Cambio de nuestra política de privacidad

Estimado visitante, Actualmente, Daimler AG se encuentra en proceso de reorganización. A partir del 1 de noviembre de 2019, Mercedes-Benz AG será la entidad responsable o corresponsable de este sitio a efectos de lo dispuesto en el R.G.P.D. Declaración de privacidad (actualizada el 1 de noviembre de 2019).

Hacia el Extremo Oriente: la odisea de Marleen y Roderick – Parte 1.

Dos personas dando saltos junto a una furgoneta

Hacia la felicidad por la ruta indirecta: este es el lema de los holandeses Marleen y Roderick. En el año 2010 hicieron un primer largo viaje por Asia, y en el año 2016 liquidaron incluso su vivienda. Desde entonces están viajando por todo el continente del sol naciente.

Impulso viajero hacia el Este.

Circumbendibus es una palabra en latín. Su significado es: seguir una vía indirecta para llegar a un destino o contar una historia. Los holandeses Marleen y Roderick siguen raras veces el camino establecido de A a B. Por lo tanto, este término les va como anillo al dedo. Desde 2016 se pasean en su Mercedes-Benz 508 D por todo el continente asiático. Un viaje con mochila al hombro por Tailandia, Laos y China despertó en 2008 las ganas de viajar y, a la vez, el anhelo de acercarse más a la naturaleza. A lomos de unas motocicletas alquiladas descubrieron lugares que no figuran en la guía de viajes. Conocer a nueva gente y su actitud inspiradora ante la vida llevó a Roderick a tomar una decisión: “Volveremos aquí, pero con nuestro propio coche.”

Una pareja mirando por la ventana de una furgoneta

En un primer momento, el concepto de “vanlife” era desconocido para Marleen y Roderick. Fue el reto perfecto para los dos.

Vivir sobre cuatro ruedas.

¿Realmente se puede hacer un viaje tan largo en una furgoneta? Para Marleen y Roderick, la respuesta a esta pregunta era tan lejana como el mismo continente asiático. Fue el año 2008, cuando el concepto de “vanlife” aún era poco conocido. “No conocíamos a nadie en nuestro entorno que hubiera hecho algo así”, recuerda el hombre de 36 años. Investigaron detenidamente para encontrar el vehículo ideal. El mismo año de su viaje a Asia encontraron lo buscado. Un Mercedes-Benz 508 D, su mejor inversión hasta ahora. “Para nosotros, nuestra furgoneta es sinónimo de libertad, oportunidades y experiencias”, cuenta Marleen. La antigua ambulancia del ejército era perfecta para sus planes de viaje: sólida, compacta y robusta.

Una vieja furgoneta recorre un valle polvoriento

Después del viaje a Asia es antes del viaje a Asia. Sin embargo, no es posible sin un cierto colchón económico.

Un mecánico trabajando en una furgoneta

El lema de Marleen y Roderick: vale la pena invertir un esfuerzo extra en la modificación. Esto permite evitar problemas más tarde.

Un proyecto que no se debería subestimar.

Marleen y Roderick decidieron convertir el coche en su futuro hogar sobre ruedas. Ciertamente, la furgoneta ya llevaba 30 años a cuestas, pero con tan solo 40.000 kilómetros se encontraba en condiciones perfectas. Como profanos absolutos, los dos preveían unas tres semanas para la transformación. Pero, finalmente, la furgoneta solo estuvo terminada al cabo de unos nueve meses. ¡No se debería subestimar un proyecto así! Sin embargo, tanto sudor y esfuerzo valieron la pena: hasta hoy, nueve años después, el coche funciona a la perfección. Además de realizar las modificaciones básicas (gas, electricidad, tuberías de agua), los dos holandeses equiparon el 508 D con mobiliario de madera, un portaequipajes de gran tamaño en el techo, una instalación solar, un sistema de filtros de agua y una calefacción. Por cierto: el portaequipajes no solo ofrece espacio adicional para combustible y ruedas de recambio; además, se puede utilizar como solarium.

Empieza el viaje número uno.

En 2010 emprendieron su primer viaje. La ruta: desde los Países Bajos hacia el Este en dirección a Asia. La pareja no había planificado nada muy concreto. “Simplemente queríamos marchar y ver hasta dónde llegábamos”, recuerda Marleen. De esta manera, viajaron desde Europa por Grecia y Turquía hasta Irán y Pakistán. Este primer viaje fue una experiencia espectacular para los dos. “Finalmente llegamos a la India y teníamos previsto quedarnos aproximadamente un mes”, cuenta Marleen. Este mes se convirtió en cinco. Dado que se habían agotado las reservas económicas, volvieron muy a su pesar a casa. Sin embargo, se habían enganchado. Debía seguir el siguiente viaje: aún más lejos, más amplio, más largo. El plan: trabajar tres años para volver a perderse, con nuevos fondos económicos, por las carreteras de Extremo Oriente.

Nos encanta lo sencilla que es la vida cuando viajamos con nuestra furgoneta y cada días nos puede esperar una aventura.

Una fase intermedia para la aventura con la furgoneta.

Además de su trabajo como técnico en biomedicina, Roderick empezó a trabajar como fotógrafo. La India le había inspirado a ejercer este oficio. Marleen se entusiasma: “Roderick es muy observador y ve las cosas desde diferentes perspectivas. Con su lente capta imágenes que cuentan historias.” Roderick también es la parte soñadora de la pareja. Fue él quien tuvo la idea de hacer un viaje de aventuras. En cambio, el punto fuerte de Marleen es crear orden a partir del caos. Esta asesora free-lance sabe cómo se llega de A a B, aunque a veces se vayan tomando desvíos. Finalmente, la fase intermedia duró cinco años en lugar de los tres previstos. De esta manera tuvieron suficiente tiempo para prepararse para su futura vida en la furgoneta. El tiempo se les hizo largo.

Marleen sentada a la mesa del Sprinter con una puesta del sol al fondo

Después del primer viaje, Marleen y Roderick estaban enganchados.

Las camperizaciones mostradas han sido ejecutadas por empresas oferentes ajenas a Mercedes-Benz, que no ha controlado los productos en cuestión. Por consiguiente, la imagen no constituye una evaluación de la empresa oferente o de sus camperizaciones a través de Mercedes-Benz.

Enlaces para explorar más: circumbendibus.org@Instagram, @Facebook

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images