Viajar en la furgoneta con el perro: los elementos básicos de los viajes con animales.

Un hombre y una mujer están sentados sobre el borde de carga de una furgoneta, entre ellos va sentado un perro

No cabe duda de que los viajes con el perro pueden estar ajustados a las necesidades del animal. Es esencial tener en cuenta algunos aspectos básicos. Así, tanto los cuadrúpedos como los bípedos pueden disfrutar de sus vacaciones en la furgoneta.

¿Perros y furgonetas? Hacen buena pareja.

El equipaje está colocado en la furgoneta, se ha pensado en todo y, sin embargo, falta algo. Muchos dueños de perros conocen esa sensación. Para el bien de su animal, muchos de ellos deciden dejar sus queridas mascotas con los amigos o conocidos, algo que puede resultar un tanto difícil para todos los implicados. ¿Pero son realmente necesarias esas separaciones y adaptaciones dolorosas durante un período de tiempo limitado? En cuanto a los viajes en furgoneta, sobre todo, la respuesta parece estar clara. Hay numerosos furgoneteros que incluso viven con el perro en su “hogar sobre cuatro ruedas”. Sin embargo, para evitar problemas y riesgos mayores, deberían tenerse en cuenta y revisar algunas cosas.

Un perro mira a través de una furgoneta hacia un lago

Si se tienen en cuenta algunos puntos importantes, los animales podrán relajarse durante el viaje.

Comprobar la situación actual.

Para empezar, lo más importante es evaluar correctamente la situación inicial. Conviene aclarar si es acorde con el carácter del animal pasar largos períodos de tiempo en un lugar áspero e inquieto. Si el perro no tiene experiencia en conducir durante más de una hora, se recomienda hacer algunos recorridos de prueba antes de emprender un viaje largo. Si al perro le sientan bien los viajes puede depender de muchos factores diferentes. Por favor, ten en cuanta que un perro que no tiene ninguna experiencia con los viajes no debería ser forzado a arrojarse a la mar, por así decirlo. Se debe tener especial cuidado a la hora de tratar con animales extremadamente jóvenes o viejos que no han viajado nunca.

Dos perros están corriendo alrededor de una furgoneta

Los perros necesitan moverse libremente y no les gustan tanto los recorridos largos.

Con el perro significa para el perro.

Cuando el animal esté mentalmente preparado, se puede comenzar a planear el viaje. Un viaje con el perro siempre es un viaje para el perro también. Esto debería quedar claro para cualquier dueño de un perro. Pero ¿qué significa eso? Especialmente en la elección del destino se debería tener en cuenta las necesidades de la mascota. Esto incluye la elección de la ruta apropiada. Se recomienda hacer una breve parada a más tardar cada dos o tres horas, mientras que durante viajes prolongados naturalmente se debería hacer descansos más largos. Por lo demás, es importante aclarar qué normas de viaje para perros existen en el respectivo país. ¿Y qué sucede con las disposiciones de vacunación de este país? ¿Se exigen papeles de entrada para el animal o es que los cuadrúpedos incluso están obligados a llevar bozal? En algunos países también se exigen las llamadas matrículas de vacaciones para perros. Éstas incluyen datos como la dirección de vacaciones, el período de viaje y el número de teléfono del dueño. Todas estas cosas deben aclararse lo antes posible, ya que las visitas al veterinario y obtener los documentos necesarios puede llevar algún tiempo.

Lista de control para viajar con el perro.

  1. Los documentos oficiales necesarios para entrar en el país (dependiendo del destino de viaje)
  2. Cepillo para perros
  3. Protector solar
  4. Botellas de agua
  5. Cuenco para perros (para alimento y agua)
  6. Alimento
  7. Abrelatas
  8. Manta o almohada para perros
  9. Golosinas
  10. Correa
  11. Collar
  12. Toallas
  13. Botiquín

No te olvides de llevar algunas golosinas.

Se ha escogido la ruta más apropiada – ¿qué podría salir mal ahora? Traslados de larga duración y estancias fuera del entorno habitual pueden ser un reto, incluso para los perros robustos. Lo que los seres humanos suelen descuidar es el hecho de que son sobre todo los olores desconocidos que crean problemas a los perros. Como medida compensatoria, los amos pueden llevar las mantas o almohadas de la mascota que huelen a su dulce hogar. De esta manera, incluso los perros con narices muy sensibles podrán relajarse mientras están en la carretera. Además, hay que estar atento a la alimentación del perro. Aparte del alimento normal, está bien darle unas golosinas adicionales durante el viaje. Lo que es muy importante también es que el perro beba suficiente agua. A tal efecto, se recomienda llevar varias botellas de agua. Se debería ofrecer líquido al perro en una escudilla portable en cada parada.

Una mujer está al volante de una furgoneta con un perro sentado sobre su regazo

La mayoría de los perros soporta bien el insólito aire marítimo.

¿Una caja de transporte o un arnés para atar al perro?

Antes de partir, hay que aclarar la cuestión importante de cómo transportar el perro en la furgoneta. No se trata, nada menos, que de la seguridad de todos los ocupantes del vehículo y de otros usuarios de la vía pública. Hay dos variantes que han dado buenos resultados a largo plazo. Cajas de transporte de animales son la opción más segura. Adicionalmente, las cajas cerradas son ideales como protección visual para el perro durante trayectos largos. Ver cómo los árboles y paisajes pasen rápidamente ante sus ojos podría poner aún más nervioso a un perro ya nervioso. El único inconveniente es que las voluminosas cajas de transporte ocupan muchísimo espacio. Alternativamente existe la opción de atar al perro. Mediante arneses especiales, es posible atar a los animales a cualquier asiento de la furgoneta. La principal desventaja es la movilidad reducida del perro.

Delante de una furgoneta, un perro está cavando en un par de piedras

Es esencial para el perro que se realicen paradas frecuentes para sacarle a pasear y dejarle jugar fuera.

Un perro mira por la ventana de una furgoneta hacia un gran puente

¿Nostalgia del hogar? Si habéis pensado en llevar la almohada propia del perro a la furgoneta, a éste no le debería faltar nada.

Una mujer y un hombre están sentados en una furgoneta, ambos acarician a un perro que está sentado entre ellos

Los amos se alegran mucho cuando su mascota está bien.

Una mujer y un hombre están sentados sobre el borde de carga de una furgoneta y juegan con un perro

Para muchos furgoneteros, los perros forman parte de la familia.

Un perro está delante una furgoneta vigilándola

Los perros también aceptan una furgoneta como hogar.

Las camperizaciones mostradas han sido ejecutadas por empresas oferentes ajenas a Mercedes-Benz, que no ha controlado los productos en cuestión. Por consiguiente, la imagen no constituye una evaluación de la empresa oferente o de sus camperizaciones a través de Mercedes-Benz.

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images