Original Craftsmen: Garvan de Bruir y la pasión por el cuero

Garvan de Bruir es artesano en cuerpo y alma. Su pasión siempre lleva a este irlandés por nuevos caminos: desde muebles de madera hasta bolsos de cuero.

La madera fue el primer amor de Garvan

Garvan de Bruir pasa el papel de lija con precisión por el cuero colocado delante suyo en un banco de trabajo. Su mirada está enfocada, los movimientos de sus manos son diestros. Adelante y atrás, de un lado a otro: una y otra vez lleva el rugoso papel por el robusto cuero marrón oscuro que tomará pronto la forma de un elegante bolso. Lo que hace el irlandés parece casi demasiado sencillo. Lo que queda es una suave redondez que espera el sellado.

Nos encontramos en Kildare, una pequeña ciudad no demasiado lejos de la capital irlandesa, Dublín. Allí, este artista con formación de ebanista ha establecido y, naturalmente, acondicionado por sí solo su propio pequeño taller creativo. La madera fue su primer gran amor, cuenta Garvan y se ríe. Pero poco a poco se fue añadiendo otra pasión: la artesanía del cuero. «En Kildare, el cuero tiene una tradición secular», explica el irlandés. Por lo tanto, no es de extrañar que este robusto material también despertara pronto el interés de Garvan de Bruir.

Kildare: «la ciudad de los caballos irlandeses»

Una pequeña ciudad con una gran influencia: con sus 7.500 habitantes, Kildare no se encuentra entre las ciudades más grandes de Irlanda, pero sí entre las más importantes, especialmente en el ámbito de la caballería. Desde finales del siglo XIX se encuentra en Kildare, además, la yeguada estatal, «National Irish Stud». Es uno de los motivos por el que este condado en el Este de Irlanda se denomina como la «ciudad de los caballos irlandeses». Allí, el cuero y la artesanía del cuero juega tradicionalmente un importante papel. También en los alrededores de la pequeña ciudad, el condado homónimo Kildare County, conocido también como el «condado de los pura sangre», la industria de la equitación tiene un gran aprecio por este robusto material.

La madera y el cuero: dos materiales, una misma idea

La tendencia consecuente de Garvan hacia la innovación y la optimización de su trabajo le fue alejando finalmente un poco de la madera y acercando al material tradicional en su ciudad de origen: el cuero. En un primer momento fue integrando el material en su colección de muebles, luego pasó a fabricar diferentes bolsos, accesorios técnicos o incluso chaquetas de moda. «Trabajo de forma similar a un guarnicionero», subraya. Lo que quiere decir: «Mi trabajo está basado en un oficio muy estructural que solo requiere unos objetos más bien simples y funcionales. Simplemente me encanta la idea de poder fabricar objetos con materiales naturales. Mis objetos tienen una estructura: son resistentes y soportan una carga. Ésta es mi idea básica.» En consecuencia, sus productos irradian una mezcla de robusta nostalgia, sobria claridad, elegancia sin límites, pero también funcionalidad fiable y calidad.

Cada producto es una pieza única

Ninguna pieza es igual a otra: con laborioso trabajo manual y con amor al detalle, Garvan selecciona un determinado tipo de cuero, recorta los distintos componentes en base a un patrón y confiere el último toque a su proyecto del alma. «En cierta medida, he aprendido yo solo el trabajo con el cuero», relata el irlandés. «He desarrollado algunas habilidades y una manera propia de utilizar determinadas herramientas. Esto me ha llevado a nuevas maneras de hacer las cosas. Pero creo que he ido experimentando con algunas operaciones de trabajo que resultan muy interesantes.» En sus obras incorpora algunas características naturales del cuero en el producto final, siempre que no repercutan de forma no deseada en el diseño. Para él es muy importante ir probando continuamente cosas nuevas. Para ello acepta también que pueden surgir contratiempos. «Los fracasos son parte del proceso.»

Pequeños recipientes de cuero colocados en una estantería
Dos hombres detrás de un bolso de cuero
Dos hombres están trabajando con cuero en un banco de trabajo
Un hombre está tratando un trozo de cuero

Un material para la eternidad

Nobles, robustos e intemporales: las pieles de animales curtidas representan uno de los materiales más antiguos. «El cuero es natural, sostenible y tiene todas las características que necesitamos para nuestros productos», se entusiasma Garvan. «Sigue siendo muy actual y es muy fácil de procesar.» Ciertamente, los productos de cuero no son necesariamente decorativos o aptos para exponerlos en una estantería, pero en cambio son increíblemente prácticos y funcionales. «Si busca un regalo que será recordado durante mucho tiempo, un producto de cuero es ideal», sonríe el artesano irlandés. «El obsequio conservará su utilidad mucho tiempo después del evento.»


Con la Vito saldrá siempre adelante. En carretera y en el entorno de competencia de su empresa. La Vito es ejemplar por su rentabilidad y su calidad, pero también por su flexibilidad y su seguridad.

De Bruir