Sam on the road: un viaje alrededor del mundo en silla de ruedas con la Sprinter 4×4.

Una Sprinter en el borde de una colina en un paisaje de un cañón

Samuel Marie era un deportista entusiasta y escalador industrial, hasta su accidente. Hoy inspira a personas discapacitadas en el mundo entero.

Aspirando a un futuro como deportista.

En su momento, Samuel Marie se imaginó un futuro diferente. El escalador industrial se dedicaba diariamente a actividades acrobáticas. Además, ganaba algún dinero adicional como monitor de esquí. Después de una caída desde seis metros de altura, de repente, Sam ya no sabía ni siquiera si llegaría a poder llevar en algún momento una vida independiente. El diagnóstico: paraplejía. Durante cuatro años tuvo que sufrir innumerables operaciones y una agotadora rehabilitación hasta poder vivir de nuevo en su casa. Sin embargo, Sam no se dejó desanimar. Finalmente, el deportista extremo sudafricano Mike Horn le abrió los ojos con su libro “Latitud cero: vuelta al mundo a lo largo del ecuador.” Sam tomó conciencia de que hay que seguir persiguiendo sus sueños, a pesar de los obstáculos que nos imponga la vida.

Una Sprinter al aire libre en el círculo polar

La Sprinter 4×4 devuelve a Sam una parte de su independencia.

Sam se vale por sí mismo, a pesar de la paraplejía.

“Mi vida no tiene nada de normal”, admite Sam abiertamente. “Pero he conseguido recuperar un poco de autonomía e independencia.” Antes de su accidente, Sam solía viajar mucho por todo el mundo. Pero en silla de ruedas ya no era nada obvio. En Bali se dio cuenta que la mayoría de los hoteles en el extranjero no están exentos de barreras. Esto le creó a menudo dificultades. Sin embargo, no quería que sus rutas quedaran determinadas por la accesibilidad, sino únicamente por él mismo y su propio concepto de viajar. Al buscar una posibilidad de viajar de manera independiente, Sam se encontró con la Sprinter 4×4.

Viajar de forma autónoma en silla de ruedas gracias a la Sprinter 4×4.

Adelantada a su tiempo, la Sprinter 4×4 fue, en su momento, la única furgoneta del mercado que estaba disponible con un cambio automático y con tracción total. Para que Sam pudiera conducir la Sprinter tuvo que realizar algunas adaptaciones. En primer lugar, se tuvo que hacer accesible el vehículo para su usuario en silla de ruedas. Para este fin se instalaron una plataforma elevadora, una cama eléctrica y una ducha especial. Pero con estos cambios aún no se había solucionado el problema de la conducción. Dado que no puede trepar para cada viaje de su silla de ruedas al asiento, se tuvo que retirar el asiento del conductor y montar un anclaje para la silla de ruedas. Ahora, el motor V6 permite a Sam alcanzar lugares que no son más que sueños lejanos para los usuarios de sillas de ruedas. Además, aprecia el depósito hecho a medida con una capacidad de 180 litros: “Esto me proporciona una gran independencia.”

Un hombre en silla de ruedas recorre un camino en el bosque

Sam incluso afronta grandes desafíos.

“Sam fait rouler”: una misión a favor de la accesibilidad.

Su caso se difundió en muchos centros de rehabilitación e institutos de investigación. A raíz de ello aumentó su notoriedad, y un creciente número de organizaciones, escuelas, estudiantes y empresas empezaron a apoyarle. El fruto de esta colaboración es el proyecto “Sam fait rouler”, un juego de palabras con “Ça me fait rouler” (“Esto me hace avanzar”). En el marco de este proyecto, Sam viaja por todo el mundo en la Sprinter 4×4 e informa sobre métodos y posibilidades para personas discapacitadas. Hasta la fecha, Sam ha atravesado Norteamérica, Europa y Asia y se ha encontrado con muchas personas para contar su historia y aprender de los destinos de otras personas con discapacidad. Su objetivo supremo es demostrar que, a pesar de las limitaciones y los obstáculos, se puede lograr todo en la vida.

Quiero demostrar que se pueden conseguir muchas cosas si trabajamos para hacer realidad nuestros sueños.
Dos hombres llenan el depósito de una Sprinter

En su Sprinter transformada, Sam es independiente; pero, a pesar de todo, siempre se agradece si alguien echa una mano.

La Sprinter 4×4 le abre muchas puertas a Sam.

Durante sus viajes, a Sam se le abren muchas puertas que parecían estar cerradas: “La Sprinter 4×4 me ha dado mucha libertad e independencia.” La historia de “Sam fait rouler” ha llegado incluso hasta el Presidente francés Emmanuel Macron. Por este motivo, este le pidió hacer junto con él la visita oficial a EE.UU. Sin embargo, su hito más atractivo fue la travesía a Mongolia que le proporcionó una sensación de libertad absoluta. Muchos lugares son difícilmente accesibles en silla de ruedas. Por este motivo, la Sprinter de Sam es su única posibilidad de encontrarse con personas. Explica que, al estar sentado al volante, deja de percibir su discapacidad; allí puede buscar simplemente el encuentro. Si tuviera que dar un consejo a otras personas con discapacidades, sería este: “La discapacidad nos ofrece la oportunidad de decidir si la aceptamos o no.”

Un hombre en silla de ruedas al borde del Gran Cañón

Durante sus viajes, Sam pretende recoger impresiones sobre la mejor manera de eliminar barreras.

Un tetrapléjico para todos.

Aunque Sam ya haya llegado lejos y visto muchas partes del mundo, quisiera continuar con sus viajes en el futuro. Al finales del año hará, por fin, realidad su proyecto de hacer un viaje por Sudamérica. Ciertamente, Sam no vive sin tener que afrontar desafíos, pero mira al futuro con mucha determinación. Su lema: Incluso si algunas ciudades no están diseñadas de manera óptima para los parapléjicos, como persona con discapacidades no debes esconderte, sino demostrar que existes y emprender nuevas aventuras.

Una furgoneta a orillas de un lago

Dos pintores de “street art” de Lyon decoran la Sprinter 4x4.

Una furgoneta en el margen de un desierto

Durante sus viajes, Sam experimenta una gran libertad.

Un hombre en silla de ruedas delante de una cordillera

Para Sam, sus viajes le han abierto un nuevo mundo.

Una furgoneta en un paisaje de un cañón

No importa cuál sea el terreno: la Sprinter 4x4 domina casi cualquier situación.

Un hombre en silla de ruedas en un desierto

Sam mira hacia delante, aunque su vida no sea sencilla.

Soluciones para sillas de ruedas de Mercedes-Benz Vans y socios

Para que las personas con discapacidades físicas puedan disfrutar de la libertad del automóvil y de la movilidad individual, Mercedes-Benz ofrece no sólo sistemas completos de asistencia al conductor, sino también una amplia gama de ayudas de conducción de fábrica para diferentes discapacidades:

https://www.mercedes-benz.com/en/mercedes-benz/driving-aids/

Además de las ayudas para la conducción de fábrica, los socios certificados de Mercedes-Benz Vans también pueden proporcionar información sobre soluciones de carrocería a medida:

https://conversion-world.mercedes-benz.com/es/GLOBAL/branche/eingeschraenkte-mobilitaet?branchenId=eingeschraenkte-mobilitaet

Fotos: Samuel Marie

Enlaces para explorar más: samfaitrouler.fr/en – @Facebook

Sprinter

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.

Mercedes-Benz Sprinter
Slider images