Lee y Max viajando por Australia, Canadá y luego el mundo entero.

rZ5azfJuMG4
Reproducir en YouTube
4:29

Max y Lee son verdaderos furgoneteros: viajan por el mundo con su perro Occy y su Mercedes-Benz Sprinter – y comparten sus experiencias en YouTube.

En busca de nuevas aventuras.

Max abre el portón trasero: los primeros rayos del sol calientan la Mercedes-Benz Sprinter. Se arrastra a la cama otra vez, al lado de Lee, mientras su perro Occy se recuesta con ellos y disfruta de las primeras caricias del día. La pequeña familia estira las piernas hacia el sol gozando el calor de los rayos. Lentamente, Max y Lee dejan ir la mirada hacia fuera: ayer por la noche se han instalado a orillas de un lago en medio de la nada. Sólo ahora, a la primera luz del día, son capaces de reconocer todo lo que les rodea: la cálida luz del sol ilumina el agua azul y la naturaleza verde alrededor. Empieza un nuevo día – con nuevas tareas, nuevos descubrimientos y nuevas personas.

Max, Lee y Occy

Max, Lee y Occy pronto tenían claro que querían pasar la vida viajando.

Así empezó todo.

Max y Lee se conocieron en Australia. Por aquel entonces, Max trabajaba allí como camillero, Lee finalmente había ahorrado suficiente dinero entre los estudios y el trabajo para viajar a Australia. Pronto se hizo evidente que ambos no sólo compartieron la pasión por los viajes. Después de mudarse a Canadá durante un año para pasar tiempo con Lee y su familia, Max y su novia decidieron convertir su pasión por viajar en su vida: su plan fue hacerse “furgoneteros”, o sea, ir a vivir en la furgoneta. El único problema era que aún les faltaba lo más importante: la furgoneta.

La buscaron y la encontraron.

Cuatro meses y al menos diez vehículos Sprinter más tarde, la pareja finalmente encontró su furgoneta. Los novios viajaron unas cinco horas para mirar la furgoneta – y comprarla ese mismo día. “Teníamos muy claro que queríamos una Sprinter. En primer lugar, Max conocía el vehículo muy bien de cuando trabajaba como paramédico. Y en segundo lugar nos encanta que la Sprinter es tan alta y que te puedes mover libremente en ella”, explica Lee. Habían superado el primer obstáculo: La Sprinter y sus nuevos dueños se habían encontrado. Pero habría otros obstáculos: la transformación que tardó cinco meses e iba acompañada de incontables horas de búsqueda en tutoriales de YouTube y libros, numerosas compras de recambios y materiales para decoración de interiores y un caos interminable en el cableado eléctrico. Pero finalmente pudieron iniciar su vida en furgoneta.

Nuestra Sprinter en tres palabras: fiable, aventurera y acogedora.
Max está trabajando en la Sprinter

Max y Lee han invertido muchas horas de trabajo en la transformación de su Sprinter.

Interior de una Sprinter vacía

Primero sacaron todo lo que había dentro de la Sprinter.

Max, Lee y Occy están sentados en su Sprinter recién transformada

Y entonces – finalmente – pudieron iniciar su viaje.

Datos técnicos de la Mercedes-Benz Sprinter de Max y Lee

Fabricante

Mercedes-Benz

Período de producción

2006

Lugar de producción

Alemania

Modelo

Sprinter 2500 (con techo alto)

Motor

2,7 litros turbo diésel

Longitud

3,56 m

Latitud

1,93 m

Distancia entre ejes

3,56 m

Peso máximo autorizado

1,711 kg

Fold in
Fold out

Dejarse llevar, de un día a otro.

Ya ha transcurrido casi un año y la pareja ha visto bastantes cosas: había de todo – comenzando por alces, osos y bisontes en Canadá, una naturaleza increíble con maravillosas cataratas y jungla salvaje, impresionantes edificaciones como las ruinas mayas, hasta las bicicletas robadas en la segunda noche de su vida en furgoneta. “No planificamos el futuro. Lo que nos gusta de los viajes en furgoneta es la posibilidad de dejarnos llevar”, dice Max. Y eso le pasa a otra gente también: “Nos parece que cada vez más gente aspira a llevar ese estilo de vida nómada y moderno porque ofrece la posibilidad de escaparse de expectativas y presiones sociales”, piensa Lee. “Y simplemente eres más feliz si puedes trabajar y vivir donde quieras. Y lo mejor era que el presupuesto de viaje mensual para los dos en México equivalió exactamente al precio de alquiler para un apartamento en Toronto.”

Del este de Canadá a Guatemala:

“Iniciamos el viaje en Barrie (Canadá). Primero nos fuimos al punto más occidental de Canadá, a Vancouver Island. Desde allí, nos dirigimos en dirección sur, a lo largo de la costa occidental de Estados Unidos – con alguna excursión a los parques nacionales en el interior del país. Después bajamos a México en dirección a Baja California, desde donde cogimos el ferry hasta Mazatlán – tardamos unas dieciséis horas en llegar. México nos dejó absolutamente alucinado: nos hemos tomado mucho tiempo, un total de cuatro meses y medio, para explorar el país y avanzar lentamente hacia el sur. Desde allí, recorrimos todo el país hasta llegar a Belice y luego a Guatemala.”

Un canal de YouTube con una gran visión.

“Lo que hace que estar de viaje sea tan especial para nosotros es que puedes aprender y crecer como individuo”, explica Lee. Y eso es algo que la pareja quiere compartir con otra gente también: después de seis meses en la carretera, empezaron su canal de YouTube, donde presentan las experiencias vividas en sus viajes. Sus amigos les ayudaron a crear su propio canal ofreciéndoles orientación y apoyo durante las primeras producciones. Crearon una cuenta en Instagram también; aquí la pareja comparte fotos de momentos especiales. ¿Y qué es lo que quieren conseguir con esto? “Nuestra visión es compartir mucho más contenido con la intención de hacer una contribución personal a la sociedad con nuestro canal – por ejemplo, logrando que las organizaciones benéficas puedan hacerse oír”, sueña Lee, mientras se desplaza por su cuenta en Instagram.

  • Dog Occy mira desde el Sprinter a una montaña nevada
  • Lee está parada en la puerta de su Sprinter
  • La Sprinter está estacionada en plena naturaleza
  • Max hace una barbacoa delante de su Sprinter en plena naturaleza

Tal como debe ser.

Cuando el dedo de Lee se desliza por la superficie de su móvil, aparecen imágenes instantáneas de muchas horas de felicidad. Hay algo que salta a la vista: Max y Lee están en el lugar exacto en que quieren estar. Y aunque cada día se trata de un lugar diferente – es justo lo que les corresponde. Pues para Max, Lee y Occy no hay nada mejor que despertarse por la mañana, abrir el portón trasero de la Sprinter y empezar un nuevo día con ansias hacia lo desconocido.

Vista desde la cama de la Sprinter al mar

Así es como Max y Lee prefieren empezar el día.

Max, Lee y su perro Occy

La buscaron y la encontraron: los tres están contentos con su decisión.

Max, Lee y Occy están sentados en la parte trasera de su Sprinter

Desde principios de 2018, Max y Lee comparten sus experiencias en el canal de YouTube.

Max, Lee y Occy se han puesto cómodos en la parte trasera de su Sprinter

Max y Lee llevan la vida típica de los furgoneteros.

Max, Lee y Occy en su Sprinter

Una cosa es cierta: los dos han tomado la decisión correcta para ellos – a pesar de todos los altibajos que han experimentado.

Las camperizaciones mostradas han sido ejecutadas por empresas oferentes ajenas a Mercedes-Benz, que no ha controlado los productos en cuestión. Por consiguiente, la imagen no constituye una evaluación de la empresa oferente o de sus camperizaciones a través de Mercedes-Benz.

Fotos: Lee & Max

Enlaces para explorar más: Lee & Max – @Instagram, @Facebook, @YouTube

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images