlos al poco rato al Sprinter de color verde brillante de Jeez y desaparecer en el tráfico de hora punta en Darmstadt. Las tiendas de bricolaje están situadas a menudo en la periferia de las ciudades, lo cual exige un desplazamiento largo, sobre todo en las zonas metropolitanas. A este inconveniente se le añade la dificultad de orientarse entre las innumerables estanterías y el enfoque en el precio. Para Robin Lanzer fue motivo suficiente para ofrecer una alternativa con su start-up. La misión de Jeez: ofrecer a los clientes un asesoramiento y servicio que proporcionan un valor añadido en el diseño de la vivienda y suministrar, a la vez, artículos de alta calidad a unos precios usuales en las tiendas de bricolaje. La tienda de bricolaje sobre ruedas lleva los artículos a la casa del consumidor o, en el caso de clientes profesionales, directamente a la obra.

Un hombre con una tableta en un almacén echa una mirada escrutadora hacia un lado

Robin comprueba regularmente las existencias para asegurar a tiempo la reposición.

Todo de un único proveedor.

En la actualidad, los profesionales de Jeez suministran productos a entre 8 y 15 clientes diarios. Si el cliente ya sabe lo que necesita para su proyecto de bricolaje, pide su surtido a través de la página web y acuerda una fecha para la entrega. Conforme a la categoría, se llevan directamente los artículos complementarios adecuados. Si el cliente ha olvidado algo, puede adquirir el producto correspondiente de una gama de 2.000 artículos directamente en la furgoneta. “No solo le llevamos al consumidor a la quinta planta la pintura, sino también todos los demás artículos que tenemos en nuestro surtido.” Si se requiere un asesoramiento, además de la entrega, basta con un clic en el botón rosa de la página web de Jeez para solicitar un asesor. Este se desplaza gratuitamente a la casa del cliente. “Nuestro asesoramiento abarca todos los equipos y artículos que tenemos en nuestro programa. Se lo debemos a la cualificación de nuestros profesionales de Jeez que poseen una larga experiencia en tiendas de bricolaje y conocen toda la amplitud de los surtidos.”

Jeez corresponde a la categoría ‘El mundo digital se encuentra con el mundo real’: digitalmente siempre estamos disponible en cualquier momento y desde cualquier lugar. Pero nuestros clientes visitamos personalmente.
Un hombre sujeta una carta de colores, una mujer apunta hacia un tono de rojo

El profesional de Jeez evalúa la situación y proporciona consejos y ayuda.

Del técnico de laboratorio al fundador de una start-up.

¿De dónde surgió la idea de crear una tienda de bricolaje móvil? “El motivo determinante fue que, desde el inicio de mi vida profesional, estaba trabajando en el sector de las tiendas de bricolaje.” Primero, Robin hizo una formación profesional como técnico de laboratorio. En su posterior carrera de Empresariales, hizo unas prácticas con uno de los principales fabricantes de pinturas de Alemania. Allí, posteriormente, trabajó muchos años en el área de Ventas. En algún momento se planteó crear un camión para la venta de pinturas con los accesorios necesarios. Había nacido la idea para su start-up. “A través de mi función en la venta tuve acceso a una red que me permitió disponer de los contactos necesarios para fundar Jeez sobre una base sólida y sostenible y crear la empresa paso a paso.” Finalmente, el concepto fue avanzando hasta convertirse en una tienda de bricolaje móvil, que creó en 2016 junto con dos socios.

Los consejos de Robin para la fundación de una start-up:

  1. No rendirse nunca, sino demostrar perseverancia. Todos los comienzos son difíciles; por este motivo, la perseverancia es decisiva.
  2. Dar tiempo al tiempo, aunque a veces sea difícil llegar a fin del mes. A veces hay que ser creativo para superar algún cuello de botella. ¡Pero al final habrá valido la pena!
  3. Concederse el derecho de cometer errores: no hay que pretender crear la start-up sin ningún error. En lugar de esperar vale más pasar a la práctica, probar, ensayar y, en su caso, cometer algún error. Aprender de los errores y tratar de cometerlos solo una vez.
  4. “Stay hungry. Stay foolish.” (mantente hambriento, mantente alocado). Ya lo decía Steve Jobs. Siempre hay que tener avidez de conocimientos y mantener la curiosidad y una postura abierta para realizar adaptaciones.
  5. Trabajo en equipo: apostar por el pensamiento positivo a la hora de elegir los colaboradores. Porque, al fin y al cabo, el optimismo es lo que nos hará persistir.

  • Una persona sujeta una carta de colores
  • Un cubo de pintura en una mezcladora de pinturas
  • Vista hacia el interior de un Sprinter con una mezcladora de pinturas integrada
  • Un hombre entrega a un profesional cinta adhesiva desde una furgoneta

Servicio de entrega hasta la quinta planta.

La característica que hace único a Jeez: “El hecho de encontrarnos en el mismo lugar nos facilita otro tipo de acceso al cliente.” La precisión a la hora de recordar la casa estando en la tienda de bricolaje es de entre un 30 y un 40 %. Los profesionales de Jeez pueden mostrar directamente cómo quedaría un determinado color o azulejo en la casa del cliente. A menudo, una cosa conduce a la otra, explica Robin: “Situándonos en un nivel de confianza, la variedad de pedidos es infinitamente mayor que en la tienda de bricolaje. El hecho de llevar y subir el material representa un servicio adicional.” Pero incluso un concepto muy estudiado no es inmune a ciertas dificultades iniciales. “Se empieza desde cero y se necesita ir creando primero una base de clientes. Al mismo tiempo, ya se tiene una cierta plantilla y gastos corrientes.” En estos momentos, Jeez ocupa a diez empleados, con tendencia al aumento: “Actualmente estamos creciendo a un ritmo de dos empleados adicionales cada trimestre. Pero seguramente tendrán que pasar dos o tres años más hasta que no tenga que preocuparme hacia el final del trimestre porque todo marcha a la perfección.”

Activar contenidos de YouTube

Sí, quiero que me muestren contenidos de YouTube. Encontrará más información y posibilidades de decisión en nuestra Política de privacidad y las directivas sobre cookies.

NYBe-MJG8jY
YouTube aktivieren
Reproducir en YouTube
2:35
Espacio de carga acondicionado de un Sprinter con artículos de bricolaje

Equipamiento de vehículos a medida y transporte seguro con el sistema Click de Sortimo.

Gracias al equipamiento Sortimo, todos los artículos están a mano en el Sprinter.

Actualmente, se distingue una tendencia clara en Europa, explica el fundador: “El mercado del ‘Do it yourself’ se está convirtiendo en un mercado del ‘Do it for me’.” Por este motivo, Robin ve el mayor potencial de crecimiento en el ámbito generalista: un profesional que no se dedica en el sentido clásico a un único oficio, sino que trabaja en todos los ámbitos. “El consumidor quiere simplemente una solución; por esto le ofrecemos el servicio Jeez Maker.” Diferentes subcontratistas de Jeez cubren todas las obras en y alrededor de la casa: desde la construcción en seco hasta la jardinería, desde trabajos de techado hasta la pintura. Los sistemas Click portátiles de Sortimo permiten a los profesionales de Jeez salir con el surtido apropiado para cada caso. Eligieron el Mercedes-Benz Sprinter porque el sistema Click de Sortimo se adapta perfectamente a este modelo. “Y, además, porque queríamos poder contar con una marca potente y fiable.”

El equipamiento Sortimo nos proporciona una calidad sólida a la hora de proteger la mercancía y transportar la carga con seguridad.

La competencia anima el negocio.

El empresario está convencido de que, en los próximos diez años, se producirán bastantes cambios en el ámbito de los oficios. “Pienso que, en el futuro, irán surgiendo conceptos similares al nuestro. Si las grandes marcas generan un servicio móvil, nos beneficiamos básicamente de ello, porque de esta manera aumenta también nuestra estabilidad a nivel de las marcas.” ¿Dónde quiere situarse Jeez con vistas al futuro? “Dentro de 20 años queremos estar representados en toda Europa”, responde Robin sin pensárselo dos veces. Su visión: ofrecer el mejor servicio a las personas que desean diseñar su espacio vital. “No queremos suministrar productos, sino soluciones integrales.” Los consumidores deberán poder elegir materiales según un sistema modular, recibirlos en su casa y utilizar el paquete “todo incluido” si lo desean. “Por esta razón, considero el servicio y el paquete completo como misión como algo mucho más amplio que el mero suministro de productos y la variedad que ofrecemos.” Vuelve a sonar el teléfono móvil de Robin: toca hacer la próxima entrega. Y ya vuelve estar a punto de salir.

Dos profesionales con un cubo de pintura y un rollo de velo absorbente en un almacén

Al recibir el pedido del cliente, los profesionales de Jeez van a buscar los materiales pedidos en el almacén.

Vista lateral de una estantería llena de artículos de bricolaje en una nave de almacén

Todo lo que pueda desear un aficionado al bricolaje: en el almacén de Jeez se guardan los artículos clasificados por temáticas.

Un hombre en cuclillas en un Sprinter acondicionado está abriendo una estantería

La furgoneta “Pintura y reforma” está equipado con todos los artículos necesarios para el diseño de una vivienda.

Una persona sujeta una tableta que muestra una pared de color rojo

Una app permite probar el tono de color deseado en la propia pared antes de empezar a pintar.

Una furgoneta con la puerta lateral abierta, con un profesional pegando etiquetas en cubos de pintura

Con la mezcladora de pinturas instalada a bordo es posible preparar el tono de color deseado por el cliente directamente a la puerta de su casa.

Un cubo de pintura en una máquina manejada por dos manos

Solo hace falta agitar una vez más vigorosamente la pintura para poder empezar.

Un hombre sentado gesticula en una nave de almacén

Robin Lanzer es un auténtico profesional del bricolaje y conoce las particularidades del sector.

Fotos: Maren Wiesner

Enlaces para explorar más: jeez.de@Facebook

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images