Katie y su vida en la furgoneta – una aventura con estructura.

Una Mercedes-Benz Sprinter se encuentra en el desierto entre dos cactus

Lagos de verde intenso, frondosos pinares y desiertos rojizos – en su viaje por los Estados Unidos, Katie atraviesa paisajes impresionantes.

Un misterio para unos, un concepto de vida para los otros.

Realizar largos viajes por carretera y hacer excursiones al campo o camping. Así es como Katie solía pasar sus fines de semana antes de iniciar la vida en furgo. De repente le vino la idea de convertir esta vida en su vida cotidiana. Originalmente, Katie había ahorrado suficiente dinero para viajar un año en ella. Ahora Katie está trabajando fuera de la oficina como jefa de redacción y experta en las redes sociales para blogs dedicados a las furgonetas camper, incluyendo su propio blog denominado “So we bought a van”. Y así continúa la vida en furgo.

MYVAN: ¿Cómo se te ocurrió comprar una furgoneta y convertirla tu nuevo hogar?
Katie: Siempre me ha gustado viajar y el modo de vida minimalista me atrae un montón. Yo había llegado a un momento en mi vida en que necesitaba un cambio de perspectiva: en mi vida en general, en mi trabajo – y en ese momento necesitaba un nuevo coche también. En vez de seguir actuando como hasta ahora, mi ex pareja me propuso comprar una furgoneta, transformarla y viajar por los Estados Unidos. La idea surgió en un momento muy oportuno. Pensé “¿por qué no?” – Yo estaba preparada para un cambio radical. Y la idea me pareció fascinante: descubrir el país en nuestro hogar sobre ruedas.

Una Mercedes-Benz Sprinter está estacionada en el parque nacional de Zion en Utah

Un ambiente nocturno en el parque nacional de Zion en Utah.

Vivir una vida normal – pero mientras se está de viaje.

MYVAN: ¿Cómo reaccionaron las personas de tu entorno cuando les dijiste que habías decidido vivir en una camioneta de reparto?
Katie: A quienes no han tenido ningún contacto con la vida en furgoneta les resulta, por lo general, difícil comprender el concepto. Por aquel entonces, cuando salimos de viaje, lo hicimos con un objetivo fijo. Deseábamos visitar todos los cincuenta Estados de EE.UU. Tener un plan, una destinación y un número fijo en mente nos ayudó a entender el por qué de todo aquello. Pero al alargando mi viaje más y más, se me plantearon nuevas preguntas. ¿Aparcar la furgoneta en una calle lateral todas las noches o estar sentados en ella todo el día? Es un misterio para mucha gente. Incluso hay quienes están convencidos de que quiero “escaparme de la vida” o “alejarme de la sociedad”. ¡Vaya disparate! Sigo trabajando y viviendo una vida normal, pero experimento más aventuras que antes.

MYVAN: No has dejado de lado a ningún estado o parque nacional. ¿Cómo has planeado tu ruta de viaje?
Katie: Me gustaría decir de antemano que soy una planificadora apasionada y que ya tenía elaborada una larga lista de lugares que definitivamente quería ver. Pero la aventura más grande resultó ser el camino para llegar a esos destinos en vez de los destinos mismos.

Katie nos revela sus tres lugares preferidos para la vida en furgo en los Estados Unidos

  1. Montana:El bosque nacional de Custer-Gallatin es un verdadero idilio para campistas. Hay preciosas rutas de senderismo que pasan junto a ríos caudalosos y lagos remotos.
  2. Wyoming:Un paisaje llano de muchos lagos ante una vista de montañas nevadas – ésas son las vistas de ensueño de las que los furgoneteros podrán disfrutar cuando hacen camping en el Parque Nacional de Grand Teton.
  3. Utah:Hay diferentes parques nacionales, cada uno más bello que el otro. Y se necesitan sólo unas pocas horas de viaje para ir del uno al otro.

Su hogar no está muy limpio, pero se sienten muy relajados.

MYVAN: ¿Hay que superar retos cuando se vive “en la carretera”?
Katie: El mayor reto consiste en soltar el pasado, ceder el control. Simplemente aprendes a tolerar esa sensación de malestar cuando la tienes. Nuestra furgoneta es perfecta, pero hay factores externos que no puedes influir, como la temperatura. Y yo definitivamente tuve que rebajar mis exigencias de higiene. Pero a pesar de toda la suciedad, el polvo y el sudor, ese estilo de vida realmente vale la pena. Dejas de fastidiarte con cosas pequeñas, simplemente aprendes a familiarizarte con el curso de los acontecimientos. Eso realmente me ha cambiado. Mis prioridades han cambiado. Hoy día, vivo una vida mucho más relajada.

  • Una mujer camina hacia la zaga de una Sprinter
  • Una mujer está al lado de una Sprinter en un camino de carro en Utah
  • Una Sprinter abierta está estacionada en el outback
  • Una fogata sobre suelo arenoso junto a la Sprinter

La fase de transformación: cuando las cosas se juntan.

MYVAN: ¿Cómo se te ocurrió comprar la furgoneta de Mercedes-Benz?
Katie: Con mi ex pareja miramos muchos vehículos diferentes, pero al fin y al cabo queríamos un vehículo fiable. No queríamos comprar una furgoneta que tendríamos que poner a flote primero. Tampoco teníamos muchos conocimientos de mecánica y no queríamos que esto nos estorbase a vivir nuestras aventuras. La Sprinter era justamente lo que habíamos buscado. Cuando la subimos por primera vez y nos dimos cuenta de la gran altura que tiene el interior, sabíamos con más claridad que nunca: ésa es.

Una muchacha está trabajando con el portátil en una furgoneta Mercedes-Benz

Desde que Katie trabaja en la furgoneta, su vida le parece más coherente.

La furgoneta acabada otorga una increíble sensación de bienestar.

MYVAN: ¿Cómo abordasteis la transformación de la furgoneta? ¿Cuánto tiempo tardasteis en salir de viaje?
Katie: De hecho, la investigación fue la parte de la transformación que requirió más tiempo. En cierto modo, me fié de la información accesible por internet. Rebusqué blogs, foros y redes sociales. Eso me permitió hacer preguntas y hacerme una idea de las opciones que hay. Una vez completado el plan de acción, realizamos la transformación paso a paso. Primero instalamos las ventanas y luego el ventilador. Después nos encargamos del aislamiento de las paredes, seguido de la electricidad. Finalmente, era necesario perfeccionar el suelo y las paredes. Con la ayuda de familiares y amigos tardamos unos seis meses en completar el proceso de transformación. Y si bien nosotros mismos diseñamos y montamos los armarios suspendidos, para su elaboración contratamos a un carpintero amigo. La verdad es que yo quería que estuvieran sólidos para poder conducir la furgo sobre carreteras accidentadas sin problemas.

MYVAN: ¿Has tenido alguna vez dudas acerca de tu proyecto?
Katie: De vez en cuando ha sido un verdadero reto no perder la paciencia. Cuando creé mi vehículo de ensueño, éste era el centro de mi vida y todo lo demás se quedó sin hacer. Este proyecto era nuestra máxima prioridad y estaba muy ansiosa por ponerme en marcha. Sin embargo, la transformación de una furgoneta requiere mucho trabajo, el progreso es muy lento. Las obras que se realizan “entre bastidores” son las que consumen más tiempo: el sistema eléctrico, el aislamiento, medir y cortar la madera, etc. Pero luego viene el momento en que todo encajará. Ver la furgoneta acabada al final – la furgoneta en que habíamos invertido tanto trabajo – fue una de las mejores sensaciones que he tenido en mi vida.

“Deberíais preguntaros de antemano exactamente por qué queréis vivir en una furgoneta. ¿Por qué os atrae ese estilo de vida? ¿Tenéis ansias de viajar? ¿De tener una vida simple? ¿Queréis estar más próximos a la naturaleza? Son conocimientos que podréis utilizar tanto en el viaje como en la vida.”
Una Mercedes-Benz Sprinter en la arena blanca

¿Se trata de nieve o de arena blanca? La agilidad de Katie lo revela.

Una mujer está sentada alrededor de una fogata tomando una bebida

Acabar el día alrededor de una fogata es todo un ritual para Katie.

Una mujer camina hacia su Sprinter que está estacionada frente a un lago

El agua fría está a unos pocos pasos de su “puerta de casa”.

Las camperizaciones mostradas han sido ejecutadas por empresas oferentes ajenas a Mercedes-Benz, que no ha controlado los productos en cuestión. Por consiguiente, la imagen no constituye una evaluación de la empresa oferente o de sus camperizaciones a través de Mercedes-Benz.

Photos: Katie Larsen

More Links to explore: soweboughtavan.com – @Facebook, @Instagram

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images