Cambio de nuestra política de privacidad

Estimado visitante, Actualmente, Daimler AG se encuentra en proceso de reorganización. A partir del 1 de noviembre de 2019, Mercedes-Benz AG será la entidad responsable o corresponsable de este sitio a efectos de lo dispuesto en el R.G.P.D. Declaración de privacidad (actualizada el 1 de noviembre de 2019).

Lola, la Sprinter: un hogar perfecto.

Sprinter gris en la naturaleza

Luke y Katy quieren ser nómadas furgoneteros durante dos años. Antes de iniciar su gran aventura, practican la vida en furgoneta... en la entrada de la casa de los padres de ella, situada en el noroeste de Inglaterra.

Prefieren la vida en furgoneta.

En una entrada de coche en la ciudad de Lytham, Gran Bretaña, está aparcada una Sprinter de color gris oscuro. Los vecinos suelen lanzar miradas curiosas cada vez que Katy Alderson sale por las mañanas de la furgoneta con una taza de café en la mano. La casa de sus padres está justo a lado de lugar de estacionamiento de la Sprinter, pero, al parecer, ella prefiere dormir en el vehículo. En efecto, Katy y su novio, el neozelandés Luke, se han comprado una Mercedes-Benz Sprinter y la han transformado totalmente para poder vivir a tiempo completo en ella y viajar desde Inglaterra para a lugares más cálidos. Y a pesar de que muy cerca de allí tienen abierta la puerta de una vivienda común y corriente, ellos prefieren vivir en la Sprinter.

Sprinter gris en un puente

Luke y Katy se preparan para vivir diariamente en la furgoneta.

Libertad sobre cuatro ruedas.

No es de extrañar, por tanto, que los vecinos sientan curiosidad. ¿Qué motivo puede tener alguien para preferir un coche a una casa? Para Luke y Katy la respuesta es obvia: el deseo de libertad. “Puedes hacer tus maletas y marcharte llevando contigo tu casa. ¿O hay algo más hermoso que llevarse la casa, por ejemplo, a la playa?”, pregunta Luke. Ambos siempre han sido espíritus libres, especialmente tratándose de aventuras relacionadas con el agua. Y Katy, oriunda de Inglaterra, conoció a Luke precisamente cuando él trabajaba en una tienda de surf en su Nueva Zelanda natal. Antes de que trasladarse a Lytham para vivir junto a Katy, Luke había pasado un verano en Portugal, donde la acampada libre está bastante difundida. Allí tuvo la ocasión de conocer a numerosos nómadas furgoneteros, cuya manera de entender la libertad despertó en Luke el deseo de imitarles. Fue así como al volver le dijo a Katy: “Venga, vamos a comprarnos una furgoneta”. Katy se mostró dispuesta y el hecho de que aún no tenían claro si quedarse en Inglaterra o volver a Nueva Zelanda facilitó aún más la decisión. Tres días más tarde en la entrada de la casa, estaba aparcada “Lola” una Mercedes-Benz Sprinter W906, modelo 2006. Cuando se hicieron cargo de la Sprinter, esta presentaba considerables desperfectos. “En realidad era poco más que un caparazón”, recuerda Luke. Por ello, no esperaban demasiado de la furgoneta: necesitaban un sitio para dormir, cocinar y que estuviera provisto de agua corriente.

Si nos lo hubiésemos pensado dos veces, esto no se habría realizado.

La gran aventura.

Hasta entonces la furgoneta había sido usada como casa móvil en viajes por Inglaterra y Gales. Pero ya antes de comprar el vehículo estaba claro que Lola iba a acompañar a los futuros nómadas en un viaje hacia un destino más exótico. „Ahora estamos ahorrando para un viaje largo que arrancará dentro de tres semanas“, comenta Katy. El plan consiste en recorrer Francia y Portugal, donde Luke halló la inspiración para vivir en furgoneta, al igual que países de Europa Central, como Alemania y Austria. La idea es hacer cubrir Europa en dos años para dirigirse posteriormente hacia destinos de ultramar. „Meter a Lola en un transbordador y navegar con ella en dirección a Canadá, eso es lo que nos estamos planteando“, dice Katy.

Tres cosas a tener en cuenta antes de empezar a transformar vuestra una furgoneta:

  1. Fijad siempre vuestras prioridades. Para algunos es indispensable contar con una cama de grandes dimensiones, otros prefieren tener una cocina que funcione perfectamente. El espacio es limitado, por lo que tenéis que decidiros ante de empezar.
  2. Planificad con antelación. La planificación nunca resulta excesiva. Fijaos bien en los pasos que vais dando, porque cada uno de ellos influirá sobre el proceso posterior.
  3. Tomaos tiempo. Haced cada cosa con calma. Pensad en lo que queréis lograr y, si hace falta, tenéis que invertir el doble de tiempo para llevar a cabo los pasos necesarios. De esta forma, aumentará la probabilidad de que el resultado sea satisfactorio.

La camperización.

Luke se crio en una granja, donde desarrolló una habilidad manual que les permitió prescindir de la ayuda de terceros para someter a la Sprinter a una transformación total. Los minuciosos planos que Luke elaboró mediante SketchUp facilitaron mucho el trabajo. Y es que la visualización de las ideas es un factor determinante de la planificación. Como Luke y Katy no son demasiado altos, el objetivo de la cama grande no era prioritario. Sí lo era, en cambio, el disponer de una cocina que funcionase a la perfección.

Capturas de pantalla de los bocetos de Luke

El resultado final fue tal y como Luke lo tenía previsto en sus bocetos.

Capturas de pantalla de los bocetos de Luke

Una herramienta de esbozo en línea ayudó a Luke a diseñar el interior de la camioneta hasta el final.

Los retos planteados por la camperización de la furgoneta Lola:

  • El aislamiento: Al haberse propuesto viajar sobre todo por lugares cálidos, había que mantener fresco el habitáculo.
  • El sistema electrónico: Este apartado puede ser el más complicado.
  • La inspección técnica: El costo previsto de la misma ascendía a 200 libras esterlinas. Pero al haber estado la furgoneta aparcada y sin moverse durante un año se hicieron necesarias más reparaciones, por lo que el costo efectivo de la inspección ascendió a 1300 libras. Un duro golpe para la pareja.

Instagrama como fuente de inspiración.

Pero a pesar de haber sufrido algún que otro disgusto, Luke y Katy no solo aman la vida en furgoneta, sino que se sienten orgullosos de lo que han logrado. “Al verme bajar cada mañana de la furgo estacionada frente a la casa de mis padres los vecinos pensarán que soy una tía extraña”, dice Katy. Pero por otra parte y coincidiendo con el hecho de que estilo de vida de los furgoneteros goza actualmente de una de creciente aceptación, también son muchos los que expresan su admiración. “Me gusta sentir que puedo animar a otras personas a dejar esa rutina que les obliga a trabajar de 9 a 17, o a permanecer encerrados en casa haciendo cosas que les disgustan”, dice Luke. Esa es una de las principales razones por las que Luke y Katy decidieron crear un cuenta de Instagram destinado a compartir sus experiencias en la furgoneta, ofreciendo así una plataforma a través de la cual personas que ellos jamás han visto personalmente reciben sus consejos o bien comunican sus propias experiencias. “Nuestro cuenta nos brinda la oportunidad de establecer contacto con la gente mientras estamos de viaje”, comenta Luke. Aunque ya han planeado un viaje de dos años a bordo de Lola, también barajan la posibilidad de adquirir una nueva furgoneta. “He disfrutado tanto con la camperización, que me muero de ganas de abordar el siguiente vehículo”, explica.

La cama vista a través de las puertas abiertas

Dese la cama se puede disfrutar de hermosas vistas.

Cocina en la furgoneta

Para la pareja, la cocina era el foco principal. Por eso, se hizo un gran esfuerzo para alcanzar la perfección.

Cama ligeramente hacia abajo cuando las puertas traseras están abiertas.

Como Luke y Katy no son demasiado altos, el objetivo de la cama grande no era prioritario. Sí lo era, en cambio, el disponer de una cocina que funcionase a la perfección.

Vista de la cocina

Luke y Katy se ocupan ellos mismos de cada detalles, como, en este caso, de los azulejos.

Las camperizaciones mostradas han sido ejecutadas por empresas oferentes ajenas a Mercedes-Benz, que no ha controlado los productos en cuestión. Por consiguiente, la imagen no constituye una evaluación de la empresa oferente o de sus camperizaciones a través de Mercedes-Benz.

Fotos: Luke Berry, Katy Alderson

Enlaces para explorar más: @Instagram

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images