MVMANT en la Sprinter: inteligencia artificial bajo las palmeras.

A bordo de la Sprinter, la empresa italiana MVMANT consigue resolver el problema de transporte en Dubái. Gracias a la inteligencia artificial, la solución es lo más sostenible y eficiente posible.

Un problema global.

Una calurosa tarde en la ciudad siciliana de Catania: En las plazas que están rodeadas de edificios históricos hay mucho movimiento, en las mesas se sirve café expreso, y se oyen carcajadas y debates animados en la hermosa ciudad al pie del monte Etna. Éste es el panorama que se presenta a los habitantes de la ciudad todos los días. Quienes viajan en coche, sin embargo, verán la ciudad de otra manera. Blochin Cuius es el director gerente de MVMANT (es decir “movemant” o movimiento) y recuerda su época de estudios en Catania: “Ir en coche es una tortura”, dice el italiano acerca del tráfico de su ciudad natal. Lamenta sobre todo que el número de pasajeros por vehículo es muy limitado. Y esto no sólo se aplica a Sicilia. “El promedio global es de 1,2 personas por automóvil”, observa Cuius con preocupación. Llegó a la conclusión de que las cosas no podían continuar igual.

Un rótulo taxi sobre el techo de un taxi

Un servicio de taxis alternativo sirvió de inspiración para una concepción moderna de movilidad compartida.

Inspirados del servicio de taxis local.

Cuando los fundadores de MVMANT eran sólo niños, en Mirabella Imbaccari, un pequeño pueblo en Sicilia, ya se había encontrado una solución a este problema. “Había pocos coches privados y el transporte público era muy deficiente. Y este vacío fue llenado por los taxistas locales”, recuerda Blochin Cuius. Ellos ofrecieron un servicio de taxis modificado. Como conocieron a todo el pueblo y sabían quién tenía que ir adónde y cuándo, podían ofrecer una forma temprana del servicio que más tarde se conoció como “movilidad compartida”. Tomaron siempre en la mejor ruta posible, se llevaron a tanta gente como pudieron, para reducir las emisiones contaminantes per cápita. Con MVMANT, la empresa italiana quería beneficiarse de las ventajas de ese método recreándolo en forma moderna.

Una Sprinter, vista desde atrás, se detiene al borde de la carretera, en el fondo hay grandes edificios de oficinas

Una brillante estrella entre las furgonetas: la Sprinter es un vehículo apropiado para la clientela exigente.

Un gran avance en Dubái.

MVMANT dio un paso importante cuando participó en el programa “Dubai Future Accelerators”. Las más de 2.200 empresas que se habían presentado querían cooperar con el gobierno de Dubái en el desarrollo de nuevas tecnologías, estrategias y conceptos. Pero al final sólo se realizaron tres proyectos. El proyecto iniciado por Blochin Cuius fue el más exitoso hasta la fecha. MVMANT utiliza inteligencia artificial para combinar las solicitudes de pasajeros de manera inteligente para que la mayor cantidad de personas posible pueden ir en sus vehículos Sprinter. La tecnología tras el concepto está diseñada a evitar las rutas poco rentables y reducir las emisiones contaminantes per cápita. En Dubái, el servicio ayuda a numerosas de las principales empresas de tecnología del mundo cuyos empleados se benefician de las rutas flexibles y los tiempos de espera reducidos.

Personas que suben a una Sprinter en Dubái

Los clientes piden la Sprinter a través de una aplicación y generalmente son recogidos dentro de siete minutos.

La Sprinter como plataforma para el progreso.

Ya durante el proyecto piloto en Ragusa, Sicilia, la Mercedes-Benz Sprinter demostró ser el socio ideal para la empresa innovadora. Cuius, su director gerente, se extasía hablando de los materiales de alta calidad y del buen acabado: “Para nuestra clientela en Dubái, resultan especialmente atractivos el confort y el reducido nivel de ruido en el interior de la Sprinter.” Según él, las Mercedes-Benz Sprinter también gozan de un cierto prestigio, un hecho que para muchos pasajeros tiene gran importancia. Como están equipadas con 19 asientos, hay suficiente espacio y esto aumenta la eficiencia del servicio. La idea inicial era utilizar una Sprinter con sólo ocho asientos, pero por casualidad las versiones de mayor tamaño estaban disponibles más rápidamente. Últimamente, esta coincidencia resultó ser una gran fortuna para la empresa italiana cuyo servicio es muy frecuentado en la ciudad desértica de Dúbai.

El sueño de cada conductor.

Como ocurre con cualquier solución de transporte, esta oferta de movilidad compartida requiere conductores cualificados. Y éstos encontrarán en la Sprinter moderna y fiable todo lo que desean. “Nuestro equipo de conductores estaba muy entusiasmado y una vez que habían conducido la Sprinter, habría sido muy difícil para ellos cambiar a otros vehículos”, dice el gerente de MYMANT, Cuius. De hecho, el confort y los asientos ergonómicos no sólo son importantes para los pasajeros. Los conductores también están muy satisfechos con el alto grado de comodidad que ofrece la Sprinter, ya que pasan mucho tiempo al volante. Además, los vehículos ofrecen numerosas posibilidades de personalización. De esta manera, las Sprinter pueden ajustarse muy bien a casi cualquier situación. Y gracias a la asistencia mundial de Mercedes-Benz, una especie de “ángel de la guarda” siempre está disponible con un taller móvil y con piezas de repuesto en el lugar del montaje.

Una Sprinter pasa por el centro urbano de Dubái

A pesar de su longitud de casi ocho metros, la versión alargada de la Sprinter se conduce como un automóvil por las calles de Dubái.

Centrándose en la eficiencia de la movilidad del futuro.

La meta principal de MVMANT para el futuro corresponde a su lema principal: necesitamos muy poco para conseguir mucho. “Pensamos que la movilidad del futuro será un servicio”, pronostica Cuius. “En cuanto la conducción autónoma se integre en el mundo de la movilidad, los coches privados ocuparán sino un lugar marginal”, añade el simpático italiano. Puesto que en todo el mundo sigan subsistiendo las soluciones de transporte poco rentables y los desafíos de primera y última milla, Cuius opina que en muchas ciudades habrá mucho potencial para la realización de dicho concepto de movilidad. En colaboración con científicos de la Universidad de Catania, la empresa italiana seguirá trabajando en la mejora del software. Sin embargo, no es su intención reemplazar el mercado de los taxis, sino formar parte del “ecosistema” de movilidad a demanda junto a ellos. “En Venecia hemos demostrado que, mediante la creación de condiciones justas y un reparto inteligente de trabajo, los taxistas pueden hacerse parte de este ecosistema”, explica Cuius.

Una Sprinter está aparcada frente a un hotel, una Clase G está aparcada delante de éste

Con el servicio de MVMANT es posible que la la Clase G permanezca estacionada.

Fotos: MVMANT, Andreas Albanese, Peter Kasprzyk

Enlaces para explorar más: mvmant.com@Instagram, @Facebook

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images