Un bistró encantador sobre cuatro ruedas: la Sprinter 312 D.

El equipo del Mercedes-Benz camión de comida de “Volpe Leckerei“ está formado por seis personas.

Flexibilidad y poco capital de inicio: El camión de comida de Mercedes-Benz hace posible que el sueño de tener un bistró propio se haga realidad.

“¿Los clientes no nos acuden a nostros? ¡Pues entonces les vamos a acudir nosotros!“

Peter y Marion Wüstkamp deben su idea de negocio a un vendedor de vino caliente poco amable  en la isla de Sylt. Hacía frío, el viento les zumbaba en los oídos y allí había ese señor desmotivado en su puesto de comida ambulante vendiéndoles vino caliente a un precio excesivo. “Así que pensamos que esto se podría hacer mejor“, se acuerda Peter Wüstkamp con una sonrisa. Siempre había sido su sueño y el de su mujer abrir un pequeño restaurante, pero el riesgo les parecía demasiado alto. ¿Qué sucedería si la ubicación resultara equivocada? En este caso, el proyecto en su totalidad estaría condenado al fracaso muy pronto. Y entonces, el vendedor de vino caliente malhumorado les abrió los ojos: “Con un camión de comida los costes fijos son reducidos“, explica el antiguo publicista, “y respecto a la ubicación correcta, puedes experimentar hasta que la hayas encontrado.“ Cuando dejaron la isla en el Mar del Norte y regresaron a casa, había nacido la “Volpe Leckerei“.

El horno en el interior de la Mercedes-Benz Sprinter 312 D puede calentarse hasta los 400 °C.

El plato más popular de “Volpe Leckerei“ es el “Volpeno Kartoffel Karl“ – cocido en el horno de alto rendimiento en el interior de la Sprinter.

Una amplia variedad de platos en poco espacio.

Desde 2015, el matrimonio Wüstkamp ofrece un menú con platos imaginativos y variados en la región del Rin-Meno. Los platos cambian cada semana y derivan sus nombres de miembros de la familia. Muy populares son: la sopa de zanahoria y coco “Kasimir“ con lentejas rojas o el “Volpeno“ de creación propia, llamado “Kartoffel Karl“ – una tortilla hecha de harina de espelta y trigo con cobertura, elaborada con una masa de levadura y cocida al horno a una temperatura de 400 °C. “Lo primero que hicimos después de comprar la furgoneta fue instalar el horno de alta temperatura“, se ríe Wüstkamp. “Al final, la furgoneta sirvió de simple puesto de comida ambulante; anteriormente había sido un autobús lleno de artículos para los aficionados del VfB Stuttgart. De manera que tuvimos que reequiparla según nuestros requerimientos.“ Ahora, el Mercedes-Benz 312 D está equipado con varias creperas eléctricas, neveras profesionales, una cafetera gastronómica y una thermomix. “Así, la furgoneta realmente puede utilizarse universalmente“, dice el gastrónomo entusiasmado. “A lo largo de los años podremos cambiar nuestra oferta culinaria por completo.“

 “Cerrado por visita al taller de reparaciones“ – ¡imposible!

Mientras que los Wüstkamp apuestan por un alto grado de flexibilidad en cuanto a la ubicación y la oferta culinaria, se mantienen firmes en cuanto a la elección del vehículo adecuado. “Desde el principio tuvimos claro que queríamos tener una furgoneta de Mercedes-Benz“, cuenta Peter Wüstkamp. “Se conoce bien la durabilidad de esos vehículos que no son de alta tecnología y por lo tanto perfectos para un comercio como éste. No podríamos permitirnos eso de ’cerrado por visita al taller de reparaciones‘. Necesitamos un vehículo en que podemos confiar.“ Además piensa que ese Mercedes-Benz de los años noventa, una furgoneta gris con un logotipo naranja, tiene un encanto especial. Cosiendo una cadena de banderines multicolor para ella, Marion Wüstkamp lo ha aumentado aún más. Y cuando la cadena está colgada, uno puede estar seguro de que detrás del mostrador no hay ningún vendedor de snacks malhumorado, sino un equipo afable que está contento de haber realizado su sueño.

Imaginativos y creativos: los platos vendidos desde la Mercedes-Benz Sprinter 312 D.

“Al principio, los hombres suelen tener problemas con nuestro eslogan ’Liebevolle Leckereien‘ (’delicias cariñosas’)“, dice Wüstkamp, riéndose. “Pero luego vuelven una y otra vez.“

Sopa de zanahoria y coco con lentejas rojas (receta para 6 personas).

Ingredientes:

  • 1 pieza de jengibre (1 cm), pelada y rallada
  • 1 cebolla blanca, picada
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 3 patatas medianas, harinosas, peladas y cortadas en cubos
  • 1 kg de zanahorias, peladas y cortadas
  • 300 g de lentejas rojas
  • 1 manzana ’Belle de Boskoop’ con cáscara, deshuesada y troceada en cuartos
  • 1 cucharada de caldo de verdura o pasta vegetal
  • 500 ml de leche de coco

Freímos el jengibre y la cebolla en aceite de oliva. Añadimos el resto de los ingredientes (las patatas, las zanahorias, las lentejas rojas y la manzana) y los rehogamos. Desglazamos con caldo de verdura y agregamas agua hasta que las verduras estén bien cubiertas. Las dejamos hervir suavemente hasta que todo esté tierno. Dejamos que la sopa se enfríe, la trituramos y añadimos leche de coco. La volvemos a calentar sin hacerla hervir.

Consejo: Sazonar la sopa con zumo de limón, sal, pimienta, canela, curry y nuez moscada.

Mercedes-Benz Sprinter 312 D, construida en 1998

Modelo

Mercedes-Benz Sprinter 312 D, construida en 1998

Hasta 2013

autobús de artículos para los aficionados del VfB Stuttgart

2013 – 2015

transformación en un camión de comida en Saarbrücken, venta de bocadillos y sopas

Abril 2015

compra del vehículo de “Volpe Leckerei“ , remodelación y transformación completa del aspecto exterior en la “Volpe CI“

Desde agosto 2015

circulando por las carreteras de la región del Rin-Meno

Fold in
Fold out

Fotos: Volpe Leckerei

Enlaces para explorar más: Volpe Leckerei Obertshausen | Germany www.volpe-leckerei.de

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images