Odin conduce una Sprinter: operación policial en las islas Feroe

Acompañadnos a pasar un día en la Sprinter 316 CDI y en la lancha rápida del comisario Heri Andreassen y conoceréis la peculiar actividad de un policía en este lugar.

La isla de los vikingos mareados

Según cuenta la leyenda, en el año 800 d.C. una flota vikinga zarpó desde Noruega con rumbo a Islandia, dejando en las islas Feroe a algunos miembros de la tripulación que sufrieron mareos durante la travesía. Aunque anteriormente un grupo de monjes irlandeses ya había estado en la isla de los corderos – como reza la traducción literal de su nombre–, la estancia de estos vikingos marca el inicio del poblamiento del pequeño archipiélago.

Si algo no ha heredado de esta historia Heri Andreassen es la tendencia a sufrir mareos. El comisario de las Islas Feroe, situadas en el Atlántico Norte, entre Islandia y Escocia, es buzo profesional y dirige las operaciones de la lancha rápida de la policía local. Quien desempeñe esta actividad debe ser apto para navegar en el siempre agitado el mar que rodea a este archipiélago de unos 48.000 habitantes.

Al igual que los daneses, nuestra propia mentalidad y nos sentimos muy unidos a la naturaleza.

Presencia en alta mar

La lancha rápida, una Polarcirkel 760 denominada „Odin“, está en condiciones de alcanzar en tiempo mínimo los 80 kilómetros por hora. La embarcación presta servicio tanto en los controles de pasaporte y aduana a que son sometidas las demás naves que ingresan en las aguas territoriales del archipiélago, como también en caso de actividades no autorizadas desarrolladas en el mar por activistas políticos, entre las que cuentan las protestas contra la “tradicional“ matanza de la ballena conocida como calderón, en los fiordos de las Feroe.

Los policías se desplazan en su lancha rápida

Gran despliegue policial de cara a partido internacional

Pero el comisario, de 52 años, desarrolla la mayor parte de su actividad en tierra, donde es uno de los responsables de las centrales de vigilancia que existe en la capital, Thorshavn. En ocasiones que exigen un despliegue importante de efectivos, como los partidos entre selecciones de fútbol o los accidentes de circulación graves, los agentes se dirigen al lugar de operaciones correspondiente en sus dos Sprinter. En una de ellas van los integrantes de los cuerpos especiales, mientras la otra cumple funciones de central de mando, además de transportar hasta el puerto la lancha rápida y su tripulación.

La Sprinter deja en el mar la lancha rápida que ha transportado en un remolque

En las islas todo el mundo se conoce

Aunque de la impresión de ser una actividad emocionante, el trabajo es, por norma general, tranquilo y una de las principales tareas directivas de Andreassen es precisamente, garantizar que, a pesar de la calma reinante, el personal se mantenga en buenas condiciones para operar cuando sea necesario. Con este objetivo, el comisario, que es padre de cuatro hijos, asiste anualmente a cursos de formación continua que se imparten Copenhague.

Sin embargo, trabajar en Dinamarca es para un policía muy distinto a hacerlo en las Feroe, comenta Andreassen, que tiene experiencia en ambos lugares. „En Dinamarca, apenas te vistes de civil, pasas a ser una persona anónima. Aquí, en cambio, todo el mundo se conoce. Cuando en Dinamarca acudes a una accidente con consecuencias mortales, no conoces a las víctimas. En las Feroe es distinto, aquí compartes el duelo de los familiares.“

Una Sprinter se desplaza en medio del rocoso paisaje de las Feroe

Tradición y cohesión

Las diferencias entre Dinamarca y la Feroe no se limitan al trabajo de los policías, sino que están presentes en muchos aspectos de la vida de las personas, añade Andreassen. „Al igual que los daneses, los habitantes del archipiélago vivimos en una sociedad moderna con todas las comodidades y con una cobertura social básica, pero nuestra nación habita las islas desde hace más de mil años. Tenemos nuestros propio idioma, nuestra propia mentalidad y nos sentimos muy unidos a la naturaleza. “

Otra gran diferencia es el sentimiento de comunidad. Para sobrevivir a los rigores del clima del Atlántico Norte es indispensable tener confianza mutua. La pesca es la principal fuente de ingresos de la población y el origen de la riqueza de las islas. Gigantescos barcos de arrastre esperan en Thorshavn su turno para pescar en el mar de Barents. Por su parte, en los fiordos existen numerosos viveros de salmón y al no pertenecer las Feroe UE, en su 200 millas de mar territorial la pesca del bacalao y la caballa se desarrolla sin las restricciones derivadas de la cuota de captura vigente en la Unión.

RELATED ARTICLE

A Christopher Lehmpfuhl la  Sprinter 4×4  le sirve de puente entre sus ideas y sus obras. En esta furgoneta el pintor se dirige hacia los lugares más recónditos y los pinta directamente con sus dedos.

> Read more about the Sprinter as  mobile art studio

Pirata y agente de la ley

El archipiélago tiene una longitud de 118 y un ancho de 75 kilómetros. Solo ocho de sus islas están unidas entre sí por puentes o túneles, mientras que el resto depende de los transbordadores o helicópteros que circulan regularmente. Solo hay carreteras a lo largo de los 1.289 kilómetros de accidentada costa. En muchos casos, el medio más rápido con que cuenta la policía para llegar a su lugar de intervención es la lancha. Entonces se requieren los servicios de „Odin“, de la Sprinter y de Heri Andreassen que mantiene la calma, sin marearse, incluso ante las grandes olas. Por su pelo oscuro, sus compañeros le gastan bromas, diciendo que quizá sea descendiente uno de aquellos piratas del norte de África que hacia 1600 asolaron las islas. „Probablemente, por eso sea apto para navegar“, dice. „Los piratas, por supuesto, nunca se marean.“

Una Sprinter ante un fiordo en medio de las montañas

Photos: Ralf Kreuels

Sean cuales sean sus cometidos: la Sprinter le facilita el trabajo diario. Nunca se echa atrás, por exigentes que sean sus tareas. Y puede con todo lo que echen. Gracias a las numerosas variantes y más de 600 equipos opcionales, la Sprinter satisface todas sus expectativas, por singulares que parezcan.