Diez carreteras panorámicas espectaculares – primera parte.

Un Mercedes-Benz Sprinter blanco en una pista de grava en la montaña

MYVAN ha recopilado diez carreteras panorámicas para vosotros que os ofrecerán un viaje perfecto con vistas. La primera parte nos lleva por los Estados insulares del Oeste de Europa, así como al extremo Norte y al profundo Sur de América.

#1 Islandia: Ruta circular por la carretera de circunvalación.

La carretera Hringvegur da la vuelta a Islandia y permite descubrir su grandiosa naturaleza. La carretera pasa junto al lago glaciar Jökulsárlón, los fiordos de la costa Este, la cascada Gullfoss y los géiseres del Circulo Dorado. También se pueden observar pájaros, ballenas y algún que otro frailecillo. La ruta de más de 1.300 kilómetros está asfaltada en su práctica totalidad y se puede recorrer fácilmente en una semana. Sin embargo, para disfrutar de todos sus atractivos se recomienda poder dedicar dos semanas al viaje. Hacia el final del año hay la posibilidad de ver la aurora boreal. Consejo: a la hora de planificar su viaje, se debería tener en cuenta que, debido a las condiciones meteorológicas en Islandia, puede ocurrir, no solo en invierno, que determinados puentes estén temporalmente cortados y las carreteras estén heladas.

Una cascada en medio de un paisaje nevado

La cascada Gullfoss, que se precipita a una garganta de 70 metros de profundidad, es uno de los atractivos turísticos más conocidos de Islandia.

#2 Irlanda: Wild Atlantic Way.

Con una longitud de 2.600 kilómetros, el Wild Atlantic Way es una de las carreteras costeras señalizadas más largas del mundo. Según la dirección del viaje, la ruta empieza o termina en el Sur de Irlanda en Kinsale y recorre la costa Oeste hasta la península más grande de Irlanda, Inishowen, en el extremo septentrional. El Wild Atlantic Way se puede recorrer en diez días. Sin embargo, conviene disponer de más tiempo para poder explorar la costa Oeste, porque en esta ruta hay mucho para ver y descubrir, ya sean los ponis irlandeses de Connemara, los impresionantes Acantilados de Moher o la famosa carretera costera panorámica Ring of Kerry.

Acantilados kilométricos se elevan sobre el mar bajo un cielo nublado

Lo más atractivo del Wild Atlantic Way en Irlanda son los espectaculares acantilados kilométricos.

#3 Escocia: Hébridas Exteriores.

Las Hébridas Exteriores permiten hacer un viaje por carretera por paisajes agrestes, pasando por oscuros lagos de agua dulce, turberas pantanosas y verdes brezales. Las islas están situadas en el Atlántico delante de la costa noroccidental de Escocia. El archipiélago, cuyas islas principales Lewis y Harris, North Uist, Benbecula, South Uist y Barra están conectadas por carretera o por ferry, tiene una longitud de 208 kilómetros. Allí también se encuentran las impresionantes Piedras de Callanish. La temporada idónea para viajar corresponde, sobre todo, a los meses de mayo y julio, ya que tienen más horas de sol.

Menhires en un prado verde

Una visita obligatoria para los amantes de Escocia: las Piedras de Callanish, el mayor conjunto de menhires conocido de Escocia.

#4 Canadá: The Icefields Parkway.

Entre las carreteras de montaña más bellas del mundo se encuentra la Icefields Parkway que transcurre por las Montañas Rocosas canadienses en un recorrido de 230 kilómetros. La ruta atraviesa los parques nacionales de Banff y Jasper y bordea lagos de color turquesa, espectaculares glaciares y amplios valles. En tres horas se puede recorrer toda la ruta. Sin embargo, conviene pasar allí un día entero y seguir uno de los numerosos senderos, hacer un picnic y disfrutar de las maravillosas vistas. No olvidéis repostar combustible antes de entrar en la zona; solo hay una gasolinera en Saskatchewan River Crossing, y sus precios son, en consecuencia, muy altos.

Una carretera asfaltada atraviesa un bosque de coníferas en dirección a la montaña

El Icefields Parkway ofrece unas magníficas vistas del paisaje montañoso de las Montañas Rocosas canadienses.

#5 Argentina: Ruta 40.

¿Qué os parecería un viaje por todas las zonas climáticas, siguiendo siempre la misma carretera y sin semáforos ni controles fronterizos? La Ruta 40 transcurre de Norte a Sur por la parte oeste de Argentina y tiene una longitud de 5.000 kilómetros. Pasa por paisajes esteparios y pastos de ovejas hasta las altas montañas de los Andes. En parte, atraviesa zonas deshabitadas, pero también regiones densamente pobladas. Las condiciones meteorológicas imprevisibles convierten este viaje por la carretera nacional en una aventura. Todavía no está asfaltado todo el trayecto, con la cual la ruta representa todo un reto.

Una señal de tráfico se encuentra en un camino de arena frente a una cordillera

La carretera más larga del mundo ofrece muchas cosas desde el punto de vista paisajístico.

Fotos: Florian Selig (website header); Anthony Letmon (Argentina)

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images