Higiene en la furgoneta: cómo mantener la limpieza incluso durante los viajes largos.

Someone washing their hands

¿Cómo ducharse con poca agua? ¿Qué hacer cuando no se dispone de un inodoro? En este artículo damos respuesta a las principales preguntas sobre la higiene durante los viajes en furgoneta.

La vida en furgoneta no tiene por qué ser sinónimo de falta de higiene.

Al ser la higiene diaria, – corporal o ambiental – una necesidad básica del ser humano, es muy probable que quienes den sus primeros pasos como furgoneteros se muestren reticentes a la hora de plantearse vivir en el vehículo. Y es que no todas las furgonetas camperizadas disponen de ducha e inodoro y su reserva de agua potable suele ser limitada. Por ello a muchos les puede parecer irrealizable el mantener en el vehículo unos niveles aceptables de higiene. Para demostrar que estas apreciaciones son erróneas, hemos explorado a fondo la comunidad furgonetera para presentaros los siguiente consejos y trucos destinados a garantizar unas óptimas condiciones higiénicas en vuestra furgo.

Vista áerea de dos furgonetas camper circulando por una carretera

En la carrretera no rigen las mismas normas que en casa.

Muchos caminos llevan a la ducha.

El primer paso importante es apartarse de la rutina propia de una vivienda fija y adaptarse a las condiciones de vida sobre ruedas, empezando por los depósitos de agua potable y residual, cuya capacidad máxima suele ser de 100 litros, lo cual no es suficiente para ducharse a placer, mucho menos cuando se viaja acompañado y, además, hay que fregar la vajilla. Pero hay otras opciones para ducharse, como las instalaciones ad hoc de las áreas de servicio en autopsitas, los camping y las piscinas públicas. Cabe citar al respecto la solución encontrada por algunos viajeros de largo aliento que se han apuntado a cadenas de gimnasios para disfrutar así de la ducha que estos ofrecen en sus respectivas localizaciones. En caso que tampoco haya una ducha disponible fuera de la furgoneta, el cubo con agua y la manopla de baño constituyen una buena alternativa.

Agua del cementerio.

A la hora de establecer los puntos en los que podemos abastecernos de agua fresca y limpia, tenemos que añadir a los sitios arriba mencionados (áreas de servicio etc. ) otros menos evidentes como los cementerios. Aunque si se trata de beber, es indispensable observar las advertencias correspondientes. Existe, por último, la opción de comprar agua en bidones en los supermercados.

Un grifo al aire libre, goteando

Los puntos de agua son elementos escenciales para los furgoneteros.

Cuando los furgoneteros tienen que ir al retrete.

Un asunto que resulta complicado y molesto es la necesidad de ir al retrete. Los que van incorporados en las furgonetas son de uso limitado o bien solo adecuado para hacer pis. En esta caso es pertinente optar por bares, cafeterías, gasolineras o servicios públicos. Por ello es recomendable planificar una parada en alguno de estos puntos antes de dejar una ciudad. Lejos de la civilización, también habrá otras opciones distintas. Para aquellos casos en que tengamos que hacer pis de noche y no queramos abandonar la furgoneta, se puede llevar un orinal portátil. Entre los que se encuentran en el mercado, destaca el que describe en YouTube la pareja furgonetera formada por Eamon y Bec se trata de un dispositivo formado por un embudo a la altura adecuada, un tubo flexible y un recipiente. En cambio, tratándose de las defecar, se recomienda usar el retrete de los camping.

Vista del interior muy ordenado de una furgoneta camper

En el interior de la furgoneta no se deberían dejar cosas tiradas.

Mantener el orden en cinco metros cuadrados.

Además de atender nuestras necesidades fisiológicas, debemos ocuparnos de la economías doméstica de la furgoneta. Por tratarse de un superficie reducida, se podría pensar que ello no supone un gran esfuerzo. Pero la vedad es que el peligro de que verse sumido en el desorden es, en este caso, aún mayor que en otras circunstancias ya que en espacios pequeños los objetos desperdigados tardan menos en obstruir el paso. Las reglas de oro al respecto son, por una parte, contar con un sistema guardaobjetos bien diseñado y, por otra, guardar las cosas inmediatamente después de usarlas. Asimismo a la hora de hacer la compra se podremos ahorrar luego espacio en la furgoneta deshaciéndonos de los embalajes voluminosos. No menos importante es desde luego deshacernos regularmente de cosas inservibles. En definitiva, mientras más ordenado esté el interior de la furgoneta, memos tardaremos en limpiarlos.

Las camperizaciones mostradas han sido ejecutadas por empresas oferentes ajenas a Mercedes-Benz, que no ha controlado los productos en cuestión. Por consiguiente, la imagen no constituye una evaluación de la empresa oferente o de sus camperizaciones a través de Mercedes-Benz.

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images