Cambio de nuestra política de privacidad

Estimado visitante, Actualmente, Daimler AG se encuentra en proceso de reorganización. A partir del 1 de noviembre de 2019, Mercedes-Benz AG será la entidad responsable o corresponsable de este sitio a efectos de lo dispuesto en el R.G.P.D. Declaración de privacidad (actualizada el 1 de noviembre de 2019).

Hacia el Extremo Oriente: la odisea de Marleen y Roderick – Parte 2.

Una furgoneta bajo un cielo estrellado

En el año 2016, Marleen y Roderick dejaron su vivienda. Desde entonces, están viajando por todo el continente asiático. La segunda parte muestra cómo estos holandeses encontraron la felicidad por la ruta indirecta.

El viaje número dos: ahora va en serio.

Después de su primer viaje a Asia en el año 2010, la continuación solo fue una cuestión del tiempo. En abril de 2016, después de una pausa de cinco años, iniciaron el segundo gran viaje, naturalmente de nuevo en su Mercedes-Benz 508 D que, entre tanto, ya tenía 35 años. Pero esta vez había algo diferente: “Habíamos liquidado nuestra vivienda. Dejamos la casa, vendimos la mayor parte de nuestras pertenencias y guardamos el resto en el ático de mi hermano”, cuenta Marleen. Ahora ya hace tres años que la pareja practica la vida nómada, recorriendo toda Asia. “Nuestro interés por conocer esta maravillosa tierra nos llevó a abandonar todas las dudas, subir a nuestra furgoneta y volver a viajar”, dice. Naturalmente, poner en práctica un proyecto así también conlleva dificultades. No siempre, o, mejor dicho, muy pocas veces, las cosas salen según lo planificado. Los dos se tuvieron que ir acostumbrando a este concepto. Y hay que aceptar las cosas tal como vienen. Por ejemplo, durante su viaje no lograron pasar la frontera hacia Nepal y Tíbet, unos países cuya visita les había ilusionado mucho.

El minimalismo como estilo de vida.

A pesar de pequeñas complicaciones, Marleen y Roderick son felices con su decisión de escaparse del sistema. “Es perfectamente comprensible que mucha gente piense que no tienen tiempo o no pueden renunciar simplemente a su trabajo. De cierta manera están atrapados en el sistema. En nuestra sociedad es totalmente normal que el estándar de vida aumenta junto con los ingresos y los gastos fijos vayan subiendo en consecuencia. Es un eterno círculo vicioso”, opina la mujer de 37 años. Marleen y Roderick ya procuraron evitar este circuito al acabar los estudios. Mantenían reducidos sus gastos, no contrataron ninguna hipoteca, no daban valor a los aspectos materiales y no tienen hijos. La idea: conservar al máximo la libertad, poder ir a cualquier lugar cuando sea que surja el deseo de hacerlo. La pareja opina que la vida en comunidades pequeñas y la proximidad a la naturaleza es la forma de vida auténtica. Porque en las comunidades pequeñas, las personas se cuidan mutuamente y colaboran. El dinero se convierte en algo accesorio.

Un hombre lavándose en un lago

También forma parte del “vanlife” lavarse ocasionalmente en un lago. Esto no es para todos.

De viaje como nómadas digitales.

Sin embargo, viajar sin dinero resulta difícil. Por este motivo, los dos trabajan durante sus viajes en diferentes proyectos. Como nómadas digitales cooperan con varias empresas. Marleen realiza principalmente encargos de escritura, redacta boletines de noticias o blogposts para empresas. Roderick imparte coachings de marketing por Skype. Sin embargo, con lo que más disfrutan los dos es con la colaboración con unas ONG, para los cuales actúan como narradores visuales. En el curso de sus viajes visitan proyectos de las organizaciones y cuentan con la ayuda de imágenes, vídeos y textos las historias de las personas que se benefician de los proyectos. De esta manera llegan a ver lugares que suelen estar fuera del alcance de los turistas. Las historias detalladas se pueden leer en su blog Circumbendibus.

El blog Circumbendibus.

En su blog, Marleen y Roderick quieren compartir dos cosas muy importantes que aprendieron con el “vanlife”:

  1. El mundo es un lugar lleno de personas cordiales y buenas. “Al seguir las noticias, es fácil caer en el pesimismo y la desconfianza frente a culturas extrañas. En nuestros viajes hemos experimentado todo lo contrario. En países como Turquía, Irán, Pakistán e India, de los que llegan frecuentemente noticias más bien negativas, hemos vivido una extraordinaria hospitalidad”, explica Marleen.
  2. La tierra es maravillosa. Los dos utilizan el blog para contar historias de personas que, al igual que ellos, viven en contacto con la naturaleza. De esta manera, el blog se convierte en una plataforma que permite compartir técnicas, actitudes ante la vida y experiencias: una fuente de inspiración para todos los que sienten en su interior el mismo cosquilleo que Marleen y Roderick.

¿Un viaje sin fin?

Marleen y Roderick van aprendiendo cosas nuevas cada día, y opinan que se han ido convirtiendo en unas personas más positivas. “Ahora confiamos más en todo: en las personas, en su bondad, en nosotros y en nuestro futuro.” Sin embargo, el cosquilleo no los ha abandonado en ningún momento. “Somos viajeros. Siempre estaremos a la búsqueda de algo. En nuestro último viaje lo hemos aceptado por fin.” Por lo tanto, todo indica que la pareja seguirá recorriendo el mundo en su furgoneta. Actualmente se encuentran en Japón y están planificando viajar por zonas de Asia que no conocen todavía. Los paisajes, las culturas, la buena comida: esta parte del mundo los atrae como un imán. Sin embargo, todos los viajes tienen un fin. Para cuando llegue el momento, los dos ya tienen una visión: una casita propia en contacto con la naturaleza, estando siempre abiertos para emprender una nueva aventura.

5 consejos de Marleen y Roderick para todos los interesados en un estilo de vida alternativo:

  1. Modestia: no hace falta tener un camión 4×4 para explorar el mundo. El Mercedes-Benz 508 D de 35 años de antigüedad es fiable y fácil de mantener gracias a su diseño sencillo. El dinero se debería utilizar mejor para viajar en lugar de para comprar un coche caro.
  2. Timing: no hay ningún momento perfecto para practicar el estilo de vida soñado.
  3. Dudas: ¡en caso de tener reparos, simplemente hay que lanzarse y dar el primer paso! Las preocupaciones irán desapareciendo paulatinamente.
  4. Preguntas: se debería reflexionar qué es lo que suscita el anhelo de tener una vida más sencilla o hacer un gran viaje. ¿Tal vez el deseo de tener más tiempo para uno mismo? ¿Las ganas de conocer otras gentes y culturas? Estas consideraciones ya se deberían ir integrando en la vida.
  5. Realismo: la vida en la furgoneta parece muy romántica (sobre todo en Instagram). Pero también supone trabajo duro. En el fondo, se debería crear el hashtag #realvanlife para tematizar los retos diarios y las complicaciones, por ejemplo por la falta de una ducha. Esta vida no es para todo el mundo.

Dos personas al lado de una furgoneta contemplan la puesta del sol

Marleen y Roderick son conscientes de que todos los viajes terminan en algún momento. Pero en este momento, la idea aún es muy lejana.

Un grupo de personas sentadas en el suelo a la luz de una lámpara de aceite

Para esta pareja, el aspecto más bello de viajar es conocer a gente nueva de diferentes culturas.

Un grupo de mujeres sonríen a la cámara

Como narradores visuales para ONG, los dos holandeses cuentan historias de personas apoyadas por las organizaciones.

Dos hombres delante del portón trasero abierto de una furgoneta

En su blog, Marleen y Roderick no solo cuentan su vida en la furgoneta, sino, sobre todo, de las personas que encuentran.

Las camperizaciones mostradas han sido ejecutadas por empresas oferentes ajenas a Mercedes-Benz, que no ha controlado los productos en cuestión. Por consiguiente, la imagen no constituye una evaluación de la empresa oferente o de sus camperizaciones a través de Mercedes-Benz.

Enlaces para explorar más: circumbendibus.org@Instagram, @Facebook

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images