La grúa más grande de Suiza.

Peter Stricker vive el sueño de todo operador de grúas: conducir la grúa sobre orugas más grande de Suiza, la Liebherr LR 11000.

Respeto sí, miedo jamás

Desde su más temprana edad, Peter Stricker se sintió fascinado por las grúas. No es de extrañar, por tanto, que más tarde optara por convertirse en operador de este tipo de máquina, oficio que desempeña actualmente en la empresa Emil Egger de la ciudad suiza de St. Gallen. Empezó hace 32 años con una “pequeña“ grúa de veinte toneladas. Poco a poco se fue atreviendo a conducir máquinas de tamaño cada vez mayor hasta llegar a ser el operador de la grúa sobre orugas más grande de Suiza. Aunque el tamaño de la máquina supone una gran responsabilidad, en el puesto de conducción no tienen cabida ni el nerviosismo ni mucho menos el miedo. „Ambos estados anímicos pueden conducir rápidamente a situaciones de peligro“, revela Peter Stricker. “Siempre hay personas cerca de nosotros “,explica, „Cualquier movimiento en falso que yo haga puede poner en peligro su vida“. Gracias a su larga experiencia, Peter Stricker se mantiene sereno bajo cualquier las circunstancias.

La grúa Liebherr LR 11000

El oficio soñado: operador de grúa

Por la mañana, Peter Stricker pone en servicio la LR 11000 mediante unas pocas maniobras. Una vez en la cabina, conecta el encendido y arranca los tres ordenadores. Tras un control visual, arranca el motor y empieza el trabajo o, como él dice, “mi oficio soñado“. Para ello nos da varias razones. „Trabajo con muchas personas diferentes, hay un equipo que me respalda y del que me puedo fiar. Además, la sensación de levantar fácilmente enormes pesos es magnífica.“ En esta obra, la tarea de la grúa sobre orugas es mover aquellos elementos de hormigón que resultan demasiado pesados para las demás grúas móviles. Se trata, en este caso, de vigas de hormigón, que son llevadas una a una por la LR 11000 de Peter Stricker desde el punto de hormigonado a una estructura especial a la que, finalmente, quedan fijadas. Durante las maniobras, la gente que pasa por el lugar, suele dirigir a Peter miradas de sorpresa y también de admiración.

Peter Stricker en la cabina de la 11000

La sensación de levantar fácilmente enormes pesos es magnífica.

„Formar una unidad con la grúa“

En la grúa más grande de Suiza es imposible aburrirse, ya que cada obra es diferente de las demás y plantea nuevos retos. Según Peter, en materia de seguridad el tacto que se tiene en el manejo de la grúa desempeña un rol tan importante como el sistema electrónico. Y es que un movimiento casi imperceptible de la palanca de mando en la cabina puede tener enormes consecuencias 70 metros más allá. El operador debe evaluar en todo momento la dinámica de la máquina para estar en condiciones de reaccionar adecuadamente a sus movimientos. Durante este trabajo, el operador se siente unido estrechamente al vehículo. „Llego formar una unidad con la grúa“, explica Peter Stricker.

Tras una intensa jornada, la grúa queda en posición de reposo. La jornada supone para Peter una constante tensión, que solo decrece al llegar a casa, que es cuando apaga su ordenador interior y puede, finalmente, descasar.

Ficha técnica Liebherr LR 11000
Carga máxima 1.000 t
con alcance 11,00 m
Pluma principal /desde 18 m
Pluma principal /hasta 156 m
Momento de carga máx. 15.171 tm
Punta de celosía desde 18,0 m
Punta de celosía hasta 114,0 m
Pluma Derrick desde 30 m
Pluma Derrick hasta 36 m
Contrapeso central 90 t
Contrapeso superestructura 250 t
Contrapeso Derrick 450 t
Potencia del motor 500 kW
Velocidad de marcha 1,36 km/h
Contrapeso total 790,00 t