Viajes vinícolas y gourmet por Nueva Zelanda con Odyssey y el Sprinter.

Gareth Kelly lleva a sus huéspedes a un mundo maravilloso lleno de experiencias sensoriales: catas de vino, delicias culinarias y visitas a bodegas forman parte del programa que ofrece algo para todos los gustos.

La pasión convertida en profesión.

Gareth Kelly es un sibarita hasta la médula. Al acabar su carrera de Derecho, este descendiente de inmigrantes irlandeses prefería ver mundo en lugar de quedarse en Nueva Zelanda y encontró un empleo como guía turístico en Europa. Allí surgió su pasión por el buen vino y la buena comida. En la actualidad, Kelly explota en su país la empresa de viajes vinícolas y gourmet Odyssey New Zealand.

Gareth Kelly en un viñedo

Delicias culinarias y excelentes vinos.

La empresa lleva a sus huéspedes en excursiones de un día o medio día a las mejores bodegas y restaurantes de la zona Hawke’s Bay en la costa Este de la isla septentrional. Además, dispone de unas dependencias en la isla meridional cerca de Queenstown, donde los turistas de Odyssey disfrutan igualmente de lo mejor que puede ofrecer la gastronomía de la zona.

Hawke’s Bay es la zona vinícola más prestigiosa y más antigua de este estado del Pacífico. Las competiciones de los medios especializados internacionales demuestran que los mejores vinos se encuentran perfectamente a la altura de la élite de los caldos europeos.

El sol ilumina las vides

Odyssey New Zealand se encarga de la planificación.

Donde se consuma un buen vino no puede faltar una buena comida. En consecuencia, los que viajan por la zona pueden disfrutar de una amplia oferta de restaurantes de lujo. «Sin embargo, los turistas exigentes a menudo no tienen tiempo para prepararlo todo a la perfección», cuenta Gareth Kelly. «Por este motivo, les ofrecemos diferentes excursiones hacia las mejores bodegas de la zona.» Con unos pocos clics en Odyssey New Zealand o una llamada telefónica basta para participar.

La visita a un restaurante se convierte en toda una experiencia.

Además de las catas de vino, las grandes bodegas, como «Mission Estate», «Craggy Range» o «Elephant Hill» ofrecen también una excelente cocina en sus propios restaurantes. «Allí, nuestros huéspedes pueden almorzar o disfrutar de un menú de cinco platos para cenar», dice Gareth Kelly, que es él mismo un excelente cocinero y el organizador también de exclusivas comidas-experiencia en su complejo de apartamentos con vistas al mar.

Algunas personas están comiendo en una terraza

El Mercedes-Benz Sprinter como acompañante de viaje.

Una función clave para el éxito de la oferta de Odyssey corresponde a los guías Odyssey. Ellos conducen los huéspedes de una bodega a otra. El vehículo de su elección: el Mercedes-Benz Sprinter. Gareth Kelly: «Nuestros guías son mucho más que solo conductores. Les hablan a los huéspedes sobre el país y sus gentes y saben explicar muchas cosas de buenos vinos.» Naturalmente, los guías no beben ni una gota durante los viajes. «Mis empleados están encantados con el Sprinter», cuenta Kelly, «porque esta furgoneta es simplemente cómoda de conducir. De esta manera se pueden concentrar plenamente en la comunicación con los huéspedes.»

Varias personas viajan con el Mercedes-Benz Sprinter por Nueva Zelanda

Con el guía a través del paraíso.

Kelly sabe por experiencia lo importante que es el viaje a bordo de los Sprinter para el estado de ánimo. Siempre que tiene tiempo, toma personalmente el volante y ejerce la función de guía. «Vivimos en una de las zonas más bellas del país. Es simplemente maravilloso conducir a los huéspedes por el paisaje y mostrarles los atractivos de la naturaleza.»

Y de éstos hay bastantes, por ejemplo la playa de Cape Kidnappers, donde desembarcó antaño James Cook. O la montaña Tamata Peak, cuyos flancos siempre verdes recuerdan la Comarca del Señor de los Anillos. Desde la cumbre de la montaña se disfruta de una panorámica fantástica de toda la zona que alcanza hasta el Pacífico. Kelly conduce allí a los turistas regularmente para ver la puesta del sol. A más tardar en este momento, incluso el último huésped se da cuenta de algo que Kelly ya sabe muy bien: «¡Aquí se vive realmente en un paraíso!»

En las visitas guiadas a las bodegas hay mucho para ver.

Aquí, el buen vino goza de una larga tradición y se encuentra perfectamente a la altura de los mejores caldos europeos.

Nueva Zelanda no solo ofrece deliciosa comida y buenos vinos, sino también unos paisajes espectaculares.

Delicias gastronómicas con Odyssey New Zealand y el Mercedes-Benz Sprinter.

Odyssey New Zealand

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images