Camping en invierno, incluso sin calefactor de estacionamiento.

Una autocaravana Mercedes-Benz negra circula por un valle nevado

La sensación del sol sobre la piel, el olor a crema solar y el ruido de las olas del mar: recuerdos que explotan como pompas de jabón al mirar por la ventana de la sala de estar. El mundo exterior parece envuelto en un velo frío y grisáceo. Parece que haya pasado una eternidad desde la última escapada veraniega con la autocaravana. Para todos los que no quieren esperar al buen tiempo hemos reunido unos consejos para hacer camping a bajas temperaturas. ¡No dejéis que la ausencia de un calefactor de estacionamiento os haga desistir de vuestra próxima aventura con la furgoneta camperizada!

El lugar más frío en el vehículo: la cabina.

Generalmente, la cabina es el punto a través del cual penetra más frío en la autocaravana. Grandes superficies acristaladas, las rendijas de ventilación y también los orificios de los pedales en el espacio para los pies pueden convertir cada ráfaga de viento en una prueba de resistencia. Para que no tengáis que interrumpir vuestra escapada de camping en invierno tiritando de frío después de la primera noche, deberías aislar lo mejor posible esta zona. Aquí os ofrecemos unos consejos para que lo consigáis de manera sencilla y económica.

  • Ajustar el regulador de la ventilación a aire de circulación: sencillo y rápido de hacer, este consejo evita que penetre aire frío del exterior a través de la ventilación al interior del vehículo.
  • Aislar el parabrisas desde el exterior: para este fin se pueden utilizar cubiertas con revestimiento de aluminio que se fijan con cintas elásticas. Esta variante económica se encuentra prácticamente en todas las tiendas de bricolaje. En el comercio especializado se pueden comprar esterillas térmicas más caras que, por ejemplo, son además resistentes a la intemperie.
  • Aislamiento interior de los cristales: las mismas cubiertas para los cristales funcionan también en el interior del vehículo. Solo se necesita un poco de habilidad manual. Con unas tijeras se pueden adaptar las esterillas a las ventanas laterales más pequeñas. El mayor problema es la fijación. Una posibilidad es la incorporación posterior de ventosas en la lámina. Una solución rápida es cinta velcro autoadhesiva.
  • Aislamiento del espacio de los pies con los orificios de los pedales: Lo mejor es utilizar cubetas aislantes preformadas y antideslizantes que cubren tanto el suelo como los orificios de los pedales.
La silueta de un conductor al volante de una autocaravana Mercedes-Benz

Mejor una casa propia sobre ruedas que un anónimo hotel.

La zona de vivienda y de descanso.

Para mantener al máximo la temperatura de la zona de vivienda de la autocaravana, esta se debería separar de la cabina con la ayuda de una cortina. Los amantes de los productos naturales pueden utilizar, por ejemplo, cortinas gruesas de lana de oveja. No tan bonitas, pero sí funcionales son las cortinas térmicas especiales que aíslan del frío con una lámina de poliéster recubierta de aluminio. Una ventaja adicional de las cortinas es que oscurecen agradablemente la zona de descanso.

  • Aislamiento de las ventanas en la zona de vivienda: las ventanas en la zona de vivienda se deberían preparar de la misma manera que los cristales en la cabina. Cortinas gruesas ayudan adicionalmente a impedir el paso del frío desde el exterior.
  • Aislar el suelo: para evitar tener los pies fríos resulta útil colocar esterillas aislantes de camping debajo de las alfombras. Deberíais prestar atención a que la cara inferior de las esterillas aislantes esté dotada de un recubrimiento antideslizante.
Un senderista mira desde una colina hacia a las montañas nevadas

Los paisajes invernales tienen su propio encanto.

La alternativa a la instalación de una calefacción.

Los termoventiladores móviles son una buena solución para mantener caliente el interior. Sin embargo, necesitan una fuente de electricidad. Por este motivo, elegid un camping que ofrezca un suministro eléctrico. Los termoventiladores se venden en diferentes versiones, desde económicas hasta caras. Para que los termoventiladores propaguen calor sin representar un riesgo para la seguridad hay que tener en cuenta una serie de cosas.

  • Termoventiladores con desconexión automática: dado que los alambres en los termoventiladores convencionales se calientan mucho, es importante que los aparatos posean una desconexión automática. Esto quiere decir que se desconectan si vuelcan, se sobrecalientan o, por ejemplo, cae una toalla sobre el ventilador. A pesar de ello, no dejéis el termoventilador en marcha sin supervisión. Por ejemplo, podéis calentar una vez más antes de ir a dormir y apagar el aparato después.
  • El consumo de corriente: elegid un aparato cuya potencia no supere los 500 vatios o que disponga de un modo Eco en este ámbito. Si la potencia es demasiado alta, aumentan los gastos de electricidad y, en el peor de los casos, la protección en el camping es insuficiente y saltan los fusibles.
  • Termoventiladores de cerámica como alternativa: una buena alternativa a los modelos convencionales y más económicos son los termoventiladores de cerámica. En este caso, los elementos calefactores consisten en placas de cerámica que no se pueden quemar ni se ponen incandescentes.

Barrera de calor, de humedad y de suciedad.

Si tenéis la intención de quedaros en el mismo lugar durante un cierto tiempo, vale la pena montar un toldo. Este evita que, al subir a la autocaravana, el frío pueda penetrar sin ningún obstáculo. Además, podéis guardar allí vuestra ropa mojada y vuestro equipamiento, evitando llevar humedad y suciedad al vehículo. Aquí os ofrecemos unos consejos para la elección de un toldo.

  • Material resistente al frío: es absolutamente necesario prestar atención a que el revestimiento exterior del toldo esté hecho de material resistente al frío. Como alternativa, en el comercio se encuentran cubiertas resistentes al agua, la nieve y el frío para tiendas.
  • La construcción: el techo debería ser inclinado para escurrir o deslizar la lluvia y la nieve y evitar que se pueda acumular. Prestad atención a elegir una construcción estable que soporte una cierta carga de nieve en caso de nevadas fuertes. Además, el toldo debería estar aislado especialmente contra corrientes de aire en la superficie de contacto con el vehículo.

¡Esperamos que nuestros consejos hayan ayudado a motivaros para emprender una nueva aventura con la autocaravana en invierno! Durante la estación fría, acampar es un poco más duro que en verano. Pero no olvidéis: a menudo vivimos las mejores experiencias abandonando nuestra zona de confort.

La rueda equipada con cadenas de una furgoneta Mercedes-Benz

Más vale prevenir: en invierno deberíais tener siempre cadenas de nieve a bordo.

Fotos: Felix Schwarz, Pexels.com

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images