Una catedral del buen gusto – perritos calientes vendidos desde el Mercedes-Benz 100 D

El Mercedes-Benz 100 D en el centro de Hamburgo

Al principio fue una idea disparatada, ahora es su profesión: Ya hace tres temporadas que los operadores de ”HOLY DOGS“ hacen lo suyo y mimando a la gente de Hamburgo y sus alrededores con  perritos calientes ecológicos y caseros.

Pasión por la buena mesa

Mirco y Tilman ambos gastrónomos cualificados, comparten una amistad de muchos años al igual que el amor por la buena mesa.  Su sueño es tener un restaurante propio en Hamburgo.  Como esto era demasiado costoso, sin embargo, los dos abordaron posibles alternativas. Cuando hablaron de un restaurante móvil por primera vez, les quedaba claro lo que querían: un carrito de comida – ¡qué disparate!  No obstante, o justo por ello, los dos jóvenes empresarios  se decidieren afrontar el tema y remodelar una una antigua furgoneta. El hecho de que en aquel momento los carritos de comida todavía no están muy difundidos,  les ayuda a los dos amigos en un principio establecerse con su Mercedes-Benz 100 D. Desde entonces, han tenido mucho éxito con su concepción y a pesar del gran número de competidores han logrado, hacerse destacar de la competencia.

Un ”Holy Dog“ con queso de cabra y granada

Perritos calientes premium hechos con carne ecologíca

El secreto del éxito de ”HOLY DOGS“ no se explica solamente por la experiencia de muchos años que Mirco y Tilman tienen en la gastronomía, sino también por la elección de los ingredientes.  Para los perritos calientes calidad premium  se utilizan únicamente carne ecológica yotros productos caseros y regionales. La especialidad de la casa: rodajas de pepino en escabeche conservadas por ellos mismos – son esas las que dan a los ”HOLY DOGS“ su sabor incomparable. La mayor parte del año el carrito de comida de HOLY DOGS  puede encontrarse en Hamburgo y sus alrededores. ”Sin embargo, para festivales  o acontecimientos similares también nos encaminamos a Bonn, Dessau o Hannóver“, aclara Mirco.

Junto con amigos y miembros de familia hemos hecho grandes esfuerzos para convertir la furgoneta en una catedral del buen gusto.

Los empleados de Holy Dogs detrás del mostrador de ventas

De vehículo utilizado como tienda a ”catedral del buen gusto“

El vehículo que sirvió para hacer realidad la idea de Mirco, Tilman y Til  era un Mercedes-Benz 100 D, año de fabricación 1994. Los dos amigos habían encontrado el vehículo utilizado como tienda, que originalmente era en rojo y blanco, por Internet. “Junto con amigos y miembros de familia hemos hecho grandes esfuerzos para convertir la furgoneta en una catedral del buen gusto“, se entusiasma Tilmann.  La restauración de la furgoneta que requirió mucho tiempo y la labor organizativa merecieron la pena: La acogida por parte de los clientes ha sido aún mejor de lo que Tilmann y Mirco habían soñado. Mientras tanto, ya han comprado una segunda camioneta que están remodelando actualmente. ”Queremos crecer lentamente, y quien sabe, quizás algún día lograremos abrir nuestra propia tienda.“

El 100 D negro de ”Holy Dogs“ delante de un edificio industrial

RELATED ARTICLE

El matrimonio barcelonés formado por Erika y Josep siempre se sintió tentado por la idea de montar su propia empresa de comida ambulante. Cuando descubrieron la vieja N 1300 se quedaron fascinados y la transformaron en su food truck „La Rika“.

> Conozca más sobre La Rika

El foodtruck „La Rika“ aparcado en una calle de Barcelona

Holy Dogs | www.holydogs.de

Photos: Michael Palatini, Robert Schlossnickel, Andrea Thode