Héroes de la ropa limpia: Jonny Fresh y la Citan

La empresa emergente Jonny Fresh, de Berlín, recoge la ropa sucia directamente en el domicilio del cliente y en 48 horas se la lleva limpia de vuelta.

Molestias por los horarios de atención

Mientras el sol se pone lentamente detrás de los edificios de Berlín, Stefan Michaelis recorre a toda prisa las calles de la capital con una enorme bolsa bajo el brazo. Una vez más se le ha hecho tarde en la oficina y el estrés continúa, pues aún tiene que llevar sus camisas preferidas a la tintorería. El reloj le indica que le queda poco tiempo. Stefan acelera aún más el paso, pero al llegar se da cuenta de que es demasiado tarde: el establecimiento ya ha cerrado sus puertas. “Fue exactamente esa situación la que me llevó a crear, en 2013, la empresa Jonny Fresh “, recuerda hoy Stefan. Su idea de negocio era bastante sencilla: recoger la ropa sucia a domicilio, ahorrándoles a los clientes muchas molestias.

Queríamos ofrecer un servicio nuevo y joven, distinto del tradicional

Stefan Michaelis, de pie junto a una muralla, llevando una camisa azul celeste

Una nueva imagen para las lavanderías y tintorerías

Stefan es un hombre deportivo de 34 años, que a los 21, poco después de llegar a Berlín para estudiar, ya había creado su primera empresa. ¿Y luego, una tintorería? “Por supuesto “, contestan al unísono Stefan y su socio, Sebastian Schmidt: “Queríamos ofrecer un servicio nuevo y joven, distinto del tradicional“. Y así surgió también el nombre de la empresa: “Jonny es sinónimo del público en general y Fresh significa frescura y osadía “, explica Stefan guiñando un ojo.

Pantalla de un smartphone en la que se aprecia la aplicación de Jonny Fresh

“Nuestro servicio regala tiempo“

¿Cómo funciona, concretamente, el servicio móvil de lavandería y tintorería? De manera muy sencilla: El usuario cursa la orden de servicio a través de la aplicación, indicando la fecha y el posible horario de recogida. Un algoritmo desarrollado específicamente por Jonny Fresh procesa la orden y establece el trayecto ideal para la Citan, en la que se recoge luego la ropa sucia en el domicilio o en el lugar de trabajo del usuario para llevarlo a una tintorería asociada. En un plazo máximo de 48 Jonny Fresh lleva de vuelta la ropa lavada y planchada. „Nuestros usuarios se ahorran ambos viajes a la tintorería y ganan así tiempo para las cosas más importantes“, dice Stefan no sin orgullo.

Una Citan de Mercedes-Benz circula por una céntrica calle de adoquines

Idea simple, camino difícil

Para Stefan y Sebastian el camino del éxito no ha sido tan simple como la idea de su negocio. „En un principio quisimos instalar un punto digitalizado de recogida y entrega de ropa“, recuerda Sebastian, “pero muy pronto nos dimos cuenta de que no era viable debido al alto costo de explotación“. Por ello y para no poner en peligro su futuro profesional, se lo tuvieron que replantear. En ese momento surge la idea de Jonny Fresh, a pesar de que ésta no dejaba de comportar riesgos, como lo indicaban las numerosas empresas similares que habían quebrado a los pocos meses de su fundación. Pero los dos socios estaban convencidos de que su idea era superior y de que el tiempo estaba maduro para Jonny Fresh.

Stefan y Sebastian, en la azotea de un edificio con vista sobre Berlín

Haciendo frente al temor

Fue así como ambos socios se atrevieron a encarar la incertidumbre y el temor al fracaso que resultaban inevitables a pesar de la experiencia de Stefan en lo que a fundar empresas se refiere. „Las primeras semanas estábamos muy nerviosos “, cuenta. Pero los clientes empezaron a llegar antes de lo esperado, convirtiéndose, además, en clientes habituales. Actualmente, el éxito de Jonny Fresh es indiscutible: En 2016 la empresa registró 350.000 limpiezas y lavados de ropa y estableció sucursales en Viena, Múnich, Hamburgo, Colonia, Fráncfort y Hanover.


Visit Jonny Fresh

La Citan es el vehículo de transporte urbano ideal para las condiciones de trabajo individuales en su sector. Por cierto: más de un 90% de los propietarios de una Citan están tan contentos con su vehículo que lo comprarían de nuevo. Las razones son obvias: la Citan es flexible, robusta y especialmente rentable.