Viajar en la autocaravana antigua: vacaciones familiares en Escandinavia – segunda parte.

Una autocaravana pasa por un bosque

Para los Nehrmann, irse de vacaciones significa montarse en su furgoneta antigua. La segunda parte de la serie revela otra vez por qué la familia ha optado por viajar en la furgoneta.

Un día junto al mar.

La puerta de la autocaravana se abre y dirige una cegadora luz al interior. Michael Nehrmann, su mujer Nadine y sus dos hijos, Karla y Johan, irradian alegría. En cuanto sus ojos se hayan acostumbrado a la luz reflejada por las playas blanquísimas, se ponen en marcha. Cargados con cuatro grandes toallas de baño, varios utensilios de cocina y una amplia selección de juguetes de arena, exploran el terreno desconocido. Rápidamente encuentran el perfecto lugar para pasar un día de playa en la costa del Mar del Norte danesa. Pero, de momento, nadie piensa en tumbarse en la arena. “Venid, vamos a construir un castillo de arena”, dice Nadine a sus hijos.

Una autocaravana Hymer beis está estacionada en una playa blanca

Michael Nehrmann y su familia se han parado en la costa danesa.

El primer apogeo.

Para Michael y Nadine, el buen humor de sus hijos les endulza mucho las vacaciones. Por eso, sus viajes son sumamente variados. “A los pequeños les encanta ir en la Hymer, están contentos cada vez que arranquemos el motor. Por tanto, no permanecemos mucho tiempo en el mismo lugar”, explica el padre. Por esta razón, la primera etapa del viaje por Escandinavia terminó después de cinco días en un puerto de transbordadores en la ciudad danesa de Hirtshals. Su próximo destino será Noruega. Michael dirige la Mercedes-Benz Hymer 540 grande con seguridad a un buque ancho. Dos niños curiosos miran por la enorme ventana del asiento delantero de la autocaravana. Son Karla y Johan que presionan sus pequeñas narices contra el cristal frío. Se quedan muy asombrados. Para los dos niños, la amplia superficie del transbordador es el primer apogeo de las vacaciones.

Los consejos de Michael para viajes por Escandinavia:

  1. Aprovéchate del “Derecho público de libre transito en la Naturaleza” y duerme al aire libre.
  2. Conduce despacio y con cuidado.
  3. Practica el senderismo.
  4. Actúa espontáneamente y limítate a una planificación general.
  5. Otra cosa muy importante: aprende a pescar. Yo no lo hice, lo que fue un gran error.

Todos se divierten mucho.

“No esperamos que nuestros hijos vean las cosas de la misma manera que nosotros”, explica Michael que lleva tres días viajando por Noruega con su familia. Por ello, es completamente normal para los padres que Karla y Johan sigan hablando mucho del transbordador, aunque se encuentren ante unos de los paisajes más impresionantes de toda Escandinavia. Por ello, una caminata al pie del glaciar en el hermoso Parque nacional de Folgefonna es una cosa que está reservada a los adultos. Esta vez es Nadine la que parte sola mientras su marido se queda con los niños. Michael rompe el hielo, por así decirlo, cuando les cuenta de la posibilidad de bañar en el gran lago glaciar. Unos instantes después, el padre ya se tira al agua fría junto con sus hijos. Y así es que Karla y Johan acaban por sentirse a gusto en Noruega.

  • Un lago glaciar, en el fondo se ve un paisaje boscoso y montañoso
  • Un panorama vespertino en un parque nacional
  • Una autocaravana entra un puerto de transbordadores
  • Una mujer y un niño hacen una caminata

Las bayas misteriosas.

Es el octavo día en Noruega y los niños siguen disfrutando de las vacaciones. El punto más importante del programa de hoy es recoger las misteriosas moras de los pantanos. Por tanto, Michael dirige la vieja Hymer a un lugar en las cercanías del lago de Heddersvatnet. Se dice que alrededor de las aguas estrechas existe una gran concentración de dicha planta nórdica. Cuando los Nehrmann encuentran un lugar apropiado para aparcar, estacionan la furgoneta con cuidado. Ahora ha llegado el momento para iniciar la “caza del tesoro”. En menos de una hora, Karla y Johan ya tienen un sinfín de bayas de color naranja-rojizo en sus manos. Pero la gran motivación de los hermanos disminuye considerablemente cuando prueban lo que han coleccionado. “Creo que a los noruegos las bayas ácidas les gustan más que a nosotros”, dice Nadine con una sonrisa.

Han llegado a su destino.

Después de pasar once días en Noruega, la familia emprende la última etapa de su viaje por Escandinavia. La llegada en Småland, donde van a visitar a sus parientes suecos es el objetivo principal del viaje. Tras casi tres semanas de viaje, todo empieza a encajar. Y la constante durante todo ese tiempo ha sido la gran furgoneta vieja beis con la que padres e hijos han recorrido bosques misteriosos, se han parado en lagos aislados y han dormido en los lugares que más les gustaban. Y lo que para Michael y Nadine ya estaba claro, ahora también resulta comprensible para personas ajenas: realizar viajes largos con los niños en la autocaravana no sólo es posible, sino realmente maravilloso.

Una autocaravana está estacionada en una playa

Siempre que un lugar le gusta a la familia, aparcan su autocaravana allí y exploran el área a su alrededor.

Un niño pequeño entra corriendo en un lago

Johan valora las numerosas posibilidades de bañarse durante el viaje.

Un hombre se desplaza en bicicleta con un flotador sobre el hombro

Para sus hijos, Michael Nehrmann se emplea a fondo.

Una mujer y niño pequeño se bañan en un lago

Nadine y su hija Karla se bañan en un lago en Suecia.

Un niño pequeño sostiene unas bayas rojas en sus manos

Con orgullo, Johan sostiene las moras recogidas de los pantanos en sus manos.

Una autocaravana cruza un puente en un bosque

Incluso en los bosques de Noruega, la Hymer 540 beis es una verdadera atracción.

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images