Cambio de nuestra política de privacidad

Estimado visitante, Actualmente, Daimler AG se encuentra en proceso de reorganización. A partir del 1 de noviembre de 2019, Mercedes-Benz AG será la entidad responsable o corresponsable de este sitio a efectos de lo dispuesto en el R.G.P.D. Declaración de privacidad (actualizada el 1 de noviembre de 2019).

La aventura de la Carretera Panamericana: una familia en la carretera más larga del mundo.

Un gran camión verde recorre un camino en el desierto, en el borde del camino hay unos cactos enormes

Michaela, Thorben y sus dos hijos llevan una vida de trotamundos. Sus viajes han hecho famosos a la familia por varias razones.

Trotamundos con niños.

Completamente ensimismados, Michaela y Thorben están metidos hasta los tobillos en el agua. Al igual que casi todos los días, el sol brilla intensamente. Aquí, en el estado indio de Goa, todo parece irradiar calor: el clima, la playa y la gente. Ello no facilita a los dos trotamundos de Alemania mantener la decisión que han tomado. No pasará mucho tiempo antes de que vayan a decir adiós para siempre. Decir adiós a su gran pasión por los viajes. Éste es su plan. Es que Michaela y Thorben Schmitt quieren crear una familia. Por lo tanto, la joven pareja ha decidido que éste será su último gran viaje. Pero ahora están creciendo las primeras dudas: dudas sobre esta decisión aparentemente razonable. Aquí, en la playa de Goa, surge por primera vez el pensamiento de que, en el fondo, quieren hacer ambas cosas: viajar y tener una familia.

Una pareja está sentada en una furgoneta

Michaela y Thorben en las playas de Goa en su furgoneta de entonces, una Mercedes-Benz L 319.

Su objetivo: recorrer la Carretera Panamericana.

“Hasta ese momento estábamos convencidos de que sólo era posible pasar las vacaciones con niños o en el Mar del Norte o en una granja. Sin embargo, la experiencia que tuvimos en la playa de la India nos ha inspirado a emprender grandes viajes también con la familia”, dice Michaela. O sea, en lugar de marcar el final de su pasión por los viajes, supuestamente el último viaje resultó ser el comienzo de algo nuevo, algo grande. En Goa, la pareja se planteó un objetivo muy ambicioso: querían recorrer la Carretera Panamericana, la carretera más larga del mundo – junto con su niño. Un poco más tarde, de vuelta en Alemania, nació su hija Romy. Cuando tenía dos años, el 13 de junio de 2015 el trío realmente lo dejó todo. Aunque el término “trío” no es del todo correcto. Un fiel compañero de la joven familia también está presente. Los tres cariñosamente lo llaman “rana”. Se trata de un enorme camión verde, un Mercedes-Benz LA 911 B MA que está aparcado sobre un transbordador y va a seguir a Michaela, Thorben y Romy en su viaje a través del Atlántico, al punto de partida del gran viaje: Alaska.

Toda la ruta de la familia Schmitt.

Toda la ruta de la familia Schmitt.

Una gran sorpresa.

Partiendo de este 49° Estado de los EE.UU. Alaska, en los dos años siguientes la familia recorrió casi 100.000 kilómetros y visitó 19 países diferentes. El tiempo que pasaron en la Carretera Panamericana dio innumerables regalos a los Schmitt. Y el regalo más hermoso ya se manifestó al principio del viaje. Después de tan sólo tres semanas, mientras estaban en Canadá, resultó que Michaela se había quedado embarazada de nuevo. “Después de superar el choque sufrido a causa del embarazo, examinamos tranquilamente por qué no debería ser posible viajar durante el embarazo y dar a luz a un niño en un país extranjero”, cuenta ella.

Los Schmitt optaron por continuar el viaje a pesar de todo y fueron recompensados por su valor. “A excepción del hecho de que vivimos en un espacio muy reducido y tuvimos que ir al medico o en Canadá o en Alaska o México, fue un embarazo normal”, explica la madre de dos tranquilamente. Finalmente, su hijo Levi nació sano y sin incidentes en el Caribe Mexicano.

Es realmente increíble, pero durante nuestro viaje de casi 100.000 kilómetros no tuvimos ni una avería con nuestra rana.

Descubrir el mundo con una “rana”.

La familia de cuatro también se lo debía al peso pesado verde a su lado que la continuación del viaje – que no estaba prevista originalmente – transcurrió sin complicaciones. “Es realmente increíble, pero durante nuestro viaje de casi 100.000 kilómetros no tuvimos ni una avería con nuestra rana”, cuenta Thorben. Los Schmitt encontraron su Mercedes-Benz LA 911 B MA – ¿cómo podría ser de otro modo? – en una de las playas de Goa. Allí conocieron a los entonces dueños del vehículo. “Hasta 1998, el camión sirvió a la Policía Federal de Fronteras como radiopatrulla. Después fue convertido en un vehículo de expedición. Nosotros somos los cuartos dueños y hemos efectuado algunos cambios en el habitáculo”, explica Thorben con orgullo. En el lado derecho de la parte trasera del vehículo muy abultado está escrito en letras blancas: www.hippie-trail.de. Es el dominio del blog de Michaela y Thorben. Su presencia en internet, originalmente concebida como diario de viaje, ha dado a los Schmitt fama y renombre en el mundillo de los viajeros.

  • Una familia está parada delante de una señal de madera
  • Un camión verde recorre un camino arenoso
  • Un camión verde está estacionado delante de un monumento grande de piedra
  • Una familia se encuentra debajo de una estatua grande de piedra

Merece la pena.

Esta fama se debía al libro escrito por Michaela “Ausreisser: Abenteuer Panamericana”, que era una especie de ampliación de su blog en línea. “Por un lado, fue pensado como relato de viaje con recomendaciones especiales sobre puntos de interés a lo largo de nuestra ruta. Por otro lado, se ocupaba de temas como la satisfacción, la gratitud, la caridad y un cambio de actitud en cuanto al consumismo”, explica Michaela. El libro tuvo tanto éxito que los Schmitt fueron invitados a aparecer en la televisión alemana. El 12 de julio de 2018 aparecieron en el programa de entrevistas de Markus Lanz y contaron su historia ante una audiencia de millones de espectadores. O sea, ¿es éste el final feliz? “No, ¡desde luego que no! Hemos entendido que no tenemos que dejar de viajar nunca”, dice Thorben con satisfacción. Los Schmitt se miran el uno al otro y empiezan a sonreír.

Un camión verde está subiendo una pendiente

En algunos sitios, el terreno de la Carretera Panamericana resulta particularmente difícil para vehículos.

En una playa, un gran camión verde atraviesa el agua

El Mercedes-Benz LA 911 B MA también es muy apropiado para conducir por el agua.

Dos adultos y dos niños están sentados delante de un camión verde

A los dos hijos, Romy y Levi, les encanta viajar en el camión verde.

Una familia está parada delante de un camión verde

Este panorama de las montañas peruanas sirvió de portada para el libro escrito por Michaela.

Las camperizaciones mostradas han sido ejecutadas por empresas oferentes ajenas a Mercedes-Benz, que no ha controlado los productos en cuestión. Por consiguiente, la imagen no constituye una evaluación de la empresa oferente o de sus camperizaciones a través de Mercedes-Benz.

Fotos: Michaela & Thorben Schmitt

Enlaces para explorar más: hippie-trail.de – @Instagram

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images