Adiós a la rutina diaria en una antigua Sprinter del correo público.

Sprinter de color rojo con una puesta de sol en el fondo

Bec y Gary son una pareja australiana amante de viajar. Su casa es una Sprinter de color rojo chillón, en la que desde hace más de un año recorren su país natal.

Descubriendo el mundo en la Sprinter.

Bec y Gary siempre están en busca de aventuras. En julio de 2016 decidieron comprarse una Sprinter para transformarla. Habían descartado totalmente la vida sedentaria y querían dejar atrás la rutina diaria para vivir nuevas experiencias. “Algo loco, para escapar de la normalidad.“ Empezaron a buscar en internet alguna furgoneta usada que se adecuase a sus fines, hasta que encontraron una antigua Sprinter que había prestado servicios en Correos y cuyo tamaño les resultaba ideal. Pero el precio del vehículo era entonces demasiado alto, por lo no pudieron adquirirlo de inmediato. Pero en vez de rendirse, esperaron a que el precio bajase, lo que, efectivamente ocurrió seis semanas más tarde. Fue así como, en noviembre de 2016, pasaron a convertirse en los orgullosos propietarios la Mercedes-Benz Sprinter.

Bec contempla el mar acostada en el interior de la Sprinter

Cada día hay una nueva vista para disfrutar.

Sangre, sudor y lágrimas.

Aunque no tenían experiencia en la transformación de furgonetas, querían construir su futura vivienda con sus propias manos, por lo cual este trabajo también formó parte importante de la aventura. Es así como cada detalle de la construcción tiene su historia y cada la selección de cada material tiene sus motivos. En cualquier caso, la transformación resultó más difícil de lo esperado: “No existen los manuales para transformar furgonetas. Hay que atreverse a experimentar y a veces, también, a fracasar. A ello se añade el hecho de que en el interior de la Sprinter predominan las líneas curvadas, lo que dificulta el corte preciso de los aislamientos y revestimientos.“ A pesar de estas dificultades o, mejor dicho, gracias a ellas, aprendieron mucho: “Merece la pena seguir adelante. Cuando uno quiere algo con determinación, lo consigue.“ Al echar la vista atrás, se sienten orgullosos de lo bien que ha resultado la trasformación, a pesar de que aún quedan detalles por terminar, como, por ejemplo, instalar un depósito de agua más grande o un sanitario integrado.

Una Sprinter roja al borde de una carretera que pasa por un paisaje verde

Bec y Gary tienen la posibilidad de contemplar paisajes con los que otros solo pueden soñar.

Un buen equipo trabajando en un espacio reducido.

Gary trabaja mientras va viajando, pues su profesión de diseñador le permite cumplir sus obligaciones profesionales desde el ordenador, sin necesidad de estar en un lugar fijo. Se trata, sin embargo, de una fase transitoria, pues ambos esperan encontrar en internet nuevos empleos que sean adecuados a sus preferencias y que les permitan seguir llevando la misma vida que hasta ahora llevan, en la cual, desde luego, es fundamental el saber funcionar como equipo para solventar tareas como, por ejemplo, cocinar. “Como cocinero Gary es el más creativo de nosotros dos“, comenta Bec, sonriendo. Y es que en la pequeña cocina se necesita mucho talento para improvisar.

Además de lidiar con la estrechez del espacio interior de la furgoneta, Bec y Gary tuvieron que adaptarse a cosas totalmente nuevas para ellos, como tener que localizar constantemente lugares para pasar la noche o darse la siguiente ducha. “Cosas que cuando uno vive en una casa ni siquiera se plantea, al vivir en la furgoneta se vuelven esenciales.“ Una vida que, por cierto, no ha estado exenta de contratiempos, como cuando el vehículo se llenó de humo y estuvo a punto de incendiarse por un cortocircuito del convertidor de tensión. Afortunadamente, la alarma funcionó y no se produjeron daños mayores.

No existen los manuales para transformar furgonetas. Hay que atreverse a experimentar y a veces, también, a fracasar.

Espacio pequeño, grandes posibilidades.

Aunque vivir de a dos en una Sprinter puede resultar agobiante, la verdad es que Bec y Gary rara vez se enfadan entre sí: “Llevamos ya doce años juntos y la presencia del otro es algo que se espera y desea. Ambos sabemos, además, que con ninguna otra persona sería posible llevar una vida como la que llevamos.“ A pesar de las adversidades, lo que más aprecian de esta vida libre e independiente es que les permite descubrir diariamente nuevos lugares. “Un día amaneces en medio del bosque y al siguiente lo haces mirando el mar, la playa y las olas“, comentan entusiasmados. Elaborar planes no es lo suyo. Sus destinos los deciden siempre espontáneamente, en función del tiempo, del paisaje y de su estado de ánimo.

Los cinco lugares más bellos en la ruta de Bec y Gary:

  • Bay of Fires: maravilloso tramo costero junto a un mar de aguas turquesa y rocas de color naranja y fascinantes formas.
  • Mount Wellington: una gozada, tanto con nieve como con sol radiante.
  • Selva de Tasmania suroccidental: región tranquila, agreste y, sobre todo, muy hermosa.
  • Wineglass Bay: Bahía de arena blanca y aguas cristalinas.
  • Tree Capes Coast: formación rocosa de formas disparatadamente hermosas, azotadas por olas salvajes.

Sprinter en la playa, con los portones traseros abiertos

Durante su viaje no son inusuales los amaneceres junto al mar.

Gary, con una sartén en la mano, en la cocina de su furgoneta

A Gary y a Bec les gusta cocinar y lo hacen a menudo.

Algunas chaquetas y un sombrero cuelgan de ganchos en el interior de la Sprinter

La Sprinter ha sido equipada por ambos de manera personalizada.

Gary y Bec en la nieve, frente a su furgoneta

La Sprinter brilla incluso en medio de una tormenta de nieve.

Las camperizaciones mostradas han sido ejecutadas por empresas oferentes ajenas a Mercedes-Benz, que no ha controlado los productos en cuestión. Por consiguiente, la imagen no constituye una evaluación de la empresa oferente o de sus camperizaciones a través de Mercedes-Benz.

Photos: We, Who Roam @ Instagram

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images