Un food truck emblemático: la Sprinter-hamburguesería de Río de Janeiro.

El foodtruck Carango fue uno de los primeros negocios de este tipo que se abrieron en Río de Janeiro. Para su propietario, Leandro Braga, el éxito comercial llegó con la Sprinter.

Deliciosas hamburguesas a ritmo de samba.

Una buena hamburguesa permite matar el hambre de manera rápida, eficaz y por un tiempo prolongado. Por eso Leandro Braga ha denominado “killer“ a su producto más vendido. Este carioca de 37 años es el gerente de la empresa , la Sprinter amarilla, para pedir su “killer“, acompañado de una Calcidis, la legendaria cerveza brasileña.

La Sprinter Carango frente a la laguna Rodrigo de Freitas, en Río de Janeiro

Calor y gente con ganas de marcha todo el año: Río de Janeiro es el sitio ideal para llevar un foodtruck como el de Leandro Braga.

De director de un restaurante a propietario de un food truck.

Leandro trajo la idea del food truck de los Estados Unidos a Río, donde se convirtió en uno de los pioneros en este negocio. Hace 15 años, este titulado en hostelería y gran aficionado al snowboard trabajó como auxiliar en un telesquí de Mammoth Mountains, en California. Al volver a Río abrió inicialmente un restaurante. „Pero el negocio era demasiado sacrificado, con unos costos fijos muy altos. Esta insatisfacción me llevó a recordar los food trucks y a intentar luego trasladar la idea a esta ciudad“. Y tuvo éxito: En horas punta llega a vender 1.000 hamburguesas a 25 reales (equivalentes a unos 7 euros) por unidad, cifras que sin duda hablan de un muy buen negocio. Leandro gestiona su empresa con gran esmero y a un alto nivel profesional, lo cual se manifiesta tanto en la carta de comidas y bebidas, como en la selección del personal y, por supuesto, del vehículo que define su negocio.

La Sprinter Carango: un vehículo poderoso.

„He optado por la Sprinter porque es, sin duda, la furgoneta más fiable que existe, algo muy importante dado el mal estado en que se suelen encontrar las calles de Río, en las que abundan, además, las pendientes extremas. Asimismo, a mis clientes organizadores de eventos les resulta más atractivo que el food truck de su espectáculo sea un Mercedes y no una furgoneta corriente“. El diseño del food truck, propiamente dicho, también gusta mucho a un público que ve en el color amarillo una alusión al sentimiento local de los ,expresión que se usa en Brasil para llamar cariñosamente a un coche. Y con este nombre Leandro refleja también el cariño que le ha cogido a su food truck Sprinter.

Vista frontal de la Sprinter amarilla de Leandro Braga luciendo el distintivo del negocio

La Sprinter Carango es conocida y apreciada en todo Río, en gran parte por su color amarillo, típico de Brasil.

Photos: Food Truck Carango

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images