Escapadas de fin de semana con la autocaravana: con Le Loup Gris en el Sprinter por Canadá.

r7TTF-B-fDQ
Reproducir en YouTube
4:09

Pasar tiempo juntos en la naturaleza estrecha los lazos entre Yan Tremblay y sus hijos. Al escapar de la vida cotidiana, los chicos y su padre se concentran en lo esencial y disfrutan de vivencias intensas en las carreteras de Canadá.

La época de vacaciones es época de autocaravanas.

Yan Tremblay luce una sonrisa muy especial cuando está sentado con sus chicos junto a la hoguera. El ligero chisporroteo de la leña del fuego se mezcla con el ruido relajante de las olas. El padre, los hijos y este lazo muy especial entre ellos: esta noche, todo esto vuelve a formar una unidad. El nuevo mes inicia la temporada de vacaciones. Para los Tremblay, esto es sinónimo de temporada de autocaravana. También este verano han aprovechado la oportunidad. Se ha convertido en un ritual necesario para esta familia canadiense: cada vez que la vida cotidiana lo permite, se escapan de ella. Con su Sprinter 2500, los tres hombres pueden alcanzar todos los lugares que significan ocio para ellos.

Yan Tremblay y sus dos hijos en una hamaca

Sus viajes por carretera han unido aún más a la familia.

El sueño de la autocaravana se debe hacer realidad.

Estos lazos estrechos en la familia no siempre eran posibles. “Antes tenía dos empleos; siempre estaba de viaje y ocupado”, dice Yan Tremblay, refiriéndose a la época cuando trabajaba de bombero y tenía, además, un segundo empleo. La relación con sus hijos sufrió de esta situación. De una charla con su hijo Loan surgió entonces el nuevo impulso: el niño, que tenía cuatro años en aquel momento, se quejó de que el padre no estaba nunca con la familia. “Le pregunté qué le gustaría hacer”, dice Yan Tremblay. El hijo pidió que su padre hiciera realidad un sueño largamente esperado: construir una autocaravana y hacer un viaje con ella. Dos semanas después poseían una autocaravana y viajaron a Terranova.

Este gran paso representa el inicio de un nuevo ritual familiar y el futuro apodo de la formación de Tremblay. Por casualidad, al despegar los adhesivos antiguos de la furgoneta, Yan descubrió la inscripción “Loup” (lobo) en la parte trasera del vehículo. “Lo encontramos divertido y lo dejamos así. Desde entonces, nos llamaron ‘Le Loup Gris’ (el lobo gris), porque nuestra furgoneta convertida era de color gris”, recuerda el jefe de la manada aventurera de Montreal.

Hace poco, mi hijo menor mi dijo lo más bonito que pudiera decir. Opinó que deberíamos vender la casa y vivir en la autocaravana.
  • Un chico colocado en el techo de una autocaravana
  • Un padre, dos hijos y un perro corren por la orilla de un lago
  • Dos parques Sprinter en la naturaleza en Canadá
  • Un padre, sus hijos y un perro están sentados en una playa de guijarros. Están mirando hacia el mar

Conversión hecha en casa.

A la primera furgoneta le siguió, en 2015, la segunda, esta vez con tracción total. “Para los duros inviernos canadienses”, explica el padre. La nueva autocaravana deberá corresponder plenamente a las necesidades de la familia Tremblay en sus imprescindibles escapadas. Por este motivo, el mismo Yan Tremblay se encarga de hacer la conversión, excepto del sistema eléctrico. Los sueños imprecisos se plasman primero en unos bocetos, y luego, todo va muy rápido. “Ventanas, ventiladores, aislamientos, refuerzo del piso, sistemas de calefacción, equipamiento interior y baca”, describe los pasos esenciales de la conversión. “Estoy orgulloso de que el 90% de la madera utilizada en la autocaravana está reciclada”, declara Yan Tremblay, que recuerda a menudo su propio padre al trabajar. Él le enseñó originalmente lo que significa crear objetos de forma sostenible con las propias manos.

Las 5 experiencias más importantes de Yan de su vida en la autocaravana:

  1. Te das cuenta de lo que significa vivir el momento.
  2. Puedes escaparte de la rutina diaria.
  3. Tienes que afrontar también tus miedos.
  4. Aprendes a desarrollar todo tu potencial.
  5. Pasas un tiempo muy personal y valioso con las personas que te acompañan.

De padre a hijo.

Este gran entusiasmo por el trabajo artesano y el uso responsable de los recursos naturales son partes esenciales de la educación que reciben Loan y Lenny Tremblay. Para los dos chicos es algo natural tomar la bolsa y recoger la basura de la playa antes de empezar a cortar la leña para la hoguera. Yan Tremblay está orgulloso de sus chicos.

Del padre a los hijos: Yan representa este estilo de vida por convicción. La autocaravana es el resultado de esta filosofía. “Hace poco, mi hijo menor mi dijo lo más bonito que pudiera decir. Opinó que deberíamos vender la casa y vivir en la autocaravana”, explica. Luego se queda en silencio y, de repente, vuelve a salir la sonrisa tan especial de Yan Tremblay.

Un hombre está sentado en una pendiente escarpada. La pendiente se eleva sobre el mar

Yan Tremblay se siente feliz de poder compartir su pasión con sus dos hijos.

Un chico corta leña en una playa de guijarros

Los hijos aprenden a trabajar con sus manos, igual que lo aprendió Yan Tremblay, en su momento, de su padre.

Un hombre charla desde una autocaravana con un padre y su hijo que se encuentran igualmente en una autocaravana

En sus viajes por carretera, los Tremblay conocen a otros viajeros con historias similares.

La imagen enfoca a un hombre y dos niños desde un Sprinter

El Sprinter mira a los Tremblays en postura protectora. Para la familia, es algo más que solo una autocaravana.

Dos hombres y dos niños están sentados al lado de un

El pintoresco panorama de Canadá acompaña a la familia en todo momento de su viaje.

Enlaces para explorar más: go-van.com – @Instagram; @Facebook

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images